San Carlo alle Quattro Fontane, la joya barroca de Roma

La iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane, también conocida cariñosamente como San Carlino debido a sus pequeñas dimensiones, es una de las joyas del barroco que esconde entre sus calles la ciudad de Roma.

Enclavada en un pequeño solar en el barrio del Quirinal, fue la primera iglesia que diseñó en su totalidad Francesco Borromini, sobrino del también arquitecto Carlo Maderno, y que fue uno de los genios de la arquitectura barroca. No en vano, esta iglesia está considerada como una de las obras maestras de barroco romano y según las fuentes Borromini controló todos los aspectos de la construcción, desde los planos hasta la decoración del edificio.

Esta iglesia, como su propio nombre indica, está dedicada a San Carlos Borromeo así como a la Santísima Trinidad ya que se trata de una iglesia conventual de la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos.

iglesia-San-Carlo-alle-Quattro-Fontane.JPG

La construcción del edificio tuvo lugar entre 1634 y 1644, aunque la fachada y las decoraciones no se terminaron hasta 1682, por encargo de la Orden de los Trinitarios que buscaban construir un nuevo convento y una capilla en ese lugar en el que, desde 1611 había ya una pequeña capilla. La orden puso dos condiciones, la primera fue el dinero; y es que la orden de los Trinitarios, de origen español no contaba con muchos recursos, ya que acababan de instalarse en la ciudad de Roma hacía tan solo 20 años, por lo que las obras debían ajustarse a un bajo coste. La segunda condición era el espacio y es ahí donde el arquitecto sacó toda su genialidad e ingenio matemático, construyendo en un espacio reducido e irregular una iglesia que, con materiales simples y humildes como el yeso y el estuco e integrando en el edificio una de las fuentes situadas en la esquina del solar, ha pasado a la historia como una de las joyas de la arquitectura del barroco romano.

La cúpula oval de la iglesia barroca de San Carlo alle Quattre Fontane  es única en su especie y posee un sistema de iluminación que resalta la decoración de casetones con distintas formas geométricas y tamaños y que aporta a la iglesia toda la luz que necesita.

cupula-oval-San-Carlo-alle-Quattro-Fontane.JPG

cupula-San-Carlo-alle-Quattro-Fontane.JPG

En su interior una de las capillas está dedicada a cardenal Francisco Berberini, sobrino del Papa Urbano VIII y uno de los mayores benefactores que costearon la construcción del conjunto.

El coqueto claustro es otra maravilla. Con planta rectangular y dos pisos de altura, el arquitecto consigue dar la impresión de que el espacio es mayor variando la distancia entre las columnas e incluye detalles del barroco como la combinación de piezas en varios sentidos y de líneas cóncavas y convexas.

claustro-San-Carlo-alle-Quattro-Fontane.JPG

La fachada de San Carlo alle Quattro Fontane es también un diseño de Borromini, aunque no pudo verla terminada en vida, fue su sobrino Bernardo Castelli quien la dirigió siguiendo los planes de su tío. La fachada resume las características de la arquitectura barroca, con grandes columnas y un diseño ondulante que refleja la teatralidad de este estilo artístico.

fachada-San-Carlo-alle-Quattro-Fontane.JPG

Por último, y aunque son una obra de finales del siglo XVI no hay que perderse las cuatro fuentes que dan nombre a la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane y que se sitúan en las esquinas que forman la Vía delle Quattro Fontante y la Vía del Quirinale. Estas fuentes fueron parte la iniciativa del Papa Sixto V, quien planificó la construcción de un acueducto para llevar hasta algunas zonas de la ciudad de Roma y simbolizan la fidelidad, la fuerza y los Ríos Arno y Tíber.

fuente-San-Carlo-alle-Quattro-Fontane.JPGfuente-San-Carlo-alle-Quattro-Fontane.JPG

El agua que mana de ellas es apta para el consumo, como ocurre en casi todas las fuentes de Roma. De hecho, no es difícil ver a los monjes del convento salir con sus hábitos a recoger agua de la fuente que se encuentra junto a la fachada de la iglesia.

fuente-iglesia-San-Carlo-alle-Quattro-Fontane.JPG

La iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane está situada en el número 23 de la Via del Quirinale y se puede visitar de lunes a viernes de 10:00 a 13:00 y de 15:00 a 18:00, los sábados de 10:00 a 13:00 y los domingos de 12:00 a 13:00.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>