Excursión al parque natural del Moncayo

Un buen plan para un domingo, o para cualquier otro día de buen tiempo es el de coger el coche y acercarse hasta el parque natural del Moncayo, un sitio espectacular para disfrutar de un día en la naturaleza a pocos kilómetros de Zaragoza.

Estas 11144 hectáreas de bosques y senderos forman uno de los espacios naturales protegidos más importantes de Aragón, y suponen una frontera natural entre dos mundos muy diferentes.

parque-natural-del-moncayo.JPG

Por un lado, la vertiente norte, donde son habituales las nubes y lluvias, y por otro, la vertiente sur, una zona mucho mas cálida y seca. En cada vertiente es posible observar distintos tipos de animales y plantas, algo que va variando además según la altitud a la que nos encontremos.

subida-al-moncayo.JPG

Existen varios senderos y miradores dentro del parque que nos van adentrando en distintos bosques de pinos, hayas y robles.

moncayo.JPG

Nuestra ascensión hacia la cumbre del Moncayo empezó en la conocida como fuente del fraile, una pequeña área de descanso a poco más de 1300 metros de altitud. Desde allí y siguiendo el sendero en algo más de 30 minutos llegamos al Santuario de la Virgen