Así es el Tour de los fantasmas de Edimburgo

Edimburgo es históricamente una ciudad llena de leyendas y fantasmas. Con una historia llena de asesinatos, muertes, quema de brujas y robos de cadáveres, no es difícil imaginar que más de un fantasma deambula a sus anchas por la ciudad.

Por eso, una de las cosas más famosas que hacer en Edimburgo es el llamado tour de los fantasmas, una actividad que recorre los principales puntos tétricos de Edimburgo contando las macabras historias que allí sucedieron. Tal es la fama de los fantasmas de Edimburgo, que hasta en su universidad se dan estudios de parapsicología. Nosotros, como muchos otros, decidimos hacerlo, y hoy, decidimos contaros en esta entrada cómo es el tour de los fantasmas de Edimburgo que hicimos con Civitatis.

El tour de los fantasmas de Edimburgo comienza como no podía ser de otra manera en la Royal Mile. La céntrica calle de Edimburgo es el punto de partida a un recorrido lleno de misterio por las historias más truculentas de Edimburgo. Cementerios, callejones, tumbas… todo tiene cabida dentro de este tour de los fantasmas, un tour, que se ha convertido en esencial hacer cuando uno visita Edimburgo. Personalmente recomiendo hacerlo de noche (creo recordar que empiezan a las 20 horas), por aquello de darle un aire más fantasmagórico a las historias, por encontrarte con menos gente por las calles, y porque si tienes suerte… ¡tal vez veas un fantasma!.

La Royal Mile además de la principal calle de Edimburgo es un nido de buenas historias. Distintos asesinatos y ejecuciones públicas han ocurrido en ella a lo largo de la historia y en los callejones de sus laterales, los llamados closes, una zona de gente humilde, muchos son los que murieron por culpa del incendio que se produjo en la ciudad. De hecho se dice que el aire que sale de ellos, no deja de ser el susurro de los alaridos de todos aquelos que murieron en el incendio. Y es que por aquella época, muchos callejones eran cerrados por la noche por el sereno, muriendo sin poder salir de allí.

Si os fijáis bien podréis ver en el suelo de la Royal Mile un octógono con una cerradura. Esta cerradura es la que cierra el mundo real del paranormal, el fin de una época pasada de terror, tortura y muertes.

Otro de los puntos interesantes que se visitan en la ruta de los fantasmas de Edimburgo es el llamado puente maldito, un puente que une la parte vieja de Edimburgo con la zona más nueva. Este puente se hundió catastróficamente y fue mucha la genbte que murió. Desde entonces, el puenta adquirió fama de maldito y nadie quería cruzarlo. Para romper esa maldición en la ciudad, se hizo una fiesta para que la señora de mayor edad de la edad lo cruzara, de tal manera que si la señora más longeva de todo Edimburgo era capaz de cruzarlo, el resto de la población no debería de tener ningún problema en hacerlo. El azar quiso que la noche de antes de esta fiesta popular, la mujer falleciera de forma natural en su casa, algo que no iba a hacer más que alimentar la mala fama del puente, y por lo que se decidió guardar en secreto su muerte.

Al día siguiente, el cadáver de la mujer, maquillada y vestida con sus mejores galas cruzaba el puente montada en una silla de ruedas ante el fervor del público asistente, con tan mala suerte que la silla tropezó con una piedra y la señora muerta acabó cayendo al suelo delante de la gente, lo que terminó por convencer a los vecinos de Edimburgo que ese puente, estaba maldito.

Justo bajo el puente maldito se encontraba un lago maldito para muchos
que hoy a no existe. De hecho, sobre lo que era el lago hoy está la principal estación de trenes. Un lago que servía de defensa histórica de la ciudad y a donde iban a parar las basuras y desechos de los habitantes de Edimburgo. Sus aguas, contaminadas y llenas de extraños vapores, eran usadas también por algunos de los vecinos de Edimburgo para lavar la ropa. Fueron muchas las personas que tras bajar al lago volvían a la ciudad hablando de forma inteligible, de forma que se decían que hablaban la lengua del demonio. Muchos fueron torturados y asesinados por ello. Hoy se sabe, que estas extrañas reacciones y forma de hablar era debido a aquellos vapores contaminados de las sustancias en descomposición que del agua salían.

Este lago sirvió además como lugar de sacrificio de las brujas y brujos de la ciudad. Todo aquel sospechoso de brujería era tirado al lago atado de pies y manos. Si se hundía, moría, pero era declarado inocente y su alma descansaba con Dios. Si salía a flote, era considerado brujo. Pese a estar atados, esto ocurría alguna que otra vez, ya que los largos vestidos de la época unido a los vapores que salían del agua, hacían que algunas de las personas arrojadas al lago, flotaran como por arte de magia, en una especie de balsa de gases tóxicos y ropajes.

Cruzando el puente se encuentra el cementerio de Calton, no tan famoso
como el cementerio de Greyfriars, pero una de las paradas más interesantes de esta ruta de los fantasmas de Edimburgo, lugar de visita de la embrujada tumba de David Allan, del que dicen que fue enterrado vivo por error. Alrededor de la tumba se sienten presencias y muchos afirman haber presenciado algún espectro. De hecho por la parte de atrás de la lápida, ha salido una mancha fantasmagórica de la que dicen que es el rostro de este retratista enterrado vivo. ¡Sorprendente cuanto menos!.

Y sorprendente es, la historia de Burke y Hare, dos ladrones de poca monta que encontraron en el robo de cadáveres un auténtico filón. Se dice de ellos que vendían los cuerpos a la universidad para ganar algo de dinero y debido al alto número de cuerpos requeridos por los estudiantes de medicina en la universidad de Edimburgo, fueron muchos los cuerpos que desenterraron de los cementerio de la ciudad para su oscuro negocio.

El tour de los fantasmas de Edimburgo acaba en lo alto de Calton Hill, uno de los mejores miradores de Edimburgo y lugar de rituales místicos durante muchísimos años. Vale la pena subir hasta aquí solo por las vistas de la ciudad, pero es que además, el lugar está rodeado de misterio.

Estas son sólo algunas de las historias que se cuentan en el tour de los fantasmas de Edimburgo, pero desde luego hay muchísimas más, como la aterradora historia del niño gaitero de la iglesia de la báscula o la mano de John Cheesley. Desde luego, mi recomendación es que hagáis este tour, para entender las historias y conocer algunos de los secretos que Edimburgo tiene. Nosotros hicimos el tour de los fantasmas de Edimburgo con Civitatis, y la verdad es que salimos encantados. Si os interesa, podéis contratarlo aquí. Nosotros cuando volvamos, lo repetiremos. Eso seguro.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.