Visita a la destilería de Glenfiddich

Una de las cosas que hay que hacer en una ruta por Escocia es sin duda realizar una visita a una destilería de whisky, uno de los productos más conocidos a nivel mundial de Escocia. Son muchísimas las destilerías que podemos encontrar repartidas por Escocia, especialmente por la región de Speyside, algunas tan famosas y conocidas como Dewars, McCallan, Chivas o Glenfiddich y que permiten al visitante acercarse a conocerlas.

Aunque no somos grandes amantes del whisky, no nos pudimos resistir a la curiosidad de conocer de primera mano una de esas destilerías escocesas y decidimos hacer la visita a la destilería de Glenfiddich, para conocer como se realizan su famoso whisky.

La destilería Glenfiddich, está situada en la pequeña localidad de Dufftown, y su nombre proviene del rio Fiddich, del cúal recogen y usan sus aguas en la elaboración del whisky. La destilería Glenfiddich, fue fundada por William Grant en 1866 y desde entonces fabrica ininterrumpidamente whisky. Ni siquiera la Segunda Guerra Mundial pudo frenar la fabricación de whisky, y Glenfiddich, pese a la guerra, siguió funcionando. Años más tarde, ya en las décadas de los 60 y los 70, la destilería se expandió notablemente, comprando a destiladores independientes parte de su producción. Además, cambió el formato de sus botellas, haciéndolas triangulares, algo que se convirtió casi en icónico de esta marca.

La visita a la destilería Glenfiddich empieza con la visualización de un vídeo de unos 10 minutos aproximadamente en donde se muestra toda esta historia de la destilería. Tras el vídeo y ya en pequeños grupos, empieza propiamente dicha la visita a las instalaciones de Glenfiddich.

La primera parada en este tour por la destilería de Glenfiddich es la sala en la que se ve como la cebada es lavada con agua en grandes cubas (proveniente del río Fiddich, como mencionamos anteriormente) para germinarla.

Posteriormente, pasamos a otra de las salas, llena de alambiques, donde se destila el whisky, llegando hasta los 70 grados incluso de graduación. Una sala donde hace excesivo calor ya que los alambiques están a altas temperaturas, por lo que si la visitáis aseguraros de no tocarlos.

Posteriormente nos llevaron hasta las bodegas, donde ya no nos permitieron realizar fotos. En estas bodegas descansa el whisky hasta su perfecta maduración y es donde tuvimos la oportunidad de oler diferentes whiskys de distintos años, así como asistir a una explicación de cómo fabrican los barriles donde almacenan el whisky (algunos por cierto, provienen de Jerez, y han tenido antes en su interior almacenado vino).

Tras la visita a la bodega, nos llevaron a la sala de cata, donde pudimos probar tres whiskys, de 12, 15 y 18 años respectivamente. Si habéis llegado hasta la destilería Glenfiddich en coche os aconsejarán no beber, y os darán a cambio una pequeña botella de whisky para que te la bebas cuando no vayas a conducir.

Actualmente Glenfiddich se distribuye por más de 180 países, y representa un 35 % de las ventas de whisky de malta a nivel mundial. si queréis hacer el tour os recomiendo reservar las entradas por internet, ya que las visitas son en grupos reducidos en diferentes horarios. El tour se hace en inglés, aunque los guías que lo hacen suelen hablar varios idiomas, por lo que si te toca uno que hable español, gustosamente te van traduciendo todo. El coste del tour por Glenfiddich es de 10 libras, la visita básica, pero también pueden hacerse otros tours más completos y experienciales, aunque son mucho más caros, pues los hay también de 35 y 95 libras.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.