Qué ver y qué hacer en Cuenca ciudad

Cuenca es una ciudad con muchísimo encanto. No en vano, está declarada como una ciudad Patrimonio de la Humanidad, y eso, no es un título del que todo el mundo pueda presumir.

Durante la escapada de 5 días por la provincia de Cuenca que realicé, un par de días los dejé reservados para conocer esta coqueta ciudad llena de rincones con encanto. Si quieres saber qué ver y qué hacer en Cuenca ciudad, sigue leyendo este artículo, pues te desgranamos todos los encantos de la capital conquense.

Qué ver y qué hacer en Cuenca ciudad

Pasear por el Casco Histórico

El Casco Histórico de Cuenca es una maravilla y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996. Pasear por sus calles y callejuelas empedradas cuesta para arriba y cuesta para abajo merece mucho la pena. Es un lugar con mucho encanto, muy limpio sin apenas circulación y muy cuidado.

 Las Casas Colgadas

Puede que sea lo más famoso y fotografiado que tiene la ciudad, es sin duda su visita más imprescindible, aunque para mi gusto existen otros rincones muy bonitos. Las casas Colgadas también llamadas Casas del Rey, son un conjunto de edificios que hoy en día solo se conservan 3 en buen estado. Están a lo alto de la pared rocosa de la hoz del río Huécar y donde sobresalen sus grandes balcones y cornisas. Además, fueron declaradas bien de interés cultural en la categoría de monumento. Hoy en día puedes visitar una de ellas, la que alberga el museo de arte abstracto Español.

Visitar la Catedral de Cuenca

La catedral de Cuenca dedicada a Santa María y San Julián está ubicada en la plaza mayor, en pleno casco histórico. Es el principal templo de la ciudad de Cuenca. Su construcción se inició en el siglo XII y se pueden observar en ella tanto el estilo románico como el gótico. Existen varios tipos de entrada, nosotros elegimos catedral y triforio. Pudimos visitar la catedral al completo junto con el claustro, además de subir y recorrer el triforio hasta caminar por la fachada.

Escultura de Alfonso VIII

En la plaza Obispo Valero, detrás de la catedral y junto al Palacio Episcopal encontramos esta estatua de Alfonso VIII a caballo. La estatua está hecha en bronce y fue realizada por el escultor Javier Barrios en honor de la figura de Alfonso VIII, quien conquistó la ciudad de Cuenca a los musulmanes.

Subir a la Torre de Mangana

La Torre de Mangana y su reloj es uno de los edificios más emblemáticos e históricos de Cuenca, mide 28 metros de altura y es un gran mirador desde donde se puede ver toda la ciudad. A pesar de haber sufrido numerosas remodelaciones desde su construcción, es de origen árabe y formó parte del alcázar de la ciudad teniendo funciones de torre vigía. Además, en la plaza donde se encuentra se pueden ver los restos de una antigua sinagoga así como de la iglesia de Santa María.

Ruinas de la iglesia de San Pantaleón

En la calle San Pedro encontramos los restos de la vieja iglesia de San Pantaleón, una iglesia románica del siglo XII de una sola nave. Destaca el arco de su entrada, el cual todavía se conserva y en el que puede verse en sus jambas una representación templaria.

Visitar el Barrio del Castillo

Paseando por el casco histórico y subiendo hacia la parte más alta de la ciudad, se llega hasta las ruinas de un antiguo castillo. De él se conserva un arco, parte de la muralla y algunos torreones. Esta fue la residencia de Alfonso VIII en el siglo XII trás conquistar la ciudad. Es un barrio muy animado, lleno de terrazas y restaurantes. Además, es el mejor mirador de la ciudad de Cuenca y merece mucho la pena acercarse a conocerlo por sus maravillosas vistas.

Estatua de Fray Luis de León

En la calle del Trabhuco y casi llegando al castillo de Cuenca nos encontraremos con la estatua dedicada a la figura de Fray Luis de León, una estatua en bronce que representa al famoso escritor con un libro en las manos. Está situada junto a la puerta del Archivo Histórico Provincial.

Admirar los rascacielos de San Martín

Si amigos, Cuenca tiene sus propios rascacielos, nada que ver con la típica imagen de Nueva York, pero con mucho encanto. Estos edificios se encuentran en el bonito barrio de San Martín, un barrio de estrechas callejuelas que parecen un laberinto, lleno de jardines y plazuelas. Estos rascacielos son lo que hacen único al barrio y es que se trata de un conjunto de casas pegadas unas a otras, muy estrechas y altísimas además algunas de ellas algo torcidas y con balcones que desafían la gravedad. Se puede contar en alguna de ellas hasta 10 alturas y es impresionante de ver.

 Cruzar el puente de San Pablo

Anteriormente existía en el mismo sitio otro puente de piedra con el mismo nombre que comunicaba la ciudad con el convento de San Pablo y así poder cruzar la hoz del río Huécar, pero este se derrumbó. El que visitamos en la actualidad es de 1902, construido con hierro y madera. Es un puente recto de 100 metros y una altura de hasta 60 metros. Este lugar es sin duda el mejor sitio para ver y fotografiar las famosas Casas Colgadas, una de las cosas obligatorias que hacer en Cuenca ciudad.

