Ruta por Escocia y las Highlands (10 días)

Estoy recién aterrizado de un pedazo de viaje por Escocia de 10 días de duración en el que desde el primer momento me propuse conocer algunos de los rincones más maravillosos que este país tiene. Por ello, diseñé una ruta por Escocia circular, tomando como punto de inicio y final la ciudad de Glasgow, y que pasa por algunos de los sitios más icónicos de este país.

Como siempre, algunos puntos tuvieron que quedarse fuera por falta de días (recomiendo 15 días para visitar Escocia y poder verla más en profundidad) pero aún así, creo que esta ruta por Escocia y las Highlands ha sido bastante completa. Os dejo aquí mi ruta por Escocia para que podáis organizar un viaje por libre por este país.

Día 1: Glasgow

Tras llegar la noche anterior a la ciudad, el primer día de la ruta por Escocia como tal lo dedicamos enteramente a Glasgow, la ciudad más poblada de Escocia. Muchos dicen que es una ciudad fea, pero personalmente, me pareció una ciudad con mucho ambiente y llena de rincones con encanto, como la zona de su catedral o el precioso cementerio que hay tras ella en lo alto de la colina.

Además, posee una amplia colección de murales de graffitis repartidos por distintas paredes a lo largo de toda la ciudad.

Día 2: Edimburgo

El segundo día de nuestra ruta por Escocia fuimos a Edimburgo, la capital de Escocia. Desde la estación central de Glasgow cogimos un tren y en una hora estábamos allí. Como esta ruta la hemos hemos hecho en Agosto, para estas fechas la ciudad de Edimburgo está en pleno festival Fringe, con las calles llenas de ambiente y bastante gente.

Lo primero que hicimos fue un free tour por los diferentes escenarios de Harry Potter que pueden encontrarse a lo largo de la ciudad (el free tour lo podéis reservar aquí) y que nos mostraron distintos lugares de la ciudad que JK Rowling utilizó para inspirarse en distintos personajes y lugares de sus libros de Harry Potter. Yo no soy demasiado fan del mago y he de decir que el free tour fue bastante interesante para alguien como yo, así que no me quiero imaginar lo que disfrutaría un fanático de este mago.

Tras la visita dedicamos el resto del día a callejear y disfrutar de los encantos de Edimburgo. Victoria Street, la catedral, el cementerio de Greyfriars, la Royal Mile, el festival Fringe…

El mismo día y ya al anochecer hicimos la visita de los fantasmas de Edimburgo. Una visita super interesante que os recomiendo encarecidamente ya que además de visitar algún cementerio conoceréis las principales historias de fantasmas que esconde Edimburgo, que por cierto, son muchísimas. Si os interesa, nosotros la reservamos aquí y como os digo, genial.

Día 3: Edimburgo

El tercer dia de nuestra ruta por Escocia lo dedicamos integramente a disfrutar de Edimburgo y terminar de conocer sus rincones. Primero, con una visita guiada en español por la ciudad de 3 horas de duración donde nos contaron algunos datos de la historia de la ciudad y algunos de los secretos que la ciudad esconde, además de recorrer los principales puntos de Edimburgo. (La visita la reservamos aquí, por si os interesa).

El resto del día, a callejear por nuestra cuenta, paseando por los principales monumentos de Edimburgo, con visita al castillo de Edimburgo incluida, y de nuevo, impregnarnos del fantástico ambiente de las calles y del festival Fringe.

Día 4: Linlithgow – Kelpies-Stirling -Loch Lomond

El cuarto día abandonamos Edimburgo para iniciar una ruta por Escocia en coche. La primera parada fue el palacio de Linlithgow. Conocido bajo el sobrenombre de «The Peel», este castillo-palacio servía de fortaleza militar en el siglo XIV.

Tras el palacio de Linlithgow, la segunda parada del día en esta ruta por Escocia fueron los famosos Kelpies, en el condado de Falkirk. Estos centauros acuáticos de la mitología escocesa se han convertido en otra de las figuras más emblemáticas de Escocia.

Tras los Kelpies llegó la visita a la pequeña ciudad de Stirling y a su castillo, para posteriormente repetir parada en la pequeña localidad de Luss, a orillas del lago Lomond, el lago más grande de toda Escocia. El final de la etapa nos llevaría hasta Oban donde haríamos noche.

Día 5: Oban- Castillo Dunstaffnage- Glencoe -Glen Etive

Son días de madrugar para aprovechar bien el día y hacer todas las visitas que llevábamos en mente. El día comenzó recorriendo la localidad de Oban, punto de salida de muchos ferrys a distintas islas. El pueblo es coqueto, relativamente pequeño y con una especie de anfiteatro en la parte alta, la McCaig’s Tower, desde las que se obtienen bonitas vistas de las islas.

