Año 2020: Balance anual de viajes y escapadas

Otro año que acaba (y qué ganas de que acabe por Dios) y como siempre cerramos el año en el blog con el balance anual de viajes y escapadas, algo que es habitual en este blog desde que comenzó su andadura allá por 2010, cuando este que escribe acababa de volver de su Erasmus en Bruselas.

Este año se puede decir que ha sido raro de cojones, con una pandemia mundial que ha dejado prácticamente imposible viajar. Confinamientos, muertos, mascarillas, y varios viajes cancelados. En fin una odisea de la que aún no terminamos de ver el final. A eso se le suma el hecho de que precisamente trabajo en un hospital, por lo que las horas de más, los turnos alocados y el estrés covid han intentado hacer mella, pero por suerte, cierro este año con un sin fin de horas hospitalarias realizadas con buen humor, tranquilidad, y a veces toreando alguna situación complicada. Eso, y con unas cuantas PCR a mis espaldas, eso también, aunque por suerte, me sigo escapando del virus.

Sin más, aquí va el breve balance anual de viajes y escapadas de lo que ha sido el 2020. Poco para lo que venían siendo los últimos años, pero algo es mejor que nada.

2020: Balance anual de viajes y escapadas

-Albarracín

Este 2020 me ha llevado a conocer Albarracín, en la provincia de Teruel y uno de los pueblos más bonitos de España. Puede que suene raro viviendo en Zaragoza, pero hasta ahora jamás había estado en Albarracín, así que ha sido en este 2020 tan raro cuando por fin me he sacado la espinita. Ya nadie más me podrá decir que cómo es eso de que no conoces Albarracín. Pues lo dicho, pueblo visitado y si, es tan bonito como la gente dice. ¿El más bonito de España? Pues no lo se, pero precioso es un rato.

-Teruel

La escapada a Albarracín fue combinada con una escapada por Teruel, ciudad que ya conocía pero que quería conocer más en profundidad. Por fin visité a los amantes, algo que hasta la fecha no había hecho, además de recorrer otros puntos emblemáticos de la ciudad como su famosa escalinata o la plaza del Torico.

-La isla de La Palma

Si tuviera que definir algún destino de este año como el viaje del año, éste reconocimiento iría a parar a la preciosa isla canaria de La Palma. Le tenía muchísimas ganas a este pequeño paraíso canario y la verdad es que ha valido mucho la pena la espera.

Durante dos semanas pude recorrer la isla realizando diferentes excursiones por la isla. Realicé la famosa excursión de los túneles de Marcos y Cordero, me bañé en las mejores playas de La Palma, atravesé la Caldera de Taburiente, me subí a cada uno de los miradores de la Palma que salían a mi paso y disfruté de la rica gastronomía palmera como un niño chico.

La Palma me dio muchísima vida este año caótico de hospital y pese a ser pequeña la isla, las dos semanas que estuve allí no dejaron lugar para el aburrimiento. Espectacular este destino al que volveré a desconectar en el futuro.

-Galicia y Norte de Portugal

Y de un extremo al otro. De la Palma a Galicia. Este 2020 también me llevó a conocer por primera vez Galicia. Si lo se, otro gran pecado cometido. Era incomprensible que en tantos años no hubiera pisado nunca Galicia y por fin este año lo pude hacer. Conocí en compañía de amigos (tengo que daros tanto las gracias Marco, Pacho, Eva, Dani…) las Rias Baixas, Santiago y un poquito de Costa da Morte.

Conocí Vigo, una ciudad que reconozco que me gustó. Pontevedra, otra ciudad que me gustó aún más, y Santiago, una de las joyas de la corona. Disfruté de pueblitos con encanto como Combarro y sus hórreos, Cangas de Morrazo o Tui, recorrí la ría de Vigo, la de Arousa y la de Muros Noia, y comí como si no hubiera un mañana marisco para parar un tren. Viajazo, y la compañía increíble.

Además tuve el privilegio de dormir en las islas Cíes por dos noches, y recorrerlas despacio y sin prisa disfrutando de cada rincón de las
islas Cíes que salía a mi paso. Otro destino al que no pude ir hace unos años por cosas de la vida y que me ha devuelto este 2020.

Y por si todo esto fuera poco, también crucé a Portugal y pude conocer algunos de los pueblos más bonitos del norte de Portugal, como Valença, Carminha o Viana do Castelo.

Y ahora digo yo… pues oye, visto así tampoco está tan mal ¿no?. Es curioso como este 2020 ha sido un año de mierda, especialmente en el hospital, pero pese a todo, he podido ir sacándome pequeñas espinitas del pasado que tenía ahí guardadas. La Palma, Galicia, Albarracín son solo pequeños objetivos marcados en rojo desde hace tiempo y que por fin he podido visitar, lo que corrobora mi teoría de que si la primera vez no sale, vuélvelo a intentar, que la vida lo que quita por un lado lo devuelve por otro.

A nivel de visitas del blog el golpe con esto de la pandemia y el miedo a viajar ha sido importante. El bajón de visitas más que curioso, pero poco a poco esperemos que vayamos remontando. A ver el 2021 que nos depara, yo ya no digo nada, que venga lo que tenga que venir que aquí estaremos esperándolo. ¡Feliz año nuevo a todos!

Por cierto, os invito a leer y curiosear los años anteriores, cargados algunos de ellos de viajes alucinantes. Así que por aquí os dejo los balances anuales de 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018 y 2019.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.