San Valentín en París, Día 3

Nuestro tercer día de San Valentín en París sería sin duda el más completo. Desde primera hora de la mañana recorreriamos la ciudad de un lado a otro con la intención de llegar a ver los máximos rincones de la ciudad.

En lo alto de su colina se encuentra la basílica del Sacre Coeur, de 1870, una de las iglesias más famosas de Francia y desde la cual se observan unas vistas de París preciosas. Además el Sacre Coeur posee una de las campanas más grandes y pesadas del mundo, de 19 toneladas, digna de ser vista. Para subir al Sacre Coeur se puede hacer andando o con un funicular que hay para subir, aunque eso si, pagando un ticket de metro.

basilica-sacre-coeur-paris.JPG

Tras conocer la basílica nuestra siguiente parada era el famoso Moulin Rouge, no muy lejos de allí, así que dimos un pequeño paseo por el Boulevard de Clichy para llegar a verlo y así poder ver también los escaparates del distrito rojo de París, llenos de sex shops y tiendas eróticas, hasta que por fín llegamos al famoso cabaret.

El molino rojo nació a finales del siglo XIX y fue fundado por un catalán y fue uno de los centros del París bohemio y hoy es uno de los símbolos de la noche parisina. Actualmente continua ofreciendo espectáculos que imitan a los que se hacían en el París de época.

moulin-rouge-paris.JPG

Dejando atrás el París bohemio nos dirigimos a los famosos Campos Elíseos con la intención de ver el Arco del triunfo.

arco-triunfo-paris.JPG

El arco fue mandado construir por Napoleón tras su victoria en la batalla de Austerlitz. En él se pueden leer los nombres de las victorias de Napoleón así como los nombres de los generales del imperio francés. Los nombres que aparecen subrayados son los de las personas que murieron en batalla. En el interior del arco hay un museo donde se explica toda su historia. Además es posible subir al arco y contemplar otra de las mejores vistas de París.

vistas-paris-desde-arco-triunfo.JPG

Tras la visita a los Campos Elíseos decidimos pasar nuevamente por Trocadéro para hacernos la típica fotografía con la torre Eiffel, aunque esta vez de día y tras ello, tocaba ver la Ópera de París, una de las instituciones más antíguas de Europa, y tras ella, nos acercamos a las famosas Galerias Lafayette, uno de los centros de compras más exclusivos del mundo.

galerias-lafayette-paris.JPG

 

La siguiente parada era la Madeleine, una iglesia con forma de templo griego mandada construir por Napoleón siguiendo el modelo de la Maison Carrée de Nimes.

madeleine-paris

Tras ver la Madeleine seguiríamos caminando por las calles de París dirección al jardín de las Tullerias, aunque antes tendríamos la oportunidad de ver dos de las más míticas plazas parisinas: Place Vendôme y Place de la Concorde.

Place Vendôme es un amplio conjunto arquitectónico de tiempos de Luis XIV en cuyo centro se encuentra una columna con la figura de Napoleón. La zona, se ha rodeado de gran lujo, con multitud de escaparates de joyerías y tiendas de alto standing por los alrededores.

plaza-vendome-paris.JPG

Place de la Concorde es para mí una de las plazas más bonitas de París, y esconde tras de sí una historia llena de sangre. En su centro se colocó la guillotina que acabó con la vida de Robespierre, Maria Antonieta y del mismísimo Luis XVI entre otros. Actualmente, un gran obelisco egipcio procedente del templo de Luxor preside la plaza. Al lado de la plaza encontramos la entrada al jardín de las Tullerias, el cual acaba en la Place du Carrousel, a los pies del Louvre.

place-concorde-paris.JPG

Anochecía ya y teníamos que volver al apartamento. Esta noche nos habían invitado a una fiesta en una residencia de estudiantes en uno de los campus de París, buena ocasión para practicar el francés. Sería nuestra última noche en París y no queriamos desaprovecharla, puesto que al día siguiente por la tarde volveríamos a Bruselas

-Si quieres saber que hicimos en París nuestro último día antes de irnos, por favor, pincha aquí.

Consejo importante: Si vas a visitar París, sin duda te aconsejo adquirir la tarjeta París City Pass, pues además de que incluye algunas de las entradas de los principales monumentos de París, te incluye el transfer desde el aeropuerto hasta tu hotel y te ofrece descuento en un montón de atracciones más. Aquí puedes ver más información sobre ella y si te interesa adquirirla.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

2 respuestas a San Valentín en París, Día 3

  1. María dijo:

    Me encanta Sacre Coeur. Sin duda de lo mejor que ver en Paris.
    La pena es que dentro hay unos vigilantes un poco maleducados que por intentar que la gente no grite o no haga fotos, lo que hacen es acabar molestando.
    Pero bueno, quitando eso, es impresionante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.