A las afueras de Oban, se encuentra el castillo Dunstaffnage, uno de los muchísimos castillos que uno puede ver por el país y que fue nuestra siguiente parada en la ruta por Escocia. Se encuentra parcialmente en ruinas, y si no se quiere visitar, se puede ver perfectamente por fuera al menos.

El plato fuerte del día era la zona de Glencoe, una de las zonas más bonitas de toda Escocia y con unos paisajes alucinantes con ese toque salvaje con sabor a Highlands. Una zona espectacular que no podeis dejar de ver en vuestra ruta por Escocia.

Allí realizamos una incursión por Glen Etive, una zona de naturaleza bestial que no podéis perderos, con lagos, ciervos, carreteras montañosas de esas pequeñas y con curvas llenas de passing places. Un sitio espectacular a nivel paisajístico.

El fin de etapa en el día de hoy era en la ciudad de Fort Williams, una ciudad sin mucho encanto pero que en cambio es un sitio fenomenal para parar y tomar como centro de operaciones para las excursiones que ofrece la zona. A escasos kilómetros de allí teníamos planeado ver el atardecer en el viaducto de Glefinnan y ver el tren pasar, pero un aparatoso accidente en la carretera hizo que la cerraran y nos fuera imposible llegar hasta allí, así que tuvimos que ver el famoso tren de carbón llegar a Fort Williams en uno de los puentes de la ciudad.

Día 6: Glefinnan – Castillo Eilean Donan- Skye

El sexto día de la ruta por Escocia fue un día de locura. Teníamos mucho metido para un solo día, y a ello le añadimos ir a ver el viaducto de Glefinnan al que el día anterior no pudimos llegar. Por ello, a las 5,30 de la mañana ya estábamos en el coche dispuestos a comernos Escocia.
Como no planificamos con tiempo el alojamiento en Skye nos encontramos que quedaba muy muy poco y carísimo, así que decidimos ir a hacer la noche a Inverness.

Primera para del día, Glefinan y el famoso viaducto de Harry Potter. Con los primeros rayos de luz estábamos ya por allí para disfrutar en soledad, de este viaducto.

Segunda parada del día, ya de camino a la isla de Skye, el castillo de Eilean Donan, probablemente el más fotografiado de toda Escocia y uno de los símbolos del país.

Y finalmente, la joya de la corona, la fabulosa isla de Skye. A eso de las diez de la mañana ya estábamos rondando por allí, y aunque sabíamos que un día iba a ser poco para disfrutarla, si llevábamos intención de sacarle el máximo provecho.

Vimos algunos de sus puntos principales, la Kilt Rock, Portree, Glen Fairy , Quiaring, the Storr… aunque se nos quedaron algunos puntos de la isla sin poder visitar (el faro, un castillo, y alguna cosita más). Apuramos hasta las últimas horas de luz en Skye y aunque el viaje a Inverness resultó una aventura por eso de ir con un coche que se empañaba, carreteras llenas de curvas con poca visibilidad, conduciendo por la izquierda y con lluvia y coches a todo trapo, la verdad es que valió la pena. Skye es de lo más maravilloso que tiene Escocia, un lugar para al menos pasar un par de días si podéis.

Finalmente y pese a la odisea, llegamos a Inverness donde pasamos la noche y la que utilizaríamos de campamento base las dos siguientes noches.

Día 7: Lago Ness – Castillo de Urquhart- Inverness

En el séptimo día de ruta por Escocia la primera parada estaba subrayada y en mayúsculas. El famoso lago Ness, una visita imprescindible en una ruta por Escocia y que a pesar de que mucha gente califica de decepcionante, lo cierto es que valió mucho la pena.

Es cierto que el lago Ness no deja de ser un lago más de los muchos que hay por Escocia, pero bien es cierto que el lago Ness es el lago con más caudal de toda Escocia y que la increíble leyenda del monstruo del lago Ness le da un encanto al que es difícil resistirse. En el centro de interpretación del lago Ness se cuenta todo lo relativo a la leyenda de este famoso mostruo, una visita curiosa que merece mucho la pena.

Justo al otro lado del lago y a muy poca distancia, se encuentra el castillo de Urquhart, otro de los muchos castillos con encanto que hay repartidos por Escocia, y que también está incluido en la Explorer Pass.

La tarde la dedicamos a conocer la ciudad de Inverness, considerada la capital de las Highlands. Una ciudad pequeña pero llena de encanto.

Día 8: Culloden- Parque Nacional de Cairngorms- Elgin- Destilería Glenfiddich

Culloden fue la primera parada del día. Aquí tuvo lugar en 1746 la batalla final entre los Jacovitas (escoceses) y los ingleses y que acabó con la derrota de los primeros. Hoy puede verse de forma gratuita el campo de batalla donde se dice que hay varios cientos de ingleses caídos enterrados.

