Visitar la Acrópolis de Atenas

Todo el que llega a Atenas tiene un objetivo marcado a fuego en su itinerario: visitar la Acrópolis de la ciudad. Y es que la acrópolis, que significa “roca sagrada”, es el punto más alto de la ciudad de Atenas y el recinto sagrado de la antigua ciudad de Atenas. Declarado Patrimonio de la  Humanidad en 1987, es, sin ninguna duda, uno de los monumentos de época griega más famosos de todo el mundo.

La verdad es que Atenas era el centro administrativo, intelectual y religioso de la Antigua Grecia, por lo que debía tener un recinto sagrado en consonancia con el estatus de la polis. Sin embargo, la ciudad de Atenas había sido destrozada por los ataques y saqueos de los persas en el 480 a.C. Es en este momento, en el siglo V a.C. cuando, la ciudad va a resurgir de sus cenizas y se va a iniciar la época dorada de Atenas bajo el gobierno de Pericles.

vistas-acropolis-atenas.JPG

Lo cierto es que Pericles tiró de contactos y de desviación de fondos públicos para reconstruir la ciudad así que, de algún modo, es gracias a sus pequeñas corruptelas, que hoy podemos disfrutar de estos monumentos. Pericles encargó al gran maestro Fidias la dirección de las obras y este mandó llamar un grupo de grandes artistas para dar forma a la acrópolis de Atenas tal y como hoy la conocemos.

Estos son algunos de los templos y monumentos que encontramos en nuestra visita a la Acrópolis de Atenas.

-Propíleos

Construidos por arquitecto Mnesides, constituyen la entrada monumental al recinto sagrado. Están formados por dos edificios, uno a cada lado y un pórtico con una vía más ancha en el centro por la que tenemos que imaginar las procesiones de las panateneas, las que se realizaban en honor a la diosa Atenea, protectora de la ciudad de Atenas.

propileos-acropolis-atenas.JPG

Además, y según fuentes de la época, en una de las alas se albergaba una pinacoteca con pinturas de temática religiosa. El edificio es muy novedoso ya que, además de salvar con éxito el fuerte desnivel que hay en la colina, en él se combinan por primera vez columnas de dos estilos: dórico y jónico.

propileos-acropolis-atenas-grecia.JPG

-Templo de Atenea Niké

Construido en el siglo V a.C. para conmemorar la victoria de la ciudad de Atenas sobre los persas, el templo, obra del arquitecto Calícrates, está dedicado al la diosa Atenea victoriosa. Y es que Niké en griego significa “victoria” de ahí que la famosa marca de ropa deportiva lleve ese nombre.

El templo está situado en uno de los laterales de los propíleos y en su interior se custodiaba una escultura de la diosa Atenea a la que cortaron las alas para que nunca jamás abandonara a la ciudad de Atenas.

templo-atenea-nike-acropolis-atenas.JPG

En la Acrópolis de Atenas, y nada más cruzar los propíleos tenemos que imaginarnos una impresionante estatua de Atenea Promakos en bronce, de unos 15 metros de altura, realizada por Fidias y que representaba a la diosa en actitud de combate.

-Partenón

Puede que sea el templo más famoso del mundo, pero su imagen actual dista mucho de cómo debemos imaginárnoslo si queremos, aunque sea mentalmente, viajar en el tiempo a la Antigua Grecia. Elimina todas las grúas y andamios que lo rodean, añádele los relieves de su friso que hoy se exhiben en el Museo de la Acrópolis y otra buena parte de ellos en el British Museum e imagínatelo todo pintado de colores vivos como azul, rojo o amarillo; porque sí, aunque no se ha conservado la policromía, los griegos acostumbraban a pintar todos sus edificios de estos colores.

partenon-atenas.JPG

En el interior del Partenón se encontraba otra escultura de Atenea, obra de Fidias, realizada en oro y marfil y que representaba a la diosa armada sosteniendo una victoria alada en una de sus manos. Tardó tan solo cinco años en construirse pero constituye la imagen de la perfección y, aunque se encuentre bastante deteriorado, la sensación de estar frente a este monumento es, simplemente indescriptible.

partenon-acropolis-atenas.JPG

-Erecteion

Se trata del templo más sagrado de todo el conjunto de la Acrópolis de Atenas ya que está construido sobre el lugar en el que, según la leyenda, se enfrentaron Poseidón y Atenea para poseer la ciudad. Atenea ganó la batalla e hizo florecer un olivo que regaló a la ciudad.

erecteion-atenas-acropolis.JPG

Puede que lo más famoso de este templo sea el pórtico de las cariátiades cuyos originales todavía se conservan expuestos en el Museo de la Acrópolis. Además no hay que olvidarse de echar un vistazo a las vistas que, desde la colina sagrada de la Acrópolis de Atenas se tienen del resto de la ciudad.

erecteion-acropolis-atenas.JPG

A la salida podéis aprovechar para visitar el resto de monumentos de la colina como el Teatro de Dionisio, que llegó a ser uno de los teatros más grades del mundo griego con capacidad para 17.000 espectadores; así como el Odeón de Herodes Ático, concebido en época romana, todavía hoy se utilizar para llevar a cabo representaciones musicales.

odeon-herodes-atico-acropolis-atenas.JPG

Datos útiles para visitar la Acrópolis de Atenas

  • Madrugar es una muy buena idea. Las taquillas abren a las 8:00 y te recomendamos que estés ahí para evitar las largas filas y aglomeraciones que se forman a partir de las 10:00 o las 11:00 de la mañana, sobre todo con la llegada de los cruceristas.
  • Cuidado con los resbalones. Hablamos de piedras que llevan ahí más de 2500 años así que lo de los resbalones es algo a tener muy en cuenta. Durante nuestra visita vimos unos cuantos así que, además de llevar gorra, agua y protector solar, presta atención a tu calzado. Nos lo agradecerás.
  • El horario de visita es de 8:00 a 19:00 de abril a octubre y de 8:00 a 15:00 de noviembre a marzo.
  • En cuanto a la entrada, hay diferentes opciones pero nosotros recomendamos comprar el ticket combinado que por 30€ te permite el acceso a 7 monumentos. Además los domingos es gratis y los estudiantes de la Unión Europea tienen también acceso gratuito.

Además, si quieres a fondo visitar la Acrópolis de Atenas te recomendamos que eches un vistazo a las visitas guiadas. El tour de Atenas para cruceristas es una opción estupenda para aquellos que tienen muy poco tiempo para ver Atenas pero no se quieren perder lo esencial.

vista-acropolis-atenas.JPG

La visita a la Acrópolis también se incluye en esta otra visita guiada por Atenas. Y para los que quieren conocer a fondo la Acrópolis de Atenas y el Museo de la Acrópolis, esta otra visita guiada combinada es la mejor opción.

Por último, al caer el día no olvidéis buscar las vistas del atardecer sobre la Acrópolis, las que se obtienen desde la cima del monte Licabeto son unas de las más famosas y, aunque suele haber bastante gente, merece, y mucho, la pena.

vista-acropolis-desde-monte-licabeto.JPG

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.