Jamestown y Columbia, los pueblos de la fiebre del oro de California

Son muchas las películas del salvaje oeste en las que se habla de los pueblos de la fiebre del oro, un tema muy recurrente del cine western y que en su día hizo perder la cabeza a muchas personas.

La fiebre del oro fue un fenómeno que tuvo lugar en California a mediados del siglo XIX. Se inició con el descubrimiento de minas de oro en la zona de Sutter’s Mill y durante un poco más de una década atrajo a miles de personas en un fenómeno de inmigración masiva con el objetivo de hacer grandes fortunas, aunque no todos lo consiguieron. Gracias a este fenómeno ciudades como San Francisco, que eran simples aldeas comenzaron un desarrollo imparable que continuaría a lo largo del siglo XX.

Estos buscadores de oro son los conocidos como Forty-niners nombre que viene del año 1849, en el que hombres de todo el país e incluso de todo el mundo, viajaron a las tierras de California para buscar oro en las minas y realizar el conocido proceso del cribado para separar las pepitas de oro de la grava.

pueblos-fiebre-oro-estados-unidos.JPG

Muchos de los lugares donde en su día se agolpaban los mineros, se han convertido hoy en pueblos fantasma como Bodie o Calico, pero otros han seguido vivos hasta nuestros días y visitarlos es una oportunidad única para viajar a las películas de vaqueros. Es el caso de Jamestown y Columbia, dos de los pueblos de la fiebre del oro y que son además paradas más que recomendables en una ruta por la costa oeste.

Jamestown

jamestown-pueblo-fiebre-oro-california.JPG

Unos pocos meses antes del famoso descubrimiento de oro en Sutter’s Mill, un hombre de Oregón llamado Benjamin Wood descubrió oro en Woods Creek, a tan solo una milla de Jamestown. Esta localidad recibió su nombre de George F. James, un hombre de San Francisco que montó una tienda para vender comida y herramientas a los mineros y quien fue también el primer alcalde del pueblo.

jamestown-pueblo-fiebre-oro-california.JPG

Cuando pasó la fiebre del oro se descubrieron minas de cuarzo dorado, unas de las más grandes y que permaneció en activo hasta 1993 gracias, en parte, al Sierra Railway, que transportaba las mercancías al área de la bahía donde extraían el oro. Este desarrollo hizo que Jamestown no entrara en declive como ocurrió con otras localidades.

jamestown-pueblo-fiebre-oro-california.JPG

Aunque Jamestown sufrió un incendió en 1996, todavía se conservan muchos edificios en su calle mayor (Main Street) y se pueden recorrer algunos escenarios de las películas y series que fueron rodadas allí. Títulos como Regreso al futuro III (Robert Zemeckis, 1990), La Casa de la Pradera (Michael Landon, 1974-1983), Bonanza (Daniel Dortort, 1959-1973) o Siete novias para siete hermanos (Stonley Donen, 1954).

Lo mejor para descubrir Jamestown es pasear por su calle principal y después acercarse al Railway 1897 State Historic Parc, donde se conservan las locomotoras de vapor y los vagones del Sierra Railroad. Si tienes suerte, durante los fines de semana a las 10:30, 12:00, 13:30 y 15:00 y sale un tren que hace un recorrido de unos 45 minutos por los alrededores y por un precio de 15$. Una opción muy interesante para sumergirse en la historia de los pueblos de la fiebre del oro.

railway-1897-jamestown.JPGrailway-1897-jamestown.JPG

Columbia

columbia-fiebre-oro.JPG

Columbia fue, durante los años de auge del oro, uno de los llamados pueblos de la fiebre del oro más importantes de la zona. Cuando el oro se agotó en este área, en la década de 1850, muchos de los campamentos quedaron deshabitados. Aunque parecía destinado a convertirse en otro pueblo fantasma, la ciudad se mantuvo, además, prácticamente intacta, hasta 1945, cuando fue declarada monumento histórico por el estado de California.

columbia-california.JPG

carreta-oeste-columbia.JPG

Hoy, la mayoría de sus edificios conservan su forma original y están prohibidos los coches en su interior. Paseando por sus calles es inevitable pensar que uno está en una peli de John Wayne y es que hasta los guías y trabajadores del monumento van vestidos de época.

vaquero-columbia-california.JPG

Alguna de las actividades que se pueden realizar son el cribado de oro y los paseos en diligencia. Por supuesto, cuenta también con tiendas donde comprar productos y recuerdos ambientados en la época o probar un refresco de zarzaparrilla.

buscadores-oro-columbia.JPG

El interior de algunos edificios recoge utensilios de la época, como la casa del dentista o la oficina de Well’s Fargo, pero también la sede de los masones o la oficina de correos. La verdad es que es un lugar más que recomendable, un auténtico viaje al pasado.

wells-fargo-columbia1.JPG

Hay visitas guiadas gratuitas todos los fines de semana a las 11:00 y todos los días a la misma hora desde mediados de junio a principios de septiembre. Estas visitas salen desde el museo y son una oportunidad de conocer la historia de la que fue la segunda ciudad más grande de la época de la fiebre del oro.

medicinas-farmacia-antigua.JPG

Además estas paradas están muy cerca de otros lugares de interés en la costa oeste de Estados Unidos. En nuestra ruta por la Costa Oeste, aprovechamos para visitar los pueblos de la fiebre del oro de Jamestown y Columbia de camino al parque nacional de Yosemite, otro de los puntos que no puedes dejar de visitar en una ruta por la costa oeste.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

2 respuestas a Jamestown y Columbia, los pueblos de la fiebre del oro de California

  1. Helena Sagarra Gard dijo:

    Me ha encantado el artículo y los consejos para visitar Jamestown,Columbia,muchas gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.