La historia de mis 4 alojamientos en La Palma

Si eres lector habitual de este blog podrás ver que este tipo de entradas no son las habituales. Pero es que historias así a veces merecen la pena ser contadas. Son las pequeñas anécdotas de los viajes, que luego se recuerdan para ser contadas. Y es que es realmente raro que en un viaje de 12 días por La Palma, una isla relativamente pequeña, una persona tenga 4 alojamientos distintos. ¿Cómo es eso posible? Bien, un cúmulo de casualidades han hecho posible esta extraña combinación.

Lo cierto es que inicialmente, el viaje a La Palma iba a ser solamente de una semana de duración, por lo que alquilamos un apartamento en Tazacorte bastante guay para esos siete días. Es este de aquí. A la vuelta de La Palma, teníamos unos billetes para Berlín y nos ibamos a Alemania 10 días.

Pero el Covid-19 hizo de las suyas y con el aumento de los contagios en España, Alemania, al igual que otros países de Europa se pusieron duros con los españoles. De repente, se exigía una cuarentena previa antes de poder moverse libremente por Alemania, por lo que la escapada a Berlin quedó aplazada. Por suerte pudimos mover de fechas los billetes y Berlín quedó para más adelante. ¿Qué se nos ocurrió entonces? Pues mover también de fecha el billete de vuelta de La Palma y alargar la ruta por La Palma unos días más, llegando a los 12 días.

El problema es que el apartamento que teníamos alquilado para una semana en Tazacorte fue imposible ampliarlo porque estaba alquilado para las siguientes fechas, por lo que tuvimos que coger otro, así sobre la marcha. Encontramos uno baratillo en El Paso, cerca de Tazacorte, El Paso House, pero nos salió rana.

Y digo que nos salió rana, porque a pesar de que no se veía mal, lo cierto es que guardaba un horrible secreto que hizo que solo estuviéramos una noche allí: estaba infestado de cucarachas, y no pequeñas precisamente. La primera noche no nos dimos cuenta por eso de la poca luz, el cansancio tras todo el día por ahí, pero cuando volvimos el segundo día eso era una selva. Subían por las puertas, la encimera, el suelo… en un momento matamos seis o siete, así que tras investigar un poco empezamos a ver trampas para cucarachas por ahí escondidas, por lo que llamamos a pedir explicaciones. Su respuesta fue que si, que lo sabían, y que tranquilos que al día siguiente vendrían a cambiar las trampas. ¿Perdona? ¿Esto es una explicación lógica?

Así que por supuesto nos largamos sobre la marcha de aquella pocilga. Eso si, 22,30 horas de la noche. Miramos en Booking y reservamos algo para los siguientes días. Otro apartamento en Tazacorte con muy buena pinta que a priori se podía entrar esa misma noche. Pero de repente malas noticias de nuevo. El dueño nos llamó diciendo que era imposible, que él estaba en la otra punta de la isla y que tenían que prepararlo, por lo que se nos cayó el alojamiento. 23:00 de la noche y sin sitio para dormir, así que ya a ultimísima hora encontramos un hotel en el mismo Santa Cruz de la Palma, donde reservamos una noche para salir del apuro. El hotel no estaba nada mal y encima en el mismo paseo marítimo. Sin grandes lujos pero con todo lo necesario y sobre todo, limpio.

A la mañana siguiente volvimos a hablar con el del apartamento que habíamos mirado y llegamos a un acuerdo para ir allí el resto de días. Por lo que a mitad de mañana volvíamos a Tazacorte para instalarnos en el que al final sería nuestro cuarto y último alojamiento del viaje. La verdad, que es un apartamento genial, todo nuevo y muy limpio, aunque eso si, sin piscina.

Al hombre le contamos toda nuestra odisea y el capítulo de las cucarachas y la verdad que muy comprensivo con la situación nos preguntó acerca del mismo, ya que nos comentó que en la isla hay mucho intrusismo de personas que alquilan viviendas sin pagar ciertos impuestos y que en algunos la cosa deja mucho que desear. Cosas que pasan.

En definitiva, que tres de los cuatro alojamientos han estado realmente bien, pero desde luego, el apartamento de El Paso no se lo deseo ni a mi peor enemigo. Al no ser claro, que os gusten las cucarachas. Su nombre, El Paso House. Acordaros bien del nombre y por supuesto, os invito a que no vayáis por allí ni de coña.

Por cierto, que los del famoso apartamento de cucarachas nos devolvieron el dinero aunque eso si, nos cobraron la noche que pasamos. No es algo nuevo, luego leyendo comentarios por ahí vimos que no éramos los primeros con el tema de las cucarachas. Lo saben y se lo callan, y si cuela cuela. No vayáis.

Resumiendo

Residencial Tazacorte Luxe: Bastante bien, dos habitaciones, salón-cocina, piscina y situado en una zona tranquila con aparcamiento fácil. Genial y muy recomendable.

-El Paso House: Cocina gigante, chapada a la antigua pero bonita, casa grande y tal, pero con un bar en la calle de atrás con música a todo volumen casi todo el día, jaleo, y lo más importante, INFESTADO DE CUCARACHAS. No os recomiendo ir ni de coña.

-Hotel Castillete: En el Paseo Marítimo de Santa Cruz de la Palma. Habitaciones grandes, con cocina incluida. Hotel de 3 estrellas. Bien de servicios y de precio. Recomendable.

Apartamentos Tazacorte: También en Tazacorte, dos calles más arriba que el primero en el que estuvimos. El dueño majísimo, apartamento limpio y todo nuevo, muy bien, aunque no tiene piscina. Recomendadísimo también.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

Una respuesta a La historia de mis 4 alojamientos en La Palma

  1. Paloma dijo:

    Madre mía que asco, lo de las cucarachas es una cosa con la que no puedo. Es cierto que hay lugares en los que hay muchas, pero claro esto no es excusa porque en el resto de lugares no vistéis. Yo encontré una por un baño en Israel… agggg. Por suerte he tenido bastante suerte 🙂

    Recojo las recomendaciones porque me interesa un montón la isla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.