Qué ver y qué hacer en Oxford

Oxford es una de las ciudades más famosas de Inglaterra y su fama se debe, en gran parte, a su universidad, ya que estamos ante la ciudad universitaria más antigua de Gran Bretaña y actualmente una de las mejores universidades del mundo, en cuyos colleges han estudiado personalidades de la talla de J.R.R. Tolkien, Lewis Carroll, Bill Clinton, Adam Smith y el mismísimo Albert Einstein.

En este post presentamos algunas de las mejores cosas que ver y que hacer en Oxford.

libreria-oxford.JPG

– Christ Church College

Además del claustro y su tradicional olivo puede visitarse el comedor, el cual replicaron para convertirlo en el gran comedor de Hogwarts en las películas de la saga Harry Potter. A su entrada puede verse la escalinata donde la profesora Mcgonagall recibe a los estudiantes de primer año en Harry Potter y la piedra filosofal. Además la entrada al college incluye la visita a su catedral, un edificio del siglo XII y una de las catedrales anglicanas más pequeñas de Inglaterra y la única iglesia del mundo que es al mismo tiempo catedral y capilla privada. También es el lugar en el que Carlos I de Inglaterra se refugió durante la Guerra Civil inglesa entre 1642 y 1646.

La entrada cuesta 8.50 £ para adultos y 7 £ para estudiantes, y como curiosidad, en determinadas fechas se celebra allí la fiesta del té del sombrerero loco sacada, como no podía ser de otra forma, de Alicia en el país de las maravillas. Puedes ver más de este colegio aquí.

christ-college-oxford.JPG

– Museo Ashmolean

Situado en Beaumont Street, se trata del primer museo universitario del mundo, creado con las colecciones que Elias Ashmole había reunido de viajeros y coleccionistas.

La colección tiene objetos de todas partes del mundo, desde momias y objetos del Antiguo Egipto hasta un violín del mismísimo Stradivarius pasando por dibujos de Miguel Ángel, pinturas de Turner o la Crónica de Paros, la tabla cronológica más antigua de la cultura griega. Además el acceso es gratuito.

ashmolean-museum-oxford.JPG

– Bodleian Library

Inaugurada a principios del siglo XVIII es una de las bibliotecas más grandes y antiguas de Europa. Uno de sus edificios, la Radcliff camera,  actualmente una sala de lectura privada, se ha convertido en todo un icono de la ciudad.

La Biblioteca Bodleiana es una de las sedes del copyright británico, por lo que contiene una copia de cada libro publicado bajo este sello, haciendo un total de más de 176 km de estanterías. Puede visitarse pero los grupos se llenan bastante pronto.

Además de la biblioteca, por 1 £ se puede visitar la Divinity School que hace las veces de enfermería en las películas de la saga Harry Potter. Los afortunados que consiguen una plaza para la visita guiada pasan por la biblioteca Duke Humphrey, la que se utilizó como escenario para las adaptaciones de las novelas de J.K. Rowling.

biblioteca-bodleiana-oxford.JPG

– Teatro Sheldonian

Ubicado en Broad Street, una de las calles principales de Oxford, fue construido en 1664 para la universidad, por lo que no es raro que las ceremonias de graduación se celebren en sus instalaciones.

teatro-sheldonian-oxford.JPG

– Edificio Clarendon

Sin abandonar Broad Street no encontramos con este edificio, también propiedad de la Universidad de Oxford y que se construyó en 1711 para albergar la prensa universitaria, aunque en la actualidad se utiliza para labores administrativas.

