Ruta por Lanzarote (10 días)

Carambolas de la vida, el destino me llevó a realizar una ruta por Lanzarote, una de las islas canarias que aún no conocía. Reconozco que no fui con muchas expectativas, salvo las de conocer una isla de paisajes áridos y descansar, pero lo cierto es que Lanzarote tiene algo que acaba por conquistarte. Repetiría sin duda una escapada a esta isla, que, además de playas, tiene mucho por ver y muchas excursiones que disfrutar.

Aquí va la ruta por Lanzarote de 10 días en las que intenté conocer y disfrutar de la mayoría de los encantos que esta isla tiene por mostrar.

Ruta por Lanzarote (10 días)

Día 1: Arrecife – Castillo de San Antonio- Barco encallado- Mozaga

Empezamos esta ruta por Lanzarote conociendo su capital, Arrecife, quizás uno de los lugares menos vistosos de la isla pero ideal para dar un paseo, disfrutar de su playa de El Reducto y visitar alguno de sus atractivos, como el charco de San Ginés, el puente de las bolas y el castillo de San Gabriel.

Muy cerca de Arrecife se encuentran las siguientes paradas de nuestra ruta por Lanzarote de hoy. Por un lado, el castillo de San Antonio, sede del museo de Arte Contemporáneo de la isla, y que está incluido en el ticket combinado de los principales monumentos de la isla que adquirimos.

La siguiente parada fue a un barco encallado, el Telamon, un barco que desde hace años habita encallado en la costa de Lanzarote. El barco, hace las delicias de los submarinistas quienes buceaban por sus inmediaciones e incluso llegó a estar okupado. El año pasado, el Gobierno ordenó su desmantelamiento y retirada tras décadas abandonado, pero de momento, a día de hoy, el barco sigue estando ahí. Incluso hay una pequeña playa en la que bañarte con el barco de fondo a muy pocos metros, aunque en mi caso, al ser una zona de factorias, preferí no darme un chapuzón.

Acabamos el día en Mozaga, comiendo la comida típica del día en su Teleclub del que nos habían hablado muy bien antes de irnos a descansar a nuestro alojamiento en una finca a las afueras de La Vegueta.

Día 2: Ciudad Estratificada- Volcán de la Corona- Mirador del Rio- Arrieta- Cueva de los Verdes- Playa del Caletón Blanco- Los Picachos de Puntamujeres

En nuestro segundo día de ruta por Lanzarote, la primera visita resultó ser uno de los sitios más sorprendentes de la isla: la conocida como Ciudad Estratificada, unas formaciones de lava de formas inverosímiles, que con el paso de los años y debido a la erosión y a la estracción de rofe (piedra volcánica granulada), ha formado un conjunto de formas imposibles y llenas de encanto.

Tras la Ciudad Estratificada, la siguiente parada del día era el volcán de la Corona, uno de los volcanes a los que es posible subir en Lanzarote. Saliendo de la iglesia del pueblo de Ye, empieza una senda que sube hasta lo alto del volcán de la Corona. No es una ruta difícil, y además no lleva demasiado tiempo. El entorno y las vistas del interior del cráter del volcán de la Corona merecen mucho la pena.

La jornada continuó con la visita al Mirador del Rio, obra del famoso artista lanzaroteño César Manrique, quien creó este mirador con vistas a la Graciosa que se ha convertido en una de las visitas principales de Lanzarote.

Proseguimos la ruta visitando Arrieta, no muy lejos de allí. Se trata de un pueblo marinero donde paramos a comer en el Amanecer, uno de esos restaurantes recomendados para comer en Lanzarote por todo el mundo.

Tras la comida, visitamos la Cueva de los Verdes, una inmensa cueva que en realidad forma parte del tubo volcánico del volcán de la Corona y que cuenta en su interior con multitud de recovecos, grutas y lagos. Una visita muy interesante y que merece mucho la pena.

Acabamos echando la tarde disfrutando de la playa en la del Caletón Blanco, para nosotros una playa llena de encanto que bien podría estar entre las mejores playas de Lanzarote debido a su entorno salvaje y altamente volcánico.

Y para despedir el día, disfrutamos de la puesta de sol en la zona de los Picachos, en el pueblo costero de Punta Mujeres.

