Visitar el Coliseo. Historia y curiosidades del símbolo de Roma

Uno de los monumentos, por no decir el más emblemático de la ciudad de Roma es el Coliseo, que con sus 2000 años de historia a las espaldas se ha ganado a pulso el ser el símbolo de la cuidad eterna. Por eso mismo, todo viaje a Roma debe incluir en su agenda el visitar el Coliseo, punto importante de la ciudad y en torno al cual se desarrolla la misma.

A lo largo de esta entrada descubriremos parte de la historia y las curiosidades del Coliseo, un ejemplo de arquitectura romana envidiable  y escenario de los espectáculos de la época para el jolgorio y divertimento del pueblo de Roma.

P1530976.JPG

Aunque ha pasado a la historia como el Coliseo, su nombre oficial es el de Anfiteatro Flavio. Se cree que el nombre de Coliseo puedo venir por la colocación en sus alrededores del Coloso de Nerón, una escultura colosal en bronce dorado que se encontraba en la entrada de la Domus Aurea y que representaba al emperador Nerón con la cabeza rodeada de rayos de sol.

Fue el emperador Vespasiano quien decidió construir el primer anfiteatro estable de Roma. Las obras se iniciaron en el año 72 y fue inaugurado en el año 80 por el emperador Tito. Para estrenarlo se organizaron nada más y nada menos que 100 días de juegos en los que murieron más de 2000 gladiadores. Pero los espectáculos debían estar a la altura del que era, en ese momento, el anfiteatro más grande de todo el Imperio Romano.

P1540070.JPG

En el Coliseo, que tenía capacidad para unos 50.000 espectadores se celebraban todo tipo de espectáculos, y todo ellos gratuitos para los ciudadanos de Roma ya que eran los magistrados quienes sufragaban los costes como parte de su campaña electoral. Había 80 puertas de acceso y, una vez en su interior, los ciudadanos de Roma se sentaban en función de su estatus social, más cerca de la arena los políticos y patricios y, conforme se ascendía en las gradas, bajaba el nivel adquisitivo de los espectadores.

Los espectáculos solían durar entre tres y seis días y los había de todo tipo, pero con un denominador común: la sangre. Los más habituales eran las luchas entre fieras, animales salvajes (fundamentalmente carnívoros africanos) que eran traídos desde todos los rincones del imperio y azuzados para pelearse ante la mirada de los espectadores. También se celebraban las cacerías o venationes en las que los guerreros capturaban y mataban todo tipo de animales.

P1540016.JPG

Sin embargo, las luchas entre gladiadores eran uno de los espectáculos más vitoreados. En ellos se daban cita los condenados a muerte que salían entre los gritos del público y saludaban al patrocinador de los juegos antes de iniciar la lucha, de la que, algunos pocos, salían con vida e incluso se les podía llegar a perdonar, si hacían un combate realmente extraordinario.

También podían celebrarse espectáculos navales, las conocidas como naumaquias, aunque solo se documentaron las realizadas en los juegos de Tito, para la inauguración del Coliseo. Para estos espectáculos, se desmontaba la arena y se llenaban las estructuras de agua mediante complejos sistemas de canalizaciones y obras de ingeniería, pero ya se sabe que los romanos fueron, en ese sentido, unos revolucionarios.

Como era habitual en este tipo de construcciones, había complejos sistemas de poleas en las estructuras subterráneas para almacenar a las bestias y subirlas a la arena además de un sistema que permitía desplegar una lona que protegía a los espectadores del sol.

P1540048.JPG

El Coliseo permanecío en activo durante más de 500 años, ya que los últimos juegos de la historia se celebraron en el siglo VI. A partir de entonces su suerte ha sido variable. En un momento llegó a convertirse en un barrio mas de Roma ya que se han encontrado diversos restos arqueológicos que confirman la existencia de una especie de barrio en las estructuras que quedaban bajo la arena.

P1540069.JPG

Además, durante la Edad Media fue utilizado, al igual que muchas otras construcciones romanas, como cantera, reutilizando sus materiales para la construcción de otros edificios. En los siglos XI y XII, la familia Frangipane mandó convertirlo en una fortaleza, debido a su estratégica localización y un poco más tarde, en el siglo XIV, un terremoto provocó que se derrumbara parte de la fachada sur.

Durante la Contrarreforma se convirtió en un símbolo para los católicos ya que entre los gladiadores y condenados a muerte que se enfrentaban en el Coliseo había muchos cristianos. El Papa Benedicto XIV frenó el expolio y la destrucción del Coliseo convirtiéndolo en símbolo de la Pasión e instaurando la tradición del Vía Crucis que todavía hoy se celebra cada viernes santo.

No fue hasta la unificación de Italia, en 1870 cuando se convierte en un verdadero símbolo, reforzado un poco más tarde por la búsqueda de legitimación del régimen fascista de Mussolini. Aunque, sin duda, será el turismo, el que acabe de relanzar el símbolo de la ciudad eterna. Hoy en día lo visitan cada año 6 millones de turistas y desde 2007 el Coliseo de Roma es una de las 7 Maravillas del mundo moderno.

P1540082.JPG

Para evitar las colas a la hora de visitar el Coliseo, lo mejor es comprar la entrada combinada para los monumentos romanos en el Foro o el Palatino, donde se organizan muchas menos filas de turistas. Una vez en el Coliseo, solo tendrás que pasar por la fila de acceso con entradas, mucho más fluida. Sin embargo, si quieres enterarte a fondo de la historia del Coliseo, así como la del Foro y el Palatino, te recomendamos hacer una visita guiada en español por estos sitios. Existe una visita guiada en español por todos estos sitios, que puede contratarse aquí. 

Además, existe la opción de que la visita guiada en español incluya el bajar a la arena del Coliseo, en cuyo caso hay que contratarla aquí.

El horario para visitar el Coliseo es, todos los días, desde las 8:30 hasta una hora antes de la puesta de sol. El precio del ticket combinado para el Coliseo, el Foro y el Palatino es de 12€ (en taquilla, por Internet es más caro). Los ciudadanos europeos menores de 24 años pagan 7,50€ y los menores de 17 años entran gratis.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.