La mayor parte del día transcurrió en una ruta improvisada por el interior del Parque Nacional de Cairngorms, el parque nacional más grande de todo el Reino Unido, y en cuyo interior se encuentra varias localidades como Aviemore o Dufftown. Es una buena zona para hacer deportes de montaña como escalada, barranquismo o diferentes treekings.

Una de las zonas más bonitas de este parque es la zona del Loch an Eilein, un precioso lago con un islote en su interior que cuenta con las ruinas de un pequeño castillo en un entorno natural maravilloso.

La ruta nos llevó hasta la pequeña localidad de Elgin, para visitar las ruinas de su vieja abadía, uno de los rincones más espectaculares de esta ruta por Escocia.

Aún dio tiempo para una visita más, a la Destilería Glenfiddich. Mediante una visita guiada se recorren las entrañas de una de las destilerías más famosas de toda Escocia y se hace una pequeña cata de whiskys. Y es que uno no puede irse de Escocia sin beberse un whisky. Tras la destilería, emprendimos el camino a Aberdeen, donde haríamos noche.

Día 9: Aberdeen- Castillo Dunnotar- Castillo Edzell- Castillo Glamis- Dundee

El día comenzó recorriendo la ciudad de Aberdeen, apodada la ciudad de granito por el material de sus edificios. No es uno de los lugares más turísticos de Escocia, pero si tiene rincones interesantes para ver, como su Ayuntamiento o su catedral o la plaza de su mercado.

Hoy se trataba de ir bajando la costa haciendo paradas por algunos de los castillos que a lo largo de ella nos ibamos a ir cruzando. El primero de ellos fue el castillo de Dunnotar, un castillo espectacular, y posiblemente el más bello de los vistos en esta ruta por Escocia. Sin duda una parada obligatoria en un viaje por Escocia.

Luego, llegó el castillo de Edzell, incluido también en la Explore Pass, y que cuenta con uno de los jardines más antiguos del Reino Unido.

Finalmente, llegó el turno del Castillo de Glamis, un precioso castillo rodeado de jardines que bien podía colarse en una lista de los castillos más bonitos de Escocia.

Las últimas horas de la tarde las dedicamos a conocer la ciudad de Dundee, una pequeña ciudad que, a pesar de ser de lo menos espectacular de esta ruta, si cuenta con varios puntos de interés que visitar, como por ejemplo, el barco RRS Discovery, el último barco de madera hecho en el Reino Unido y el barco que Robert Falcon Scott utilizó en sus expediciones por la Antártida.

Día 10: Perth- St.Andrews- Dumbarton

Último día de la ruta por Escocia. Este último día, ya de camino hacia el aeropuerto de Glasgow, visitaríamos la ciudad de Perth, uien fue durante la Edad Media capital de facto de Escocia.

La siguiente parada fue la pequeña ciudad de St. Andrews, para visitar su vieja abadía, otra de las joyas de Escocia.

La última parada de esta ruta fue un lugar un tanto atípico: Dumbarton. El motivo de esta parada no era otro que su extraño puente. Y es que algo tiene ese puente que hace que los perros salten al vacío desde lo alto del mismo. Algunos hablan de extrañas fuerzas, otros de encantamientos, y otros de un fuerte olor en los alrededores que los atraen, pero el caso es que han sido y son muchos los perros que se han «suicidado» saltando desde lo alto de este puente. Sin duda una curiosa parada para terminar una ruta por Escocia, un país mágico en cuanto a paisajes y con un extraño hilo de misterio.

Por cierto, que para realizar esta ruta decidimos sacarnos la Explorer Pass, una tarjeta que te da acceso a muchísimos castillos, abadías, destilerías y monumentos de interés por toda Escocia. Si tenéis pensado hacer una ruta por Escocia y visitar cosas, sin duda merece muchísimo la pena, pues se ahorra bastante dinero.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

2 respuestas a Ruta por Escocia y las Highlands (10 días)

  1. Que cantidad de ciudades en solo 10 días, creo que lo has podido hacer al alquilar el coche
    La zona de acantilados me recuerda a mi querida Irlanda que viví diez meses el año pasado.
    Ya tengo una idea si visito esa zona en un futuro
    Me encantó lo del viaducto de harry potter jajaja no lo sabía
    Un saludo cordial

    • xipo dijo:

      Hola Alejandra!! Si, si, el coche da mucho juego!! Y los madrugones. Muchos días a las 7 ya andaba por las calles y algún día incluso antes de las 6. Si se quieren ver cosas hay que madrugar para aprovechar las horas. Además, hay ciudades, como Dundee, Aberdeen y Perth que en 2-3 horas las ves bien. Saludos y espero que te sirva!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.