Día 3: Los Jameos del Agua- Jardín del Cactus- Haría y la casa de César Manrique- Ermita de las Nieves- Teguise- San Bartolomé

La primera visita del tercer día nos acercó a conocer Los Jameos del Agua, sin duda una de las obras más espectaculares de César Manrique. Pese a llegar a primera hora para evitar la gran afluencia de gente lo cierto es que el lugar estaba ya lleno de gente, pero pese a eso, la visita merece mucho la pena. Lo cierto es que el contraste entre lo natural y lo arquitectónico le da una belleza singular.

La siguiente parada del día era el Jardín del Cactus, otro de los lugares imprescindibles que ver en Lanzarote. Se trata de un jardín repleto de cactus de muchísimas especies diferentes y de distintas partes del mundo. Un lugar curioso de visitar y en donde puedes probar incluso croquetas o hamburguesa de cactus.

Proseguimos nuestro camino hacia Haría, un pequeño pueblo al norte de la isla, que destaca por su microclima que hace de sus tierras las más verdes de todo Lanzarote, conociéndose a la zona como el valle de las mil palmeras. Además de eso, aquí se encuentra la casa museo de César Manrique, y es que el artista lanzaroteño eligió esta localidad de la isla para vivir y establecer su vivienda.

La ermita de las Nieves fue nuestra siguiente visita. Esta pequeña ermita es de reciente creación, ya que fue levantada en 1966 tras la destrucción de la vieja ermita que había en el lugar, la cual fue levantada justo en el lugar donde se cuenta que la virgen se le apareció a un pastor en 1427. Se encuentra muy cerca del alto del risco de Famara y como podéis imaginar, las vistas desde allí de la playa de Famara son fantásticas.

Seguimos nuestro camino hacia el precioso pueblo de Teguise, uno de los pueblos más bonitos de Lanzarote, incluso podría decir que el más bonito de toda la isla. Teguise es la antigua capital de Lanzarote, y eso se nota en las calles de su casco antiguo, declarado conjunto arquitectónico-histórico-artístico. Destaca especialmente su plaza central, con la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe y el museo Spínola, o algo más alejado del centro, el castillo de Santa Bárbara, hoy, museo de la piratería.

Acabamos el día en el municipio de San Bartolomé, muy cerca de nuestro alojamiento en La Vegueta, disfrutando de algunos de sus encantos, como la plaza central con la iglesia de San Bartolomé o la casa del Mayor Guerra.

Día 4: Ruta de la Caldera Blanca y la Caldereta- Manchablanca- Volcán El Cuervo- Palmera inclinada- Iglesia y molino de Tiagua- Playa de Famara

Nuestro cuarto día de ruta por Lanzarote venía cargado de experiencias, y también, de volcanes. A primera hora de la mañana nos dirigimos hacía el municipio de Manchablanca para realizar la conocida como Ruta de la Caldera Blanca y la Caldereta, un recorrido de poco más de 11 kilómetros entre volcanes donde subiríamos al volcán de Caldera Blanca y además entraríamos en el interior de otro más pequeño, conocido como La Caldereta.

Sin duda un paseo magnífico entre terreno volcánico y en el cual disfrutamos del paisaje tan característico de esta zona de volcanes.

Tras comer en el teleclub de Manchablanca (prometo hablar otro día de los teleclubs de Lanzarote), nuestra siguiente parada fue otro volcán. En este caso, el volcán El Cuervo, a cuyo interior se puede acceder dando un pequeño paseo.

Muy cerca de allí se encuentra la famosa palmera inclinada de Lanzarote. Se trata de una palmera que está prácticamente inclinada del todo y que se ha hecho muy famosa gracias a fotografías en las redes sociales. Tanto, que son muchos los que se acercan hasta ella a realizarse una bonita foto de su viaje.

Seguimos nuestra ruta y llegamos hasta Tiagua, donde además de visitar su iglesia nos acercamos a conocer el Molino de Tiagua, de entrada gratuita y que es uno de los bienes patrimoniales mejor conservados de la industria de la molienda en la isla.

