Roma: Visita a los principales monumentos de época romana

Una de las principales atracciones turísticas de Roma es la visita a los principales monumentos de época romana y aunque muchos de ellos pueden verse desde la Via del Fiori Imperiali, merece la pena adquirir las entradas y recorrer por el interior alguno de ellos. Sin duda, los más impresionantes y que no te puedes perder por nada del mundo son el Foro Romano, el Coliseo y el Palatino.

En este post te contamos cómo adquirir las entradas para evitar las filas y qué es lo que no te puedes perder en el interior de cada uno de los monumentos.

Para evitar las filas hay varias opciones: reservar una visita guiada, comprar las entradas por Internet, aunque lleva un sobrecoste de uno 4€, o comenzar la visita comprando el ticket combinado en el Palatino, donde hay mucha menos afluencia de público. El acceso al Palatino se encuentra en la via de San Gregorio 30.

El Palatino

El monte Palatino es una de las siete colinas de Roma y en la que según la leyenda se encuentra la cueva donde la loba Luperca cuidó de Rómulo y Remo. Después decidieron fundar una ciudad a orillas del río, pero como no se ponían de acuerdo, Rómulo mató a su hermano y fundó la ciudad de Roma. También fue el lugar elegido por la alta sociedad de época republicana para construir sus palacios, por lo que es un lugar con numerosos restos de la Antigüedad.

P1530686.JPG

Entre ellos destaca la Domus Flavia, el palacio del emperador Domiciano junto a su hipódromo, las casas de Livia y de Augusto, esta última en dos niveles y con gran parte de los frescos y mosaicos que la decoraban y los Jardines Farnesianos, una obra del siglo XVI en cuyas terrazas se puede disfrutar de unas bonitas vistas sobre el Foro Romano.

P1530720.JPG

Foro Romano

Es una de las visitas imprescindibles de Roma. Situado junto al Palatino, era el epicentro de la vida pública y religiosa de la Antigua Roma, y aunque siempre se ha conocido su ubicación, no fue hasta el siglo XX cuando comenzó a excavarse. En él se construyó uno de los primeros sistemas de alcantarillado del mundo en el siglo IV a.C. y a ambos lados de la Via Sacra, la calle que lo recorre, hay numerosos monumentos interesantes.

P1530804.JPG

El Arco Tito es un gran arco de triunfo construido poco después de la muerte del emperador, en torno al año 80 d.C. y en sus relieves se conmemora la victoria del Imperio sobre Jerusalén. Justo en el otro extremo del Foro se encuentra el Arco de Septimio Severo esta vez conmemorando la victoria del emperador y sus hijos sobre los partos.

La Basílica de Majencio es otra de las estructura más imponentes del Foro Romano. En la Antigüedad era un edificio dedicado a la justicia y los asuntos comerciales, pero todavía podemos contemplar los arcos de la nave lateral para hacernos una idea de sus inmensas dimensiones ya que tan solo está en pie la tercera parte de lo que fue.

La Casa de las Vestales era el lugar donde vivían las sacerdotisas de Roma, encargadas del buen destino de la ciudad y que debían mantener las ofrendas en los templos y encendido el fuego del Templo de Vesta. Vivían en el Foro sometidas a un estricto régimen de obediencia y castidad desde que el Pontifex Maximus las elegía con entre 6 y 10 años de edad.

En el Foro Romano también se conservan numerosos templos, algunos reutilizados en siglos posteriores, como el Templo de Antonio y Faustina, que después fue la Iglesia de San Lorenzo in Miranda o el Templo de Rómulo que el Papa Félix V convirtió en la Iglesia de los Santos Cosme y Damián.

P1530858.JPG

Más fieles a la Antigüedad, se conservan el Templo de César, el Templo de Castor y Pólux, los dioscuros, de que tan solo quedan en pie tres columnas corintias pero que es todo un símbolo de la ciudad, o el Templo de Julio César, encargado por su hijo Augusto en el 29 a.C., conmemora el lugar en el que fue incinerado.

Tampoco hay que perderse en la visita al Foro Romano los restos de la Basílica Julia, ya que aunque de ella solo sobrevive la base de los pilares, podemos hacernos una buena idea de su planta.

El Coliseo

Es uno de los monumentos más visitados de Roma, icono y emblema de la ciudad y con bastante aglomeración de visitantes en los accesos. Si llevamos el ticket previamente adquirido en las taquillas del Foro o del Palatino, no tendremos que hacer fila y accederemos directamente al control de seguridad.

Este edificio es, en realidad, el Anfiteatro Flavio, y fue inaugurado en el año 80 d.C. bajo el mandato del emperador Tito que con el lema “Pan et Circus” ordenó 100 días de juegos en los que participaron más de 2000 gladiadores, animales exóticos y se realizaron recreaciones de batallas. Posteriormente bajo el mandato de Nerón, el Coliseo se inundaba para recrear las naumaquias o batallas navales.

P1540075.JPG

Impresiona el conjunto de estructuras que se conservan bajo la arena y las gradas que han sobrevivido 2000 años en pie y que permitían a unas 60000 personas (aproximadamente el aforo del campo de Mestalla) disfrutar de los juegos. Se sabe que tenía hasta un sistema de lonas y toldos para proteger a los espectadores del sol. Todo un alarde de la capacidad de los romanos para las grandes obras de ingeniería.

P1540002.JPG

La entrada combinada para los tres monumentos, Foro Romano, Coliseo y Palatino, tiene un precio de 12€ en taquilla y de 16€ si se compran por Internet. El horario de visita varía a lo largo del año ya que se pueden visitar todos los días (salvo el 1 de enero y el 25 de diciembre) desde las 8.30 hasta una hora antes de la puesta de sol. Eso si, las visitas son realizan por libre y sin explicaciones. Si por el contrario, prefieres una visita guiada donde te expliquen todo en castellano, nuestra recomendación es que las reserves en esta página.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.