– Carfax Tower

Situada en el cruce de Cornmarket, Queen, St. Aldate y High Street, su nombre viene del francés carrefour, o sea, cruce de caminos. Es la construcción más alta del centro de Oxford y formaba parte de la Iglesia de St. Martin. Desde sus 23 metros de alto se observan unas bonitas vistas de la ciudad. No hay que dejar de ver su bonito reloj.

reloj-carfax-tower-oxford.JPG

– Saxon Tower

Esta torre, que pertenece a la Iglesia de St. Michael at the North Gate, se encuentra en la confluencia de Cornmarket y High Street y se trata del edificio más antiguo de Oxford, que fue construido entre los años 1000 y 1050.

saxon-tower-london.JPG

– Town Hall

Situado en St. Aldate Street, entre Carfax Tower y el Christ Church College, alberga, además de salas y dependencias administrativas, el museo de la ciudad donde se pueden contemplar algunos de los tesoros de la Universidad de Oxford.

ayuntamiento-oxford.JPG

– Iglesia universitaria de St. Mary the Virgin

Situada entre High Street y la Radcliff camera, fue sede de la universidad en el siglo XIII y posee uno de los campanarios más bonitos de Inglaterra.

El acceso a la iglesia es gratuito y su horario es de 9:00 a 17:00. Para subir a la torre hay que pagar 2 £, eso sí, desde lo alto se obtiene una de las mejores panorámicas de la ciudad.

iglesia-santa-maria-oxford.JPG

– Museo de historia de la ciencia

En Broad Street, muy cerquita del Teatro Sheldonian, podemos visitar el Museo de historia de la ciencia, cuyas colecciones cuentan con multitud de objetos e instrumentos científicos que van desde época medieval hasta el siglo XIX, y es una de las más completas y antiguas del mundo.

El acceso a la colección permanente es gratuito. El horario es de 12:00 a 17:00 de martes a viernes, de 10:00 a 17:00 los sábados y de 14:00 a 17:00 los domingos.

-Iglesia de Santa María Magdalena

Se trata de una pequeña iglesia anglicana situada al comienzo de Broad Street. Fue construida inicialmente de madera en el año 1010 y a lo largo de los años ha tenido varias reconstrucciones hasta llegar a lo que es hoy en día. La iglesia cuenta con un pequeño jardín en cuyo interior hay un viejo cementerio.

iglesia-santa-maria.JPG

iglesia-maria-magdalena-oxford

-Monumento a los mártires

Situado en la calle St.Gile’s y justo enfrente del Balliol College, uno de los mayores de la ciudad. Este monumento de piedra fue diseñado por Sir George Gilbert Scott en 1841 y recuerda la matanza de los mártires de Oxford en el siglo XVI, quienes fueron quemados vivos por sus opiniones religiosas.

monumento-a-los-martires-oxford.JPG

– Castillo de Oxford

Construido en el siglo XI, poco después de la invasión normanda, además de servir como reducto defensivo de la ciudad, albergó los juzgados y la cárcel durante la Edad Moderna así como la “Prisión de su majestad en Oxford” hasta 1996. Desde entonces se ha rehabilitado para fines turísticos e incluye un complejo hotelero en el que las celdas se utilizan como habitaciones.

– New College Lane

En esta callecita que se encuentra muy cerca del Teatro Sheldonian, se encuentra en famoso “Puente de los suspiros” de Oxford, apodado así debido a su parecido con el puente de Rialto, que se encuentra en Venecia.

Su nombre real es Hertford Bridge y fue construido en 1914 para comunicar dos edificios del Hertford college por encima de la calle New College Lane. Desde entonces es uno de los puntos de la ciudad que ningún turista se pierde.

new-college-lane-puente-suspiros-oxford.JPG

Si os sobra algo de tiempo o vais a pasar más de un día en Oxford podéis aprovechar para visitar el jardín botánico de la universidad donde Lewis Carroll o J.R.R. Tolkien buscaban a menudo su inspiración, o tomar algo en el pub Eagle and Child donde se reunía el famoso grupo literario Inklings al que ambos escritores pertenecían.

Visitar Oxford es una de las actividades más recomendables si te encuentras pasando unos días en Londres. Para llegar a Oxford desde la capital británica hay que coger el tren con destino a esta ciudad en la estación de Paddington, con una frecuencia de entre 10 y 15 minutos, y tarda aproximadamente una hora en llegar a su destino.

Una buena opción, es contratar una excursión desde Londres para conocer Londres. Una de las mejores que he visto es esta que os pongo aquí, que se realiza en español, te llevan en autobús en donde además de Oxford, se conoce Stratford, el lugar de nacimiento de Shakespeare.Si

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.