Qué ver y qué hacer en Girona

Es curioso cómo, a veces, una de las ciudades más desconocidas de una zona puede llegar a ser una de las más bonitas. Con más de 2000 años de historia, Girona puede presumir de ser una de las ciudades más bonitas del norte de España. Histórica, colorista, sencilla, manejable y con una rica variedad gastronómica, así es Girona.

Después de acercarnos a conocer Girona tras pasar unos días por la Costa Brava, os dejamos en este post una guía con qué ver y qué hacer en Girona para que nos os perdáis nada en vuestra próxima visita a la ciudad.

El casco antiguo concentra la mayoría de monumentos y sitios históricos que ver en Girona y permite recorrer en unas horas los vestigios de lo más de 2000 años de historia de la ciudad.

-Catedral de Girona

Situada en el punto más alto de la ciudad, la catedral de Girona cuenta con la nave gótica más ancha del mundo. En mayoría es de estilo gótico, aunque todavía conserva elementos románicos como su claustro, del siglo XI y con una gran riqueza escultórica. Cuenta con una fachada barroca del siglo XVIII y su escalinata monumental del siglo XVI puede presumir de ser uno de los escenarios de la serie Juego de Tronos.

catedral-de-girona.JPG

La catedral de Girona puede visitarse de 10:00 a 19:30 en julio y agosto, de 10:00 a 17:30 desde noviembre hasta marzo y de 10:00 a 18:30 el resto de año. El precio de la entrada es de 7€ y 5€ para estudiantes y jubilados. La entrada a la catedral incluye audioguía.

plaza-catedral-girona.JPG

-Pont de Ferro

¿Qué pensaríais si os dijéramos que Gustave Eiffel construyó un puente en Girona? Seguramente que estamos de broma, pero no, el Pont de Ferro o también conocido como Puente de las Peixeteries Velles, en referencia a donde se encontraba la antigua lonja de pescado, fue construido por el arquitecto francés Gustave Eiffel en 1876, unos años antes que la Torre Eiffel de París.

Este puente, que también se conoce en la cuidad como Pont Eiffel, llama rápidamente la atención debido a su intenso color rojo y comunica el corazón de la ciudad antigua con la nueva. Además es un buen lugar para fotografiar las famosas casas sobre el río Onyar de Girona.

pont-de-ferro-girona.JPG

-Puente de Gómez

También conocido como Puente de la Princesa, es otro de los puentes que cruza el río Onar y este, está compuesto por un solo arco. su nombre se debe a que, en 1916 y con motivo de la construcción del puente, se destruyó una parte de la propiedad de un tal Miguel Gómez.

Se trata de uno de los puentes más románticos de Girona y el detalle de sus farolas le confiere un encanto particular. Además, en 2011 se grabó en este puente una escena de la película Tengo ganas de ti, adaptación de una novela de Federico Moccia.

puente-de-gomez-girona.JPG

-Casa Masó

Nada más cruzar el Puente de Gómez se encuentra la Casa Masó que lleva este nombre por ser la casa de la familia de Rafael Masó, uno de los arquitectos modernistas más renombrados de la ciudad.

Si quieres conocer un poco más sobre la corriente del Noucentismo, no dudes en visitarla. Además, es la única d ellas casa del río abiertas a público. Se puede visitar todos los días aunque hay que hacer una reserva previa por teléfono o por correo electrónico. La entrada normal cuesta 5€ y con tarifa reducida, 2,50€.

casa-masó-girona.JPG

-Baños árabes

Muy cerquita de la catedral de Girona se encuentra esta pequeña joya de finales del siglo XII así que, en realidad, no son árabes pero no se pude dudar de la influencia de este tipo de arquitectura. Estos baños estuvieron olvidados unos cuantos siglos ya que el edificio se convirtió primero, en residencia particular y después, en un convento de clausura.

Hoy en día se pueden visitar por una entrada de 2€ (1€ para estudiantes, menores de 16 años, parados, mayores de 65 años y personas con diversidad funcional). El horario de visita es de noviembre a febrero: de lunes a domingo de 10:00 a 14:00; el resto del año, de lunes a sábado de 10:00 a 19:00 y los domingos de 10:00 a 14:00.

baños-arabes-girona.JPG

-Heladería Rocambolesc

La cocina de autor está fuertemente afincada en Girona con muy buenos restaurantes. Quizá uno de los más conocidos sea El Celler de Can Roca, situado a las afueras de la ciudad. Pero si el tiempo o el bolsillo no te lo permite, puedes seguir disfrutando de la alta cocina (o al menos de los altos postres) en la Heladería Rocambolesc, un proyecto de Jordi Roca inspirado en el tradicional carro de postres.

Ya solo por la ambientación, merece la pena entrar a esta heladería situada en la calle de Santa Clara, pero si además pruebas sus creaciones, estamos seguros de que no te querrás ir de allí.

heladeria-rocambolesc-girona.JPG

-La leona de Girona

Esta icónica columna con una leona subida en lo alto de ella, y situada en la calle des Calders, frente a la Iglesia de Sant Feliú, se ha convertido en un lugar de visita obligada para todos aquellos que van a Girona.

Cuanta la leyenda que, antiguamente, besar el culo de la leona, era una especie de contraseña para poder entrar a la ciudad. Hoy, se dice que si vas a partir de viaje o si quieres regresar a Girona tienes que subir a la escalera y besar el culo de la leona. La columna original data del siglo XII y se encuentra en el Museo de Arte de Girona.

beso-leona-girona.JPG

-Casas del río Onyar

Estamos ante una de las cosas imprescindibles que ver en Girona y, sin duda, constituyen la imagen más emblemática de la ciudad.