Acabamos el día en la preciosa playa de Famara, para mi sin duda una de las mejores playas de Lanzarote y un sitio idílico para ver el atardecer. Cierto es que sus aguas no son las mejores para darse un baño por la fuerza del mar en esta playa, pero el lugar, además de ser un sitio fantástico para los amantes del surf, tiene un paisaje lleno de encanto con los riscos de Famara al fondo.

Día 5: Parque Nacional Timanfaya- Centro de Visitantes- Yaiza- Playa del Papagayo

En nuestro quinto día de ruta por Lanzarote tocó madrugar, ya que ibamos a hacer una de las visitas más solicitadas de toda la isla, el Parque Nacional del Timanfaya, una excursión que atrae cada día a muchísimos visitantes y donde se forman largas colas para acceder a él. Llegando nada más abrir aún tuvimos que esperar cerca de 45 minutos para poder entrar, pero hay gente que ha llegado a esperar más de tres horas y media de cola para poderlo visitar.

Una vez dentro hay que dejar el coche aparcado y el parque se visita a bordo de un autobús donde un audio te va contando curiosidades. La visita por libre al Parque Nacional del Timanfaya no se puede hacer y ésta es la única manera de visitar el parque. Una vez acabado el recorrido con el autobús, puedes aprovechar para ver una exhibición de geiseres que realizan o entrar a la cafetería y ver como cocinan el famoso pollo al volcán, otro de los platos típicos que comer en Lanzarote.

Una vez fuera del parque, pero muy cerca de allí, podéis acercaros como nosotros hasta el Centro de Visitantes, donde aprenderéis más acerca de los volcanes en general y de los volcanes de Lanzarote en particular, así como ver una escenografía de como se produce la explosión de un volcán.

Nuestra siguiente parada fue en el pequeño pueblo de Yaiza, donde además aprovechamos para comer en el Bar Stop, considerado como uno de los mejores sitios para comer en Lanzarote, ya que se trata de un clásico de la isla.

Acabamos el día acercándonos hasta la famosa Playa del Papagayo, sin duda la playa más famosa de toda la isla, y para muchos, también la más bonita.

Día 6: Monumento al Campesino- Fundación César Manrique- Tías- Grietas de Montañablanca- Playa Matagorda

Empezamos nuestro sexto día por la isla visitando el famoso Monumento al Campesino, otra de las muchas obras de César Manrique que podemos ver por la isla. Este monumento «gigante», pretende ser un homenaje a los campesinos de la isla y a su esfuerzo por trabajar las tierras para hacer de Lanzarote un lugar donde poder vivir. La entrada al recinto del monumento al campesino es totalmente gratuita y en él encontraréis entre otras cosas, pequeños comercios en la conocida plaza de los artesanos, una vivienda tradicional y el monumento a la fecundidad.

La siguiente parada fue en la Fundación César Manrique, en Tahíche, situada en la vieja casa donde el artista vivió durante 20 años tras su vuelta de Nueva York. Se trata de una gran finca, de 30000 metros cuadrados, construida sobre una colada volcánica, y cuya arquitectura se mezcla con el paisaje volcánico de la zona aprovechando los recursos naturales. Además de la casa del artista, podemos ver su estudio particular de trabajo.

Nuestra siguiente visita fue al pueblo de Tías, otro de los municipios singulares de Lanzarote, y lugar donde además, vivió otro ilustre de la isla. En este caso hablamos del escritor y premio Nóbel de Literatura, José Saramago, quien se instaló en Tías tras abandonar su país natal.

Tras la visita al pueblo de Tías, llegó el turno de la visita a las grietas de Montañablanca, conocidas popularmente como las Grietas de Lanzarote. Se trata de un conjunto de tres grietas volcánicas en la ladera del volcán de Montañablanca, que recuerdan debido a la erosión en cierto modo, a las icónicas grietas del Antelope Canyon de California, aunque claro está, en otra tonalidad de colores y a menor escala.

Acabamos el día en la playa. Esta vez le tocó el turno a la playa de Matagorda, en la zona de Puerto del Carmen. Se trata de una extensa playa de arena fina dorada junto al paseo marítimo de la zona.

Día 7: Isla de La Graciosa

Este día lo dedicamos enteramentre a conocer la pequeña isla de La Graciosa. A primera hora de la mañana, cogimos un ferry en Orzola que en pocos minutos nos trasladó hasta Caleta de Sebo, la principal ciudad de La Graciosa.

