Descubriendo los Everglades en bicicleta

Le tenía muchas ganas al parque nacional de los Everglades. Sin duda, era de los sitios de Miami que más interés despertaban en mi a priori. Eso de ver alligators en su habitat natural campando a sus anchas era algo que me apetecía ver. Y más cuando descubrí que allí mismo se podía alquilar una bici para recorrer los Everglades.

Los Everglades en bicicleta, y sin frenos al uso para más inri, y con alligators sueltos a sus anchas. Eso si sonaba bien. Y por supuesto que lo hicimos, no podíamos dejar pasar la ocasión. Al final, mereció muchísimo la pena.

cocodrilo-everglades.JPG

En el centro de interpretación de Shark Valley, y tras el pago de la tasa por acceder al parque nacional, tienes la oportunidad de alquilar una bicicleta para recorrer los Everglades. No es obligatorio, y puedes recorrerlos a pie, o incluso con tu propia bicicleta, pero si que es recomendable cuando no has traído una y quieres llegar hasta la vieja torre de observación, a unas cuantas millas de distancia. Simplemente dejando tu documentación de identidad es suficiente. Solo dos cosas tienes que tener en cuenta. La primera, es que se paga por hora, y a la vuelta, por lo que cuanto más tardes más pagarás. La segunda, y más importante, es que las bicicletas no tienen frenos. Olvidaros de las típicas bicicletas, en éstas se frena moviendo los pedales en sentido contrario a la marcha, y si no tienes margen de maniobra, con los pies.

bicicleta-en-los-everglades.JPG

Con esas premisas bien aprendidas, y ya a tu marcha, te adentras por el sendero que recorre el parque nacional de los Everglades dirección a la vieja torre de vigilancia deseando ver algún que otro alligator. Y vaya si los ves. Del canal junto al camino no dejan de salir alligators de manera constante para tomar el sol. Algunos incluso, esperan sin inmutarse  a que pases en mitad del camino. Bajar de la bici o no para hacerse la foto ya es riesgo de cada uno.

alligator-everglades.JPG

Pero si, al final le echas valor y bajas de la bici, te acercas al alligator y temeroso esperas que tu amigo te eche la foto. Y eso que dejas una distancia de seguridad por lo que pueda pasar. Pero por suerte, no suele pasar nada. O están muy bien alimentados o pasan de la gente que va por allí. O las dos. De todas formas, recomiendan no acercarse mucho para que no se sientan amenazados y te veas envuelto en un problema de los gordos. Avisado estás, ahora haz lo que veas, pero allí te aseguro que la responsabilidad es solo tuya.

alligator-ahead.JPG

El sendero hacia la torre está perfectamente asfaltado. A un lado vegetación, y de vez en cuando alguna que otra senda acondicionada para meterse a explorar. Por dentro de las mismas, vegetación, y algún que otro manglar. ¿Alligators? Seguro, pues están por todas partes, pero con un poco de cuidado, parecen sendas bastantes seguras.

Al otro lado del sendero principal, el canal, en cuyas orillas no dejan de aparecer alligators entre la maleza. No serán los alligators los únicos compañeros de viaje que verás durante la ruta, sino que a lo largo del camino, es común ver además distintas aves y tortugas.

bicicleta-everglades-cocodrilo.JPG

cocodrilo-saliendo-camino.JPG

Al final de la ruta uno se topa con la vieja torre, a la que se puede subir (aquí sin bicicleta) y desde la que se obtienen unas vistas fabulosas de los Everglades.

torre-vigilancia-everglades.JPG

vistas-everglades.JPG

El camino de vuelta al centro de interpretación de Shark Valley se suele hacer algo más costoso, pues son ya unos cuantos los kilómetros que llevas en las piernas y además el sol, la humedad y el calor aprietan de lo lindo.

Consejos a tener en cuenta en los Everglades

La crema solar y el llevar agua son indispensables. El sol pega fuerte y durante todo el recorrido no encontraréis ni un solo punto donde coger agua. Ni siquiera en la torre de observación. El único punto es en las máquinas que tienen instaladas en el centro de interpretación de Shark Valley antes de empezar el recorrido.

cocodrilos-everglades.JPG

Rociarse con un buen antimosquitos es también obligatorio, pues estamos en una zona pantanosa y los mosquitos rondan a sus anchas.

El precio del alquiler de bicicletas es de unos 8,50 dólares la hora aproximadamente, y como digo va por tiempo. Nosotros pagamos en torno a 25 dólares por cabeza, más o menos unas 3 horas de alquiler de bicicleta. En total el recorrido entre ida y vuelta son unos 25 kilómetros, y a eso hay que sumarle el tiempo en el que uno ha parado para bajarse de la bici. Desde luego que no vale la pena correr, es un paseo para disfrutar.

agua-con-alligators-everglades.JPG

Otros datos de interés

Lo bueno que tiene esto de ir en bicicleta es que puedes ir parándote a tu marcha donde quieras para sacar fotografías o explorar la zona. Tienes la opción de ir a pie también, pero obviamente, no recorres la misma distancia por el interior de los Everglades. Hay una alternativa, que es un tren que te lleva hasta la torre de observación y te trae de nuevo, que es más barato (creo que rondaba los 5 dólares) y en el que te explican la fauna de la zona. Eso si, tiene el inconveniente de que no para ni donde quieres ni el tiempo que quieres, no puedes bajarte del mismo durante el trayecto y que las explicaciones del guía (las cuales dicen que son bastante buenas) son en inglés.

vieja-torre-shark-valley-everglades.JPG

En Shark Valley no se puede montar en aerodeslizador para recorrer los Everglades. Eso lo hacen distintas empresas en los alrededores del parque. Sinceramente y para completar la aventura de los Everglades, recomiendo elegir una de las muchas que hay por la carretera (yo la hice con Coopertown) y disfrutar de los Everglades a bordo de un aerodeslizador. Muy muy divertido y toda una experiencia.

boca-alligator.JPG

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

4 respuestas a Descubriendo los Everglades en bicicleta

  1. Caramba Xipo. Reconozco que he flipado 3 pueblos con este post. No se yo si hubiera sido tan valiente.

    • xipo dijo:

      Seguro que lo harias también. Cuando se te presenta una oportunidad así, no hay que dejar pasarla. O al menos eso pienso yo. Por la experiencia, merecía la pena correr algún riesgo.. Un slaudo!

  2. Mari Carmen dijo:

    Yo no sé si me habría atrevido no a bajar, sino a alquilar la bici e ir por mi cuenta… puff!! Pero seguro que fue una experiencia increíble! Lo que no me queda claro es si se puede recorrer la zona con aerodeslizador…

    • xipo dijo:

      Si, que se puede, pero no dentro del parque. Hay varios «canales» con cocodrilos por toda la zona (Los Everglades son enormes). Dentro de la zona del parque de Shark Valley no se puede, pero fuera de esta zona, si. Nada más salir de Shark Valley (a pocos metros de la puerta) hay un montón de empresas que ofrecen aerodeslizador por los Everglades. Solo hay que elegir la que más rabia te de. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.