El Bronx: Historia, curiosidades y graffitis del barrio «chungo» de Nueva York

Quien no ha oído hablar alguna vez de El Bronx, el barrio chungo de Nueva York. Ese lugar al que pocos se acercan y que parece estar dominado por pandilleros. Drogas, armas, atracos y asesinatos. Nada parece importar en el Bronx, o al menos, cierta o no, esa es la imagen que tenemos, en gran medida por las películas de televisión y por el pasado de un barrio que no es tan fiero como lo pintan. O al menos tan fiero como lo fue, pues si es cierto que el Bronx fue una zona peligrosa durante muchos años, y aun hoy, a pesar de que las cosas han cambiado bastante debido a las grandes inversiones hechas principalmente en la educación de los jóvenes, hay que tener cierto sentido común a la hora de aventurarse por algunas de sus calles.

La historia de la mala fama de El Bronx viene precedida de una cruda realidad. Y es que hace muchos años, se necesitaba llevar gente a la guerra, y el Estado ofreció ayuda de comidas, vivienda y asistencia social a los que fueran a ella y a sus familias, para lo que edificó viviendas destinadas a este fin en El Bronx.

Como en todas las guerras, el número de víctimas era alto, lo que provocó un amplio número de niños huérfanos en la zona de El Bronx, que crecieron en la calle, que buscándose la vida como podían, se iban agrupando en pandillas que a su vez, se iban adueñando de diversos lugares del barrio haciéndolos suyos y controlándolos bajo sus normas.

negro-del-bronx.JPG

A estas pandillas se accedía superando pruebas de iniciación. Algunas de las más comunes eran la de acostarse con varios chicos para las chicas, y para los chicos solía ser la de pelear, aguantar el dolor provocado por un linchamiento entre varios pandilleros, o incluso dañar (e incluso matar) a algún familiar cercano. Solo así se obtenía el reconocimiento necesario para ser parte de una de las pandillas de El Bronx. Los enfrentamientos entre pandillas eran constantes. A esto hay que sumarle, las peleas entre bandas provocadas por el control y el tráfico de drogas dentro de El Bronx.

calle-del-bronx.JPGpandillero-bronx.JPG

Tal era la problemática de peleas y armas en el Bronx, que hasta la escuela principal del barrio, se vio obligada a luchar contra esta violencia callejera. Cansada de enfrentamientos y apuñalamientos en las aulas, la Jane Addams High School se convirtió en una de las primeras escuelas de todos los Estados Unidos con detector de metales.

escuela-bronx.JPG

La zona más caliente de El Bronx es la zona de la calle Watson. Es ciertamente, la parte más insegura del barrio y donde hay que andarse con mucho ojo. En ella, todavía pueden verse algunos pandilleros y las zapatillas colgando aún siguen marcando los puntos de venta de drogas. Aquí puede verse en graffiti de «Cara de Ángel» uno de los pandilleros más conocidos de El Bronx, el del rapero Christopher Rios, más conocido como Big Pun, (abreviatura de the big punisher = el gran castigador) que pese a lo que pueda parecer no murió en ningún ajuste de cuentas sino por un ataque de corazón debido a sus más de 300 kilos de peso, o el graffiti en honor al pequeño Jonathan, un niño que murió tras recibir el impacto de una bala perdida en un tiroteo entre los pandilleros de El Bronx y la policía.

graffiti-big-pun-bronx.JPGgraffiti-jonathan-bronx.JPG

Los graffitis han marcado siempre las zonas y territorios de las pandillas dentro del barrio. Ser sorprendido por la policía haciendo un graffiti era penado solamente con un día de cárcel y con la obligación de limpiarlo. Un riesgo mínimo para los pandileros que no tardaron en dejar sus marcas por todo el barrio. Desde hace años, y como medida para acabar con las zonas delas pandillas, las penas se endurecieron bastante y hoy en día se puede decir que la mayoría de los graffitis tienen simplemente una función  de expresión artística e incluso estética en las calles del Bronx.

graffiti-bronx.JPG

graffitis-del-bronx.JPG

Y hablando de curiosidades. Uno de las mayores curiosidades que encierra el Bronx, es la ausencia de taxis amarillos por sus calles. Podrás ver estos taxis por todo Nueva York, pero no en este barrio, ya que no suelen venir aquí. En el Bronx los taxis son coches normales, marcados en su matrícula como taxis (La matrícula empieza por T y acaba con una C). Otra de las características de estos taxis es que no cuentan con taxímetro, y el precio se regatea y se acuerda de antemano.

puente-bronx.JPGtiendas-bronx.JPG

Resumiendo, que a pesar de que El Bronx no es actualmente tan peligroso como lo era años atrás, sí es cierto que hay que seguir teniéndole respeto. Andar solo por las calles a última hora no es una gran idea. Sobre todo en zonas como la calle Watson o la parte sur de El Bronx. Por eso, nuestra recomendación si se quiere conocer este histórico barrio (algo obligatorio en Nueva York por otro lado) es recorrerlo junto a un guía en alguna excursión, como por ejemplo la de Contrastes de Nueva York, una de las excursiones más famosas para realizar en Nueva York. Nosotros contratamos la excursión y la verdad que fue todo un acierto. Os dejo el enlace por si estáis interesados en hacerla. Desde luego, que vale mucho la pena.

calle-bronx.JPG

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.