Ruta: Una semana por Berlín

He vuelto a Berlín, 15 años después. La ciudad que sirvió de inspiración a crear ese gusanillo por viajar, y prácticamente mi primer viaje propio por Europa. He vuelto más maduro, con las ideas más claras y dispuesto a sacarle todo el jugo que la ciudad tiene. Es por ello, que esta vez, he hecho una ruta de una semana por Berlín. Mucho para unos, muy poco para otros. Aun así, creo que en este viaje a Berlín de 7 días, ha dado tiempo para todo, para ver lo principal, y también algo de lo secundario. Para hacer las excursiones típicas y también alguna más alternativa.

Si vais a viajar a Berlín, no seáis egoistas con el tiempo, dedicarle días. Lo agradeceréis. Yo hice una ruta de una semana por Berlín, y aunque seguro que algo me he dejado en el tintero, puedo decir que le he sacado el máximo provecho.

Por eso, decido poner esta ruta de una semana por Berlín, para que vosotros podáis también organizar un gran viaje a la capital alemana. Sin más, aquí va mi ruta de una semana por Berlín, disfrutadla.

Una semana por Berlín (Ruta detallada)

Llegué a Berlín por la noche, por lo que este primer día en realidad no lo cuento dentro de esta ruta de una semana por Berlín. La ruta empieza a partir de la mañana siguiente a la llegada a la ciudad.


Día 1: El Berlín de los Nazis – Checkpoint Charlie- Topografía del Terror – Paseo por el centro de la ciudad

La primera visita de esta ruta de una semana por Berlín fue histótica. Se trataba nada menos de un recorrido por el Berlín de los Nazis. Una visita guiada durante cuatro horas recorría algunos de los escenarios y edificios de la época nazi en Berlín. La primera parada fue la Columna de la Victoria, para posteriormente visitar el Reichstag, el monumento en memoria de los gitanos asesinados, el monumento de los soviéticos, o la conocida como casa de eutanasia.

La vista tuvo paradas también en algunos puntos emblemáticos, como el lugar donde fusilaron a los integrantes de la Operación Valkiria, y por supuesto, el lugar donde se haya el bunker donde se suicidó Hitler. Una visita muy recomendable y muy interesante que recomiendo hacer, y la cual contraté aquí.

Tras la visita del Berlín de los Nazis, la siguiente parada fue Checkpoint Charlie, un antiguo puesto fronterizo entre americanos y rusos. Realmente lo que encontramos en una recreación, pero el sitio es curioso de ver.

Muy cerca de allí se encuentra el Museo de la Topografía del Terror, una visita interesantísima y gratuita. En la Topografía del Terror, además de copias de documentos oficiales de los nazis, se exponen fotografías de los hechos que acontecieron en la ciudad, y se explica con sumo detalle y sin tapujos la historia de los nazis en Berlín.

Acabamos el primer día dando un paseo por el centro de Berlín, y visitando algunos de sus principales atractivos, como el famoso Sony Center de Postdamer Platz, el Monumento a la memoria de los judíos asesinados o la famosísima Puerta de Brandenburgo.


Día 2: Alexanderplatz- Unter den Liden- Barrio Judío- Tiegarten- Tempelhof

Empezamos el segundo día de esta ruta de una semana por Berlín en Alexanderplatz y su famoso reloj mundial, para posteriormente ir en dirección a Unter den Linden, una de las principales vías del centro de la ciudad.

Recorremos Unter den Linden, visitando algunos de sus monumentos más emblemáticos, como Bebelplatz, la plaza donde tuvo lugar la quema de libros, o las famosas iglesias gemelas de Gendarmenplatz.

También nos dimos una vuelta por el Barrio Judío, muy cerca de la zona centro, visitando los preciosos barrios judíos o su imponente sinagoga, así como los graffitis de Dead Chicken Alley, una de las galerías de arte urbano de Berlín.

Conocimos parte del Tiegarten, el parque principal de la ciudad. Enorme, y es necesario varios paseos para conocerlo. Inmenso. Para que os hagais una idea, sería lo equiparable a Central Park en Nueva York o a Hyde Park en Londres. Paseamos por una de las muchas zonas que tiene, hasta encontrar el Carrillón, que resulta que es el mayor carrillón de toda Europa.

Acabamos el día viendo atardecer entre cervezas en Tempelhof, un antiguo aeropuerto convertido en parque, charlando con un buen amigo que hace años vive en la ciudad.


Día 3: Excursión a Potsdam

Aprovechando que teníamos las tarjetas Berlin WelcomeCard y que el transporte hasta Potsdam estaba incluído nos acercamos a conocer en profundidad esta localidad, que además de ser preciosa y estar llena de palacios, es una de las excursiones más típicas que hacer desde Berlín.

Además de visitar sus famosos jardines con sus impresionantes palacios y con e Palacio Sans Souci a la cabeza, también visitamos el centro histórico de la ciudad con su barrio holandés, su barrio ruso o su catedral, descubriendo rincones curiosos. Nos llamó la atención la casa donde vivió Mozart aquí, ya que habíamos visitado anteriormente la casa de Mozart en Viena.

Pero el día en Potsdam dio para conocer también otra zona algo más alejada del centro. La zona donde se encuentra el Palacio Cecilienhof, conocido por ser el lugar donde se realizó la famosa Conferencia de Potsdam, y la zona donde se encuentra el conocido como puente de los espias, por ser el ligar donde se realizaba el intercambio de espías capturados durante la guerra fría.

Si os interesa, podéis ir a Potsdam por vuestra cuenta desde Berlín y organizaros el día por allí o ir a tiro hecho con una excursión desde Berlín. Vale la pena acercarse a conocerla. Aquí os dejo una pequeña guía con todas las cosas que ver y que hacer en Potsdam.

