Ruta por los Balcanes, Día 10, Mostar

A las seis de la mañana salía nuestro autobús desde el puerto de Split dirección a Mostar. A pesar de que no hay mucha distancia entre las dos ciudades, entre las paradas que hace el propio autobús y las paradas obligatorias en las fronteras, son casi cuatro horas de trayecto hasta la segunda ciudad de Bosnia. Es seguramente el trayecto más lago durante nuestra ruta por los balcanes.

Nos alojamos en la Pansion Behar, en el barrio de Kujundziluc, en la orilla este del río Neretva y a cinco minutos del puente viejo, el símbolo de la ciudad. Fue sin duda el mejor sitio donde nos alojamos de todo el viaje y también el más barato. Un apartamento seminuevo para nosotros, con terraza y wifi en el centro de la ciudad. Una pasada, sirva desde aquí mi recomendación.

Mostar es una de esas ciudades donde la guerra está muy presente a pesar de que han pasado ya 20 años. Son varios los cementerios que pueden verse en el centro de la ciudad, formando parte del paisaje urbano, sirviendo de cruel recuerdo de la catástrofe ocurrida tiempo atrás. Por si eso fuera poco, placas con la inscripción “Don’t forget” pueden verse a lo largo de la ciudad y una gran cruz de treinta metros de altura  en lo alto de montaña que rodea a la ciudad, hace imborrable el recuerdo da la guerra. Y desde luego que si, que es para no olvidar.

cementerio-en-el-centro-de-mostar.JPGcartel-don't-forget-mostar.JPGcruz-en-lo-alto-de-la-colina-de-mostar.JPGDos barrios destacan en el casco antiguo de la ciudad; el barrio católico y el musulmán. Dos zonas bien diferenciadas que, aunque hoy viven en paz (más o menos) , tuvieron grandes conflictos en el pasado.

Nuestro apartamento está en la zona musulmana, muy cerca de la mezquita de Karajoz Bey, considerada una de las más bonitas. Data del año 1557, aunque ha sido reconstruida como consecuencia de la guerra, ya que quedó completamente destruida. Por 4 BAM (2 euros) entramos en su interior y subimos al minarete, desde donde se ven bonitas vistas de la ciudad. Justo al lado de esta mezquita está el primer cementerio de los muchos que veríamos. Esta zona es una de las más turísticas. Las calles están llenas de turistas durante el día, aunque sí que es cierto que se ve a gente bastante pobre pidiendo algo de limosna. Sobretodo ancianos y algunos niños. Una pena.

Continuamos por las empedradas calles y entre la multitud de puestos de comida y el bazar encontramos la mezquita de Koski Mehmed Pasha, una de las más importantes. Desde esta mezquita se obtienen unas bonitas vistas del Stari Most, y es un buen lugar para poder sacar las primeras fotos del famoso puente.

puente-de-mostar.JPG

La mala suerte quiso que justo cuando nos acercábamos al puente se levantara una gran tormenta que hacía imposible la visita a la ciudad. Así fue como buscando un sitio para protegernos de la lluvia entramos a la Torre Tara, a uno de los lados del puente, donde había una exposición de fotografías de la guerra. Pagamos tres BAM cada uno por entrar a verla. La verdad que es una buena forma de conocer la cruda realidad de una guerra. Algunas fotos impresionan.

foto-de-un-niño-con-un-bazoka.JPGniños-de-la-guerra.JPGTras ver la exposición y comprobar que a pesar de que seguía lloviendo lo hacía con menor fuerza, cruzamos de nuevo el puente y nos acercamos al museo arqueológico de la ciudad, situado en la torre Helebija, una torre que antiguamente era utilizada como mazmorra. En el interior del museo arqueológico se pueden ver los restos del puente original, el cual fue bombardeado y destruido durante la guerra. A los pies del mismo puente se encuentra una pequeña librería donde es posible ver un vídeo con la historia del Stari Most. Allí mediante imágenes podemos ver cómo el puente fue bombardeado y destruido, así como su reconstrucción.

stari-most-de-mostar.jpgHoy en día el puente es símbolo de la paz entre católicos y musulmanes y se ha convertido en la principal atracción de la ciudad. No es difícil ver cómo saltan desde allí los saltadores a cambio de un poco de dinero.

