Qué ver y qué hacer en Chambery

Situada en el centro del triángulo que forman Lyon, Ginebra y Grenoble, Chambéry es una ciudad ideal para hacer un alto en una ruta por el este de Francia. Y es que no solo se trata de una ciudad llena de encanto sino que además en un destino con mucha historia y un gran patrimonio, ya que fue la capital y residencia de los Duques de Saboya desde 1232 a 1536 cuando trasladaron la capital a Turín. Como consecuencia de este pasado, hoy la ciudad de Chambéry cuenta con bonitos monumentos, calles con mucho encanto y un montón de curiosidades por descubrir.

La ciudad además, no es demasiado grande, por lo que puede visitarse fácilmente en pocos días. La zona además es perfecta para hacer excursiones, llena de lugares con historia y preciosos rincones naturales donde los Alpes son protagonistas.

Por eso, si decides visitar la ciudad, aquí va una lista con aquellas cosas imprescindibles que ver y que hacer en Chambéry.

– Museo de Bellas artes

Está situado en la Place du Palais de Justice, muy cerquita de la oficina de turismo de Chambéry. En su colección permanente destacan las pinturas italianas de los siglos XIV a XVIII, el fondo más importante de Francia después del que se conserva en el Museo del Louvre; y las obras de la Escuela de Chambéry que datan de finales del siglo XIX y principios del XX.

La entrada a la colección permanente es gratuita y las exposiciones temporales tienen un precio de 5€. Puede visitarse todos los días de 10:00 a 12:00 y de 14:00 a 18:00, salvo los martes y los días festivos que permanece cerrado.

P1130791.JPG

– Rue Basse du Château

Esta es la más famosa de las calles antiguas de Chambéry y una de las que nos recuerda el pasado medieval de la ciudad.

Como su propio nombre indica, esta calle conduce directamente al Castillo de los Duques de Sabooya y en ella, la más antigua de la ciudad, se conserva la última pasarela elevada que construida en madera permitía comunicar varias calles y aprovechar mejor el espacio construido. Merece la pena pasear por esta calle, mirar los escaparates y dejarse invadir por su historia.

P1130429.JPG

– Castillo de los Duques de Saboya

Y es que, como ya hemos comentado, Chambéry fue la capital del Ducado de Saboya durante más de 300 años, por lo que la familia dejó profundamente marcada a la ciudad. El castillo toma como base un edificio construido en el siglo XI pero con multitud de reformas, una de las más importantes fue la construcción de una capilla en el siglo XV destinada a albergar desde 1502 a 1578 la Sábana Santa que actualmente se encuentra en Turín. Es por eso que a este edifico se le conoce como la Santa Capilla. En el siglo XIX se decoró con el estilo típico de la zona el tompe l’oeil o trampantojo, compuesto por unas decoraciones, normalmente en grisalla, que imitan motivos escultóricos o arquitectónicos y que dan aspecto de tridimensionalidad.

P1130474.JPG

También destaca su carillón, uno de los más importantes de Europa.

Lo mejor para visitar el castillo es consultar las visitas guiadas en la oficina de turismo ya que la mayoría de los edificios del castillos albergan diferentes instituciones dela Prefectura y del Consejo General de Saboya por lo que el acceso puede estar restringido.

P1130845.JPG

– Rue de Boigne y fuente de los elefantes

Esta calle debe su nombre al general Benoît de Boigne, uno de los personajes más célebres de Chambéry. Amasó una gran fortuna debido a sus incontables victorias militares e incluso participó en algunas expediciones a la India.Eso sí, al final de su vida decidió invertir parte de esa fortuna en obras benéficas para su ciudad. Esa es la razón por la que esta calle lleva su nombre y la famosa fuente de los elefantes, situada al final de esa calle, fue construida en el siglo XIX en su honor.

11249710954_85fc84d4e1_o.jpg

– Place St. Léger

Está situada en una de las principales arterias comerciales de Chambéry, en pleno casco histórico, por lo que se encuentra siempre animada. Pero no siempre fue así ya que en la Edad Media estaba dividida por un río que posteriormente fue soterrado.

A ambos lados se pueden observar numerosos palacetes de los siglos XVI a XIX y todo su entorno forma parte de la zona protegida debido al valor de su patrimonio arquitectónico.

En la plaza destacan la torre del reloj y dos pequeñas fuentes. Además, desde hace ya algunos años esta zona acoge el mercado de navidad de Chambéry.

P1130541.JPG

– Catedral de San Francisco de Sales

Se trata de un edificio construido en el siglo XV como parte del convento que la orden franciscana fundó en Chambéry. No será hasta el siglo XVIII cuando se creé el obispado y esta iglesia se conviertan en la catedral.

Es en los primeros años del siglo XIX cuando el obispo llama a diversos artistas para embellecerla, furto de ello hoy es la iglesia con mayor superficie pintada en trampantojo de Europa. La verdad es que las pinturas están muy logradas y da la impresión de que hasta el último rincón de la iglesia está cuidadosamente labrado.

Se puede visitar de lunes a sábado de 8:30 a 11:45 y de 15:00 a 18:00 y los domingos de 10:00 a 12:15 y de 14:30 a 20:15.

P1130584.JPG

– Centro de interpretación del a Arquitectura y el Patrimonio

Situado en el Hôtel de Cordon, un edificio del siglo XVI, este centro de interpretación se centra en la difusión de la arquitectura y la evolución histórica de Chambéry a través de maquetas y exposiciones, tanto de técnicas de arquitectura como de los edificios más emblemáticos de la ciudad, que cuenta con un gran patrimonio arquitectónico relacionado, fundamentalmente, con su pasado como capital del ducado de Saboya.

La visita es gratuita y se puede realizar de martes a domingo de 14:00 a 18:00 de septiembre a junio y de 10:00 a 13:00 y de 14:00 a 18:00 de junio a septiembre.

P1130888.JPG

– Les allées

Hasta 91 de estos pasadizos se conservan en el centro histórico de Chambéry, aunque a diferencia de les traboules de Lyon, estas no se encuentran tan bien señalizadas. Se trata de pequeñas calles que se comunican a través de los patios interiores de los palacetes tejiendo un callejero alternativo que da pie a descubrir las maravillas ocultas de la ciudad. Además no hay que tener miedo a perderse ya que la mayoría discurren de forma perpendicular a la place St. Léger por lo que una vez fuera es muy fácil volver a orientarse.

P1130458.JPG

– Carré Curial

Se trata de un antiguo cuartel de época napoleónica compuesto por un gran patio porticado y que hoy se ha convertido en un espacio de ocio y cultura para los habitantes de Chambéry. Junto a él, el Espace Malraux es un auditorio que cuenta con varias salas de espectáculo y la Biblioteca Jean Jacques Rousseau.

P1130730.JPG

Además, quien busque más actividades en los alrededores, puede acercarse a les Charmettes, el lugar donde Rousseau vivió junto a la señora Warren y donde hoy en día hay un museo dedicado a este filósofo y escritor.

Y por supuesto, no hay que dejar de probar las especialidades gastronómicas saboyanas, donde los amantes del queso encontrarán el paraíso. A nosotros, personalmente, nos encantó el reblochon, un queso cremoso pero con mucho sabor y uno de los ingredientes fundamentales de la tartifflete.

Con todo eso, la verdad es que Chambéry resulta una ciudad coqueta y agradable para perderse y disfrutar un par de días de todos sus encantos y animándose a descubrir en sus alrededores ciudades como Lyon, Grenoble, Annecy o incluso pasar a la vecina Suiza.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.