Día 4: Sachsenhausen, Estadio Olímpico y el Gleis 17

En el cuarto día de esta ruta de una semana por Berlín nos acercamos a visitar el campo de concentración de Sachsenhausen, una de las visitas más impactantes de Berlín. Situado a las afueras de la ciudad, Sachsehausen fue uno de los muchos campos de trabajos forzados utilizados por los nazis. La entrada al campo de concentración es gratuita, aunque hay que pagar por las audioguías a modo de donación. La visita dura unas seis horas, y es realmente recomendable o hacerla con un guía que te explique todo o al menos el uso de las audioguías, para poder entender el funcionamiento y barbaries de estos campos de prisioneros. Hay visitas guiadas que salen desde el propio Berlín (puedes verlas aquí).

La siguiente parada del día fue el Estadio Olímpico de Berlín, sede de las Olimpiadas de 1936 y que dejó para la historia la victoria de Jesse Owens, un atleta de color, frente a una mentalidad nazi que abogaba por la supremacía de la raza aria. Hoy es además, el estadio donde juegan sus partidos la selección de Alemania y el club Hertha de Berlín, y está considerado como uno de los mejores estadios de Europa.

Acabamos el día acercándonos hasta la estación de Grunewald para ver el conocido Andén 17 (Gleis 17). Desde este andén, salían los trenes cargados de judíos a distintos campos de concentración. En sus vías, puede leerse la fecha, número de prisioneros y campo al que se dirigían los trenes. El Gleis 17 no funciona hoy en día, y sólo se mantiene como monumento conmemorativo y recuerdo de la memoria histórica.

Día 5: Iglesia Kaiser Wilhem- Catedral- Freetour Muro de Berlín y Guerra Fría

El quinto día de nuestra ruta de una semana por Berlín dejó visitas interesantes. Primero, con la iglesia Kaiser Wilhem, una iglesia destruída en la Guerra Mundial que ha quedado destruida para el recuerdo.

Segundo, con la visita a la catedral de Berlín y la subida a la cúpula, desde donde se obtienen unas buenas vistas de la ciudad.

Continuamos el día realizando un freetour sobre el Muro de Berlín y la Guerra Fría, (podéis reservarlo aquí), una visita muy interesante en la que visitamos el Palacio de las Lágrimas, una vieja estación donde se realizaban las despedidas de las familias de ambos lados del muro. La siguiente parada de este tour fue en el monumento a las víctimas del muro, y finalmente, la East Side Gallery, la parte más conocida del muro de Berlín y donde se encuetran los famosos graffitis del muro.

Finalmente acabamos cenando (y esperando) en uno de los restaurantes más famosos de Berlín: el Mustafá Gemuse Kebap. Un pequeño puesto de kebaps que ha adquirido fama mundial por ser el lugar donde se inventó el kebap. Siempre hay cola, hasta de una hora, pero la verdad es que vale la pena esperar para probarlo.

Día 6: Isla de los Museos- Kreuzberg- Friedichshain- Reichstag

La visita a la isla de los museos quedó para el penúltimo día de nuestra ruta de una semana por Berlín. Pegada a la catedral, esta «isla» está compuesta por 5 museos, destacando especialmente el famoso museo de Pérgamo. Completan la terna de museos el Neues Museum, la Antígua Galería Nacional, el Altes Museum y el Museo Bode. Si queréis visitarlos todos hay un ticket combinado, aunque eso si, preparad tiempo e incluso días, pues hay mucho por ver. Mi consejo es que si no teneis mucho tiempo, elijáis el que más os interese y visitéis solo uno.

La siguiente parada del día fueron los barrios alternativos de Kreuzberg y Friedichhain, dos de los barrios más característicos y con más personalidad de Berlin. Si eres amante del arte urbano, la multiculturalidad, y de descubrir sitios chulos, en estos barrios vas a disfrutar. No dejéis de acercaros a ver las casas okupas que todavía pueden verse en Berlín.

Acabamos el día subiendo a la cúpula del Reichstag. La cúpula acristalada de Norman Foster se ha convertido en uno de los iconos de la ciudad. Su visita es gratuita, aunque eso si, hay que hacer reserva previa por internet.

Día 7: Embajadas nazis- Tiegarten- Torre de la Televisión- Fuente de los cuentos

El último día en Berlín lo dedicamos a terminar de visitar los lugares que todavía nos faltaban por ver. Es por eso que, a primera hora nos acercamos a conocer las embajadas de España, Italia y Japón, tres embajadas situadas en la zona del Tiegarten que llaman la atención por la arquitectura de estética nazi de sus edificios.

Aprovechando que estábamos por allí, terminamos de recorrer el Tiegarten, un parque en el que debido a su tamaño, hacen falta muchos paseos para conocerlo bien.

El siguiente paso fue otro de los platos fuertes de Berlín: la Torre de la Televisión, otro de los iconos de la ciudad. Con más de 200 metros de altura, es posiblemente el mejor mirador de la ciudad, con vistas de 360 grados. Para subir a él, es imprescindible reservar entrada por internet, pues suelen estar agotadas varios días antes. Como nosotros, puedes reservar aquí día y hora.

Como todavía nos quedaban unas horas para ir al aeropuerto, decidimos acercarnos a conocer la Fuente de los cuentos de hadas, en Volkspark, uno de los parques de la ciudad. Esta gran fuente, cuenta con multitud de estatuas que representan distintos cuentos.

Y con esto, pusimos fin a nuestra ruta de una semana por Berlín. Una semana apasionante recorriendo los principales rincones de la ciudad y que nos ha permitido exprimir los encantos de Berlín, conociendo y disfrutando de la mayoría de sus rincones.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.