Son también conocidas como “las casas colgantes del Girona” y es que da la impresión de que se encuentran “colgando” por encima del río. Esta disposición se debe a que originalmente estaban dispuestas sobre la muralla y fueron creciendo incorporando voladizos. Sus pintorescas fachadas de colores sobre el río son algo que hay que ver en Girona sí o sí.

casas-colores-rio-girona.JPG

-Iglesia de San Martín

Acercarse a la iglesia del antiguo convento de San Martín y ascender por su escalera barroca es otra de las cosas que hay que hacer en Girona.

El conjunto que forma la escalinata, la iglesia y el Palacio de Agullana con su gran arco oblicuo, data del siglo XVII y por su encanto, no es de extrañar que se haya considerado el rincón más romántico de España.

iglesia-san-martin-girona.JPG

-Barrio Judío

El barrio judío es una de las zonas más emblemáticas de la ciudad antigua de Girona que una de las cosas que hay que hacer en Girona es pasear por sus calles empedradas y estrechos callejones, descubrir sus patios escondidos y viajar mentalmente en el tiempo hasta la época medieval.

juderia-girona.JPG

El barrio judío de Girona es una de las juderías mejores conservadas del mundo y es que la comunidad judía en Girona fue muy numerosa durante toda la Edad Media, instalándose y configurando su barrio en los alrededores de la catedral, donde también se encontraba la sinagoga.

juderia-girona.JPG

Además, si queréis aprender un poco más sobre la historia de los judíos, podéis ver en Girona el Museo de la Historia de los judíos, con una colección única de lápidas hebreas medievales. Por cierto, por sus calles se han grabado algunas escenas de la famosa serie Juego de Tronos.

-Basílica de Sant Feliú

Fue la primera catedral de la ciudad de Girona y todavía hoy, uno de los edificios góticos más representativos de la ciudad, cuyo esbelto campanario acastillado y cortado en la parte superior se ha convertido en un punto de referencia en el paisaje de Girona.

En su interior hay que ver los sarcófagos y su fritos yacente. Si queréis ver en Girona el interior de la basílica de Sant Feliú, podéis hacerlo de lunes a sábado de 10:00 a 17:30 y los domingos y festivos de 13:00 a 17:30. La entrada cuesta 7€ e incluye audioguía, mientras que la entrada reducida (estudiantes y jubilados) tiene un precio de 5€.

iglesia-sant-feliu-girona.JPG

-Rambla de la Llibertat

Se trata de la principal calle comercial de Girona así que recorrerla es casi obligatorio. Se urbanizó ya en el siglo XIII para celebrar el mercado y con e paso del tiempo se han añadido distintos elementos como los soportales que hoy se llenan de terrazas en las que sentarse a tomar algo.

También hay que fijarse en los edificios ya que en la Rambla de la Llibertat de Girona se levantan bonitos edificios modernistas.

rambla-girona.JPG

-Muralla de Girona

Ya en el siglo I a.C. los romanos levantaron una fortaleza que rodeaba el perímetro de la ciudad aunque la mayor parte del tramo que se han conservado y del camino de ronda, datan de época carolingia, cuando Girona era un punto estratégico para la defensa del Pirineo. Así que una de las cosas que hacer en Girona es recorrer los 2km de muralla deteniéndose a contemplar las bonitas vistas de la ciudad que se ven desde lo alto.

muralla-girona.JPG

Además, el ascenso a la muralla se realiza por unos bonitos jardines subiendo por el passeig de la Reina Joana, la puerta de Sant Cristòfol y los Jardines de los Alemanes. Desde este paseo hay unas bonitas vistas de la Iglesia de Sant Pere des Galligants.

muralla-girona.JPG

-Sant Pere des Galligants

Se trata de un antiguo monasterio benedictino construido en el siglo XI, aunque la iglesia actual, de estilo románico, data del siglo XII. En el exterior, cuenta con un coqueto campanario octogonal, mientras que en su interior, la abadía acoge, desde 1857, el Museo de Arqueología de Girona, que se puede visitar de martes a sábado de 10:00 a 18:00, aunque en los meses de verano amplía su horario hasta las 19:00, y los domingos y festivos de 10:00 a 14:00.

La tarifa normal es de 4,50€ y la reducida, de 3,50€, aunque algunos colectivos como parados o docentes, disfrutan de acceso gratuito.

san-pere-des-galligants-girona.JPG

-Plaza de la Independencia

Proyectada a mediados del siglo XIX, es el lugar de encuentro por excelencia de la ciudad de Girona. En sus pórticos, de gusto neoclásico, se concentran cafeterías, bares y comercios; mientras que en el centro de la plaza, proyectada por el arquitecto Martí de Sureda en el espacio que anteriormente ocupaba el convento de San Agustín, se levante el monumento Girona 1809, dedicado a quienes defendieron la ciudad en el Guerra de la Independencia contra los franceses.

plaza-independencia-girona.JPG

Como podéis ver, Girona es una ciudad con mucho que ver y que hacer. Además es una buena escapada para combinar con los encantos de la Costa Brava visitando pueblecitos como Besalú, Peralada, Cadaqués o la Casa Museo de Salvador Dalí.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>