Una vez allí, había que alquilar bicicleta, coger un vehículo que funcionaba a modo de taxi o ir andando a los principales puntos de interés de la isla. En nuestro caso, decidimos ir andando, ya que los coche-taxi tenían un precio abusivo y leímos que las bicicletas no eran demasiado recomendables para recorrer algunas partes de la isla, ya que mayormente son caminos de arena y en ellos era muy complicado andar en bicicleta, por lo que mucha gente acababa empujando a pie la bicicleta. Nuestra primera parada fue la Playa de las Conchas, sin duda la mejor playa de toda La Graciosa. Se trata de una playa de arena con aguas cristalinas y con varios islotes de fondo que le dan mucho encanto. Sin duda si visitáis la isla esta playa es una de las cosas que ver en La Graciosa si o si.

Tras comer el Caleta de Sebo, la localidad principal de la isla, aprovechamos la tarde para recorrer otras de las playas típicas de la isla, como la playa de la Francesa, la playa de la Cocina, o la Playa del Salado, para volver, en el último ferry del día de nuevo a Lanzarote.

Día 8: Montaña Colorada- La Geria- Museo Lagomar- Salinas del Janubio- Los Hervideros- Montaña Bermeja- Mirador de El Golfo- Charco de los Clicos- El Golfo- Arco de Hércules

El octavo día de nuestra ruta por Lanzarote venía cargado de cosas por ver. La primera actividad del día fue acercarnos hasta la montaña colorada, llamada así por su color tan característico y descubrir un poco más acerca de este curioso volcán.

La siguiente parada fue en la zona de La Geria, una zona de bodegas, para conocer algo más sobre el mundo del vino de Lanzarote y su curiosa y tradicional forma de cultivar las vides.

Tras La Geria, llegó el turno del Museo Lagomar, una casa de lujo construida en un viejo volcán, que es obra del artista César Manrique y que guarda la curiosidad de que perteneció al actor Omar Sharif hasta que la perdió en una partida de cartas.

Después, llegó el turno de visitar las Salinas del Janubio, las mayores salinas de toda Canarias, consideradas por la Unión Europea como espacio natural protegido.

La siguiente parada fue en la zona conocida como Los Hervideros. Se trata de una zona rocosa a orillas del mar donde el mar suele volverse bravo y parece que las olas rompen con fuerza en las cuevas subiendo como si el agua «hirviera».

Muy cerca de allí se encuentra la Playa de la Montaña Bermeja, una playa de piedras con encanto donde poder parar a tomar un baño, y que está situada a los pies de la montaña Bermeja, una pequeña montaña muy curiosa por el color rojizo que tiene. Además, un pequeño charco verde situado entre la playa y la montaña llena de encanto el lugar, convirtiéndolo en un sitio ideal para ver el atardecer o sacarse fotografías.

Nosotros no nos quedamos a ver el atardecer, sino que decidimos proseguir para acercarnos al famoso Charco de los Clicos, uno de los paisajes más espectaculares de todos cuanto vimos en esta ruta por Lanzarote de 10 días. El contraste de colores entre las rocas, el charco, la montaña y el mar es único.

Muy cerca de allí se encuentra el mirador del Golfo, otro sitio mágico donde poder ver la puesta de sol entre acantilados, con el mar de fondo y la playa de el Golfo a tus pies. Tampoco nos quedamos a ver la puesta de sol aquí, pues en la cabeza aún llevábamos otros planes para antes de acabar el día.

Y es que queríamos acercarnos a conocer el pueblo de El Golfo del que nos habían hablado maravillas y andar por su litoral para llegar hasta el arco de Hércules, un arco de piedra elevado sobre el más, al más puro estilo Azure Window de Malta aunque claro está, menos espectacular. El paseo valió mucho la pena ya que es entre rocas volcánicas a orillas del mar, y el atardecer en la zona del arco de Hércules también está la mar de bien.