Recorrer la Plaza Mayor

Como en muchas ciudades españolas, Cuenca tiene también su Plaza Mayor. Esta plaza está en el corazón del casco histórico y debido a su emplazamiento y el terreno escarpado donde se construyó la ciudad, es de forma irregular, así como un ensanche de la céntrica calle Alfonso VIII hacia el barrio del castillo. En esta plaza es donde se encuentra la catedral de Cuenca. Además, se encuentran diversos edificios antiguos como el ayuntamiento de la ciudad, con una fachada con arcos muy bonita, y el convento de las Petras. El resto de las casas que conforman la plaza están pintadas de colores diversos lo que hacen de la plaza mayor un lugar muy pintoresco.

Visitar el Parador Nacional y el Convento de San Pablo

Este convento se encuentra fuera del casco urbano, para llegar a él se cruza el puente del mismo nombre. Y es que se trata de uno de los rincones con más encanto de la ciudad de Cuenca, además desde aquí se pueden admirar las famosas casas colgadas. Este edificio se encuentra sobre una elevación en plena hoz del río Huécar en un entorno muy bonito. Es un convento antiguo de la orden de los Dominicos que desde 1993 alberga el parador nacional.

Dar un paseo por las Hoces del río Huécar y el río Júcar

La ciudad de Cuenca se encuentra entre las hoces de los ríos Huécar y Júcar. Estos ríos a su paso por la ciudad forman cañones que superan los 1000 metros de ancho y hasta 200 metros de desnivel, creando grandes erosiones en la roca lo que se transforma en un espectacular paisaje. Los cauces de estos ríos son los que han dado forma a la ciudad antigua construida sobre este terreno de altas paredes rocosas. Si eres un amante de la escalada tienes múltiples opciones, pero si no dispones de varias rutas a pie para disfrutar del paisaje. El Paseo del Huécar es un agradable paseo a orillas del río que discurre por sitios tan pintorescos como las Casas colgadas y el parador.

Recorrer la calle de Alfonso VIII

La calle principal del casco histórico de Cuenca es la de Alfonso VIII.  Es una larga calle que comunica la ciudad antigua y la nueva, desde la que se accede a la Plaza Mayor y es donde se encontraban los comercios de la ciudad.  Esta calle es la más conocida, más bonita y representativa de la ciudad de Cuenca. Ya que en ella se encuentran las famosas casas de colores. Una de las múltiples imágenes representativas de Cuenca. Son casas muy estrechas pegadas unas a otras y de colores muy diversos a ambos lados de la calle. 

Los Túneles de Alfonso VIII

Los Túneles de Alfonso VIII son otra de las visitas que hacer en Cuenca ciudad. Su entrada está situada en la calle del mismo nombre, junto a las famosas casas de colores de Cuenca, y se trata de una galería de túneles que fueron construidos como refugio antiaéreo en la ciudad durante la Guerra Civil. Hoy, pueden visitarse y recorrerse, siendo una de las visitas más curiosas de toda la ciudad.

Encontrar los ojos de la mora

En la hoz del Júcar, sorprendentemente si te fijas bien se ven unos enormes ojos pintados mirando hacia la ciudad en un cerro próximo. Y es que estos ojos son pintados por los integrantes de la escuela de artes y oficios de Cuenca cada cierto tiempo en honor a una bonita leyenda de amor entre un cristiano y una joven mora. 

 Visitar el museo de Arte Abstracto Español

Este museo de entrada gratuita, se encuentra en una de las famosas Casas Colgadas, en pleno centro histórico y es que además de poder visitar por dentro una de estas casas, encontramos una colección de arte abstracto de los años 60 y 70 muy sorprendente tanto de pintura con artistas como Fernando Zóbel, Tapies y Saura y de escultura con obras de Chillida, Oteiza y Pablo Serrano.

Visitar el museo de Ciencias de Castilla la Mancha

Este museo de Ciencias ha sido todo un descubrimiento y una visita imprescindible en la ciudad. Se encuentra en la Plaza de la Merced, abrió sus puertas en 1999 y se localiza en un antiguo convento. Es un museo muy interactivo, interesante y sorprendente dedicado al mundo de la ciencia y a sus diversos campos. Una de las salas más impresionantes que se puede visitar es la dedicada al espacio donde además de poder experimentar, está llena de objetos y maquetas. También el museo posee un planetario que merece mucho la pena.

¿Dónde dormir en Cuenca?

Hay muchas opciones para dormir en Cuenca. Nosotros elegimos dormir en Exe Hotel Cuenca, a la entrada de la ciudad, ya además de ser un hotel nuevo y de calidad, tenía un precio imbatible. Y la verdad que fue un acierto por comodidad, ambiente e instalaciones. Además, dada su ubicación, nos venía perfecto para realizar nuestras escapadas por la provincia de Cuenca.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.