Comemos algo típico por allí en uno de los muchos garitos que hay. En esta ocasión probamos el Cevapi o ćevapčići, una especie de bocadillo compuesto de carne en forma de salchicas, cebolla y un pan que recuerda al pan de pita. Todo ello acompañado de una sarajevsko, la cerveza local. La mezcla aunque simple, nos gustó mucho. Tanto que repetiríamos menú para cenar.

Ya por la tarde callejeamos primero un poco por el centro. Así es como dimos con otra mezquita, la mezquita de Vucjakovica dzamija, situada en la calle Maršala Tita. Al lado de dicha mezquita y como no podía ser de otra manera, otro cementerio se levanta recordándonos de nuevo donde estamos.

una-de-las-muchas-mezquitas-de-mostar.JPGcementerio-en-mostar.JPGYa cansados de recorrer el casco decidimos salir de la parte central de la ciudad. Nos habían recomendado no salir demasiado del centro por el tema de la inseguridad. La verdad es que no tuvimos ningún problema ni vimos nada raro. Así es como llegamos hasta la iglesia franciscana, y tras callejear, nos acercamos a conocer la catedral, bastante alejada del centro. La catedral resultó ser una decepción. Un edificio muy moderno, tal vez demasiado, que resultaba feo. Consistía en una iglesia pequeña, y a unos metros, la torre separada. Parecía realizada por Calatrava. Desentonaba con todo a su alrededor, la verdad.

nueva-iglesia-de-mostar.jpgnueva-catedral-de-mostar.JPGA la vuelta de la catedral y tras dejar atrás un par de cementerios más recorremos la zona de Bulevar, una zona en donde todavía se pueden ver las marcas de la guerra. Fachadas llenas de metralla y edificios destruidos esperan turno para ser rehabilitados. Niños pequeños con mierda hasta las orejas piden en los semáforos, mientras en las esquinas otros extienden la mano en busca de una moneda a pesar del agua que parece que vuelve a caer con fuerza. Es sin duda una zona con historia, de esas cuyos rincones hablan por si solos.

edificios-tiroreados-de-bulevar-en-mostar.JPGcasa-con-metralla-en-bulevar-mostar.JPGAl final de Bulevar nos topamos con la plaza de España, así llamada en homenaje a los soldados españoles caídos en misión allí. En la misma plaza, un edificio amarillo recuerda en su forma a una plaza de toros. Es el “gymnasium“, actualmente uno de los mejores colegios de la ciudad. En el centro de la plaza, se levanta un monumento en honor a los soldados caídos, con una placa en donde podemos ver el nombre de todos ellos.

plaza-de-españa-en-mostar.JPGmonumento-a-los-soldados-caidos-españoles-en-mostar.JPGNo muy lejos de allí encontramos un parque por el que damos una vuelta. Es un parque normal, que pasaría desapercibido si no fuera porque en la entrada del mismo un cartel prohíbe el uso de armas dentro de él.

parque-de-mostar.JPGTras dar una vuelta por el parque volvemos hacia el centro cruzando el puente de Tito. Una vez por allí probamos algunos pasteles típicos. En este caso probamos Baklava y Kadayif (recuerdo que estamos en el barrio musulmán). Al anochecer, llegó la anécdota del día. Un  corte de luz deja completamente a oscuras todo el centro de la ciudad. Es una sensación rara recorrer Mostar completamente a oscuras. Eso si, a pesar de la bajada de gente por el centro a causa del apagón, no se pierde el ambientillo. Al rato vuelve la luz y ya tras cenar, recorremos de nuevo el casco antiguo en busca de las últimas fotos. Así es como llegamos hasta la mezquita de Neziraga.

Al día siguiente, volvemos a Croacia; Dubrovnik nos espera. Hemos quedado con la chica del apartamento quien se ha ofrecido a llevarnos a la estación en su coche gratis. La estación no está muy lejos de allí y sabemos llegar a pie, pero aun así hemos aceptado. Así acaba nuestra estancia en Mostar, sin duda la ciudad más diferente de todas las vistas en el viaje, y una de las que más hemos aprendido.

-Si te has perdido algún detalle de nuestro viaje puedes comenzar a leerlo desde el principio pinchando aquí. 

-Puedes seguir leyendo nuestro viaje pinchando aquí 

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Relatos de otros viajeros #postamigo                                                                               Mi baúl de blogs – La ruta por Bosnia                                                                              ¿No sabes qué es el #postamigo? Pincha aquí 

8 respuestas a Ruta por los Balcanes, Día 10, Mostar

  1. AlmaFer dijo:

    ¡¡Lindo relato y las fotografías ni se diga!! Gracias por compartir, me encanta viajar entre blogs, ¡jaja! :) ¡¡Saludos!!

    • xipo dijo:

      Hola!! Muchas gracias! Me alegro que te guste!! Gracias a ti por dejar el comentario! No es trabajo compartir las cosas cuando uno siente pasión por ellas!! :-)
      Saludos

  2. Aran dijo:

    ¡Por fin he podido leer uno de los días de tu ruta de los Balcanes! Mira que llevo tiempo y un día por otro no podía nunca, qué desastre :( Ahora tengo pendiente otros 9 días anteriores jejeje.

    Me parece que es una ciudad super diferente a las que había visto hasta ahora (visto en blogs y en persona), me han impresionado mucho las fotos de los edificios destruidos y de los cementerios ahí en medio, ¡cómo tuvo que ser verlos en persona! Por cierto, tienes razón, la catedral feísima… No pega nada además.

    Un abrazo y prometo ponerme al día con los post! :)

    • xipo dijo:

      Hola!! Es complicado estar al día de todo!! A mi me pasa parecido!! Bueno..cuando tengas un ratillo puedes mirarte la ruta… A mi me parece una ruta interesante que te animo a hacer!! Mostar es distinto a todo lo que he visto por ejemplo en Croacia. A mí me gustó mucho, tiene algunas cosas que impactan!

  3. Estuve por allí la semana pasada y pasé por ese mismo parque y vi la señal (pero estaba como a la entrada). La diferencia es que en la que yo vi SÍ se permitían armas, lo que me sorprendió bastante. Ahora veo que quizá alguien debió de borrar la barrita roja, aunque sinceramente no se nota nada lo que me dejó bastante impactada.

    • xipo dijo:

      ¿Que sí que permiten armas? ¿No te sonó raro? jajaaja Sabía que habías estado por esos lugares… !Que bien! Leeré impaciente tus entradas sobre el viaje!! Así compartimos experiencias, y si quieres hasta las enlazamos!! Saludos!

  4. Victor dijo:

    Mostar es un sitio que me impresionó. Ver algunos edificios destruidos y otros llenos de abujeros no se olvida. Los cementerios que hay por las calles eran parques normales… Te fijaste en el que había en la colina??? Yo subía con el coche y flipaba… Y con un montón de tumbas de niños…

    • xipo dijo:

      Coincido contigo. Mostar para mí fue la ciudad más diferente del viaje y la que más me aportó. Se aprende mucho en sitios así. Los edificios de la guerra son una pasada, están intactos tal cual quedaron, y los cementerios pues ahí quedarán para recordar lo que un dia pasó. Si que ví el cementerio de la colina, pero sólo de pasada. La verdad que ese día vi demasiadas tumbas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>