Día 9: Los Charcones- Faro de Punta Pechiguera- Las Breñas- Mirador Risco de Famara- Playa de Famara- Caleta de Famara

Nuestro penúltimo día por la isla también venía cargado de cosas para hacer. Queríamos visitar algunos sitios emblemáticos que aún no habíamos podido visitar los días anteriores antes de irnos, así que nuestra primera parada del día fue en uno de los sitios que más ganas le teníamos: Los Charcones.

Los Charcones no dejan de ser unas piscinas naturales que se forman cuando baja la marea y la verdad que, aunque de acceso un poco costoso, merecen mucho la pena. Bañarte entre erizos, cangrejos, y peces de toda índole en aguas marinas sin oleaje es toda una experiencia. De verdad que merece mucho la pena probar estas piscinas naturales de Lanzarote.

La siguiente parada fue una rápida visita al Faro de Punta Pechiguera, no muy lejos de allí. Los que seguís el blog ya os habréis dado cuenta de que a veces me gusta acercarme a conocer faros allá por donde viajo (podéis ver los ejemplos de los Faros de Cape Cod o los Faros de La Palma), y debido a su cercanía con los Charcones me acerqué a visitarlo. El Faro de Punta Pechiguera fue inaugurado en 1866 y funcionó durante algo más de 120 años, hasta que se levantó un nuevo faro justo al lado del viejo, mucho más moderno.

Tras el faro, nos acercamos hasta la localidad de Las Breñas, para visitarla y comer por allí. Las Breñas es un pequeño municipio de Lanzarote perteneciente a Yaiza. Está situado a 150 metros de altura respecto al nivel del mar, y destaca por sus casas de arquitectura canaria. Además, está muy cerca de las Salinas del Janubio.

Ya por la tarde, decidimos subir a lo alto del Risco de Famara, desde donde se obtienen unas vistas impresionantes de la Playa de Famara y de la localidad de Caleta de Famara. La carretera hasta lo alto del risco es estrecha, pero una vez allí, sin duda el esfuerzo con el coche os habrá merecido la pena.

Después, decidimos bajar de nuevo a la Playa de Famara, para disfrutar de las playas de Lanzarote por última vez y acercarnos a conocer la localidad de Caleta de Famara, un pequeño municipio con multitud de gente aficionada al surf y con rincones llenos de encanto.

Día 10: Charco de El Palo- Bodegas El Grifo- Tao-Tenesar-Tinajo- La Santa

Este era nuestro último día en Lanzarote antes de coger el avión que nos llevaría de nuevo a la Península. Como el vuelo salía tarde, aprovechamos el día para visitar algunas cosas que se nos habían quedado en el tintero.

La primera de las visitas fue al Charco del Palo, un complejo turístico naturista situado cerca del Jardín del Cactus, y que cuenta con una piscina natural. El complejo está lleno de encanto y en él veréis gente de todo tipo, tanto naturistas, como gente vestida con ropa.

La siguiente parada fue a las Bodegas El Grifo, la bodega más antigua de Canarias y una de las más antiguas de España. Visitamos sus instalaciones, su museo del vino y nos dimos un paseo por sus campos de vides antes de por supuesto, probar su vino. Si queréis realizar la visita guiada hay que reservar visita con antelación, pero si vas como nosotros sin reserva, puedes visitarla por libre sin problema.

Para la hora de comer fuimos hasta el pueblo de Tao para comer en su teleclub, considerado como el mejor teleclub de todo Lanzarote. La comida casera, típica y bien de cantidad. Si estáis por la zona no dudéis en acercaros.

Para la tarde quedaron las visitas a los pueblos de Tenesar, Tinajo y La Santa. Sin duda Tenesar es el que más me gustó de los tres, debido a su pequeño tamaño y al entorno sobre el que está enclavado: a orillas del mar y en un paisaje volcánico de coladas.

Tinajo es mucho más grande, y aunque no tiene el encanto de Tenesar también está bien. Además tiene alguna iglesia que poder visitar.

Acabamos nuestra ruta por Lanzarote paseando por La Santa, otro de los pueblos costeros de Lanzarote que aún no conocíamos para ahora ya si poner rumbo al aeropuerto y dar por finalizada esta ruta por Lanzarote de 10 días en los que creo que hemos visto bastante bien la isla y ha habido tiempo absolutamente para todo: desde excursiones y comilonas, a visitas culturales y relajantes playas.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.