Visita a las cuevas de Urdax

Urdax es un pequeño municipio perteneciente a la comarca del Baztán y muy próximo a la frontera con Francia. Supera por poco los 300 habitantes, pero lo cierto es que cuenta con varios atractivos turísticos y visitas interesantes que ver. Un claro ejemplo de ello es el Monasterio y su espectacular claustro, el único monasterio que la orden premostratense fundó en el Reino de Navarra, pero sin duda, la visita estrella de esta localidad son las conocidas como Cuevas de Urdax, a las afueras del pueblo.

Visita a las Cuevas de Urdax

Las Cuevas de Urdax son conocidas también con el nombre de Cuevas de Ikarburu. Se trata de una cueva llena de estalagmitas y estalactitas creada hace cientos de miles de años como consecuencia de la erosión provocada por el paso del rio Urtxume.

Durante la visita a las cuevas de Urdax se recorren sus galerias mediante visita guiada, contemplando los distintos recovecos y las formaciones que la erosión ha ido creando con el paso de los años en la cueva. Además, se escuchan distintas historias sobre la gente que utilizó estas cuevas como refugio en algunos casos, y para esconderse en otros muchos. No nos olvidemos que la cercanía de las cuevas de Urdax con la frontera francesa hicieron de estas cuevas un buen refugio para contrabandistas y pequeños delincuentes de la zona.

Pero la máxima curiosidad y uno de los grandes secretos que esconden estas cuevas es que, según cuenta la leyenda local, estas cuevas fueron el refugio de las lamias, unos seres mitológicos que vivían cerca del agua. Estas podían ayudarte o por el contrario, estropearte el día, y cuyas voces aún parecen escucharse en los ecos del arroyo que discurre por el interior de las cuevas de Urdax.

Las única manera de hacer la visita a las Cuevas de Urdax es mediante visita guiada. Las visitas tienen una duración aproximada de 40 minutos, y se hacen en grupos reducidos en la compañía de un experto quien va explicando las curiosidades de la cueva. Normalmente no se permiten las fotografías hasta el final de la visita, cuando tras la última explicación se deja un tiempo para tomar fotos, ya que la visita a la cueva de Urdax está marcada por el encendido y apagado de las luces que alumbran las distintas salas.

En cuento a la temperatura en el interior de la cueva, hace más fresco que en el exterior. Hubo gente que se puso la chaqueta (en Agosto), aunque otros como yo, estuvimos en manga corta. Así que la ropa dependerá de lo friolero que uno sea. Por cierto que en temporada alta, recomiendo comprar las entradas de las Cuevas de Urdax online para asegurarse la visita, sobre todo si estás haciendo una ruta por el Baztán y no quieres perderte la visita a estas cuevas.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

2 respuestas a Visita a las cuevas de Urdax

  1. No las conocía siempre aprende uno de tu blog. Saludos viajeros !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.