Visita al museo de l’Orangerie, la casa de los nenúfares de Monet

Uno de los aspectos que más turistas atrae a París es su pasado bohemio, sus cafés y los artistas impresionistas que sacaron la versión más conocida de la ciudad de las luces y la hicieron conocida en todo el mundo y es que no podemos olvidarnos de que París fue la capital del arte hasta mediados del siglo XX. En este post os hablamos del Museo de l’Orangerie, uno de los museos más pequeños de la capital francesa pero que esconde una de las obras maestras de la historia en su interior, los nenúfares de Monet.

El edificio en el que se aloja el Museo de l’Orangerie no siempre ha albergado obras de arte. De hecho, fue construido en 1852 para resguardar durante los meses de invierno los naranjos que decoraban los jardines de las Tullerías.

No fue hasta la década de 1930 cuando se comenzaron a celebrar en él exposiciones temporales, bajo la dirección del Museo del Louvre. Será con las donaciones de Jean Walter y Paul Guillaume cuando el Museo de l’Orangerie se desvincula del Louvre. Hoy en día, y desde 2010, el Museo de l’Orangerie está vinculado al Museo d’Orsay, con el que comparte la temática de sus colecciones pictóricas, dedicadas a los siglos XIX y principios del siglo XX.

cuadro-orangerie-paris-exposicion.JPG

Así pues, el Museo de l’Orangerie alberga un conjunto de obras de la colección Jean Walter y Paul Guillaume, compuesta por obras de Auguste Renoir, Paul Cézanne, Paul Gauguin, Monet y Sisley así como de algunos autores del siglo XX como Pablo Picasso, Henry Matisse, Amadeo Modigliani o Derain.

cuadro-exposicion-orangerie-paris.JPG

cuadro-orangerie-paris.JPG

Pero, sin ninguna duda, la estrella de la colección del Museo de l’Orangerie, son los Nenúfares de Claude Monet, un ciclo pictórico que mantuvo ocupado al artista durante más de tres décadas, hasta su muerte en 1926 y que se ha convertido sin duda en una de las obras más representativas del artista.

nenufares-monet-orangerie-paris.JPG

Este conjunto de pintura está inspirado en el jardín acuático que Monet poseía en su finca de Giverny, en Normandía. Poco después de su muerte, en 1927, estos grandes lienzos ya podían visitarse en el Museo de l’Orangerie y es que el artista los donó al estado francés justo al día siguiente de firmarse el armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

La composición se realizó según los desees de Claude Monet, quien dejó por escrito que las pinturas debían situarse en dos salas ovales, con iluminación natural y formando el símbolo del infinito, ya que la obra de Monet quiere evocar un ciclo de luz diurna completo sobre los nenúfares. Está claro que a un genio como Monet no se le podía escapar ni el más mínimo detalle.

nenufares-monet-orangerie-paris.JPGnenufares-monet-paris-orangerie.JPG

La verdad es que es una maravilla poder contemplar de cerca estas obras, los cuidados detalles, la gama de colores y cómo los impresionistas consiguieron captar tan bien a través de la pintura las diferentes gamas cromáticas de la luz en los diferentes momentos del día. Por cierto, seguramente que los amantes del cine recuerden haber visto estas obras en la gran pantalla, y es que en el museo de L’Orangerie se han rodado algunas escenas de Midnight in París, la  famosa película de Woody Allen.

nenufares-monet-orangerie-paris.JPG

Pese a su reducido tamaño, el Museo de l’Orangerie recibe muchísimos visitantes cada año, la mayoría de ellos atraídos por la obra de Monet, que a tantos nos ha cautivado.  El Museo de l’Orangerie se puede visitar de miércoles a lunes, de 9:00 a 18:00. La tarifa de entrada es de 9€ pero es gratis para los menores de 18 años, estudiantes de la Unión Europea hasta 25 años, el primer domingo de mes y para los portadores de la París Pass y la París Museum Pass. Si te interesa, que sepas que puedes comprar estas tarjetas aquí.

exposicion-orangerie-paris.JPG

Para completar la visita y conocer a fondo toda la obra de Claude Monet, no hay que perderse su casa de Giverny donde se pueden visitar los jardines que lo inspiraron a crear sus famosos Nenúfares.

En el Museo d’Orsay, situado en la antigua estación d’Orsay, se pueden ver también muchas de las obras de este genio del impresionismo, además de ser uno de los «miradores improvisados» más bonitos de París.

Consejo importante: Si vas a visitar París, sin duda te aconsejo adquirir la tarjeta París City Pass, pues además de que incluye algunas de las entradas de los principales monumentos de París, te incluye el transfer desde el aeropuerto hasta tu hotel y te ofrece descuento en un montón de atracciones más. Aquí puedes ver más información sobre ella y si te interesa adquirirla.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.