Hundertwasserhaus, la casa de colores de Viena

Casas en Viena hay muchas, si, pero pocas tan originales como la Hundertwasserhaus, la obra de un artista austriaco que recuerda mucho en sus edificios al genial Gaudí. Y es que la Hundertwasserhaus, la casa de colores de Viena, un edificio residencial la mar de curioso no deja indiferente a nadie, convirtiéndose por motivos propios en una de las visitas más singulares de Viena.

El edificio de la Hundertwasserhaus

La Hundertwasserhaus fue construida entre los años 1983 y 1985 y como no podía ser de otra manera, lleva el hombre de su autor, Friedensreich Hundertwasser, quien junto al arquitecto Joseph Krawrina, estructuró el edificio.

Si hay algo que destaca de la Hundertwasserhaus de Viena es sin duda su fachada. De estructura irregular, enseguida uno se da cuenta del poco sentido e importancia de las líneas en el edificio. Además claro está de sus colores. Y es que la fachada está adornada con multitud de colores distintos, lo que le da a la casa un ambiente rocambolesco e incluso infantil. Llama la atención también, la importancia de la vegetación. Y es que son muchos los árboles que asoman del edificio y que se mezclan con balcones, ventanas, decorando parte de la fachada como un elemento de diseño más. Un tipo de edificación que particularmente me recuerda mucho a las de Les Grottes, el famoso barrio pitufo de Ginebra, en Suiza.

La pena es que la Hundertwasserhaus no es visitable por dentro. Al fin y al cabo se trata de un edificio residencial de viviendas, por lo que tendremos que conformarnos por verla por fuera, que en el fondo, es donde está la gracia. Eso si, muy cerca de allí se encuentra la conocida como Hundertwasser Village, edificada pocos años más tarde, entre 1990 y 1991, y en donde se creo un espacio del mismo estilo que recoge diversos locales, negocios, y donde hay una plazoleta con bares, todo rodeado del estilo característico de estos curiosos edificios de Hundertwasser.

En el número 13 de la Untere Weißgerberstraße encontraréis también la Kunst Haus, una antigua fábrica de madera que Hundertwasser adquirió y remodeló con su estilo y en donde hoy podemos encontrar diferentes exposiciones del autor, sirviendo a modo de museo. Se encuentra muy cerca de la Hundertwasserhouse, por lo que puede visitarse todo perfectamente en un rato. Para los amantes de los diseños curiosos, merece la pena.

Si os gusta este artista y tenéis curiosidad por sus obras, sabed que también en Viena podéis ver la central de calefacción a distancia Spittelau, cuyo diseño también es de él.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.