La casa de Mozart en Viena

Si preguntáramos por un imprescindible de Viena seguramente mucha gente nos diría la casa de Mozart como uno de esos sitios imprescindibles que no podemos perdernos en Viena. Y a pesar de que no es una vivienda muy espectacular, y que puede llegar a ser incluso algo decepcionante, lo cierto es que la casa de Mozart en Viena si resulta ser una visita cultural muy interesante que nos permite acercarnos un poquito más a la vida de este genial compositor.

Y digo visita decepcionante, al menos a priori, porque en su interior la casa de Mozart en Viena no dispone de ningún mueble de época que perteneciera al compositor, y ni siquiera se sabe con exactitud el orden y distribución de las habitaciones. Eso si, durante el recorrido por el interior dela casa de Mozart se pueden ver distintas partituras de algunas de sus obras más importantes, así como cuadros y algunos datos interesantes sobre la vida de Mozart en la capital austriaca.

El domicilio de Mozart, quien vivió en Viena con su familia entre 1784 y 1787, está situado en el número 5 de la calle Domgasse, en una gran casa de cuatro plantas a tan solo unos pocos metros de la catedral de la ciudad, en el mismo centro de la ciudad. Es actualmente la única casa de Mozart en Viena que se conserva, de la docena de casas que llegó a tener. Es también la casa que fue testigo de algunos de sus grades composiciones, como la afamada ópera «Las bodas de Fígaro».

La visita a la casa de Mozart en Viena comienza en el piso superior, y se van bajando pisos a medida que se va avanzando en la visita. En la tercera planta, la primera que se visita, se dan datos relevantes sobre la ciudad de Viena en los tiempos de Mozart, los lugares que solía frecuentar, los amigos de los que se rodeaba o su relación con el mundo de la masonería.

La segunda planta se centra en algunas de las obras del autor, pudiendo observarse distintas partituras de algunas de sus obras más famosas. La primera planta, expone lo que sería la vivienda del artista, pero desafortunadamente, y como decía anteriormente, no se tienen muebles de la época ni se conoce exactamente la distribución de las habitaciones.

Quizás por todo ello, algunos visitantes salgan de la casa de Mozart en Viena con una cierta sensación de decepción, pero no por eso deja de ser una visita interesante en la que conocer algunos de los pasos, vida y obra de uno de los más grandes genios de la música a lo largo de la historia.

La entrada a la casa de Mozart está incluida en la Vienna Pass, por lo que si adquirís esta tarjeta (cosa que sin duda os recomiendo, pues se ahorra bastante dinero visitando las principales atracciones en Viena, -podéis comprarla aquí-) visitar la casa de Mozart en Viena ha de ser una de vuestras actividades por la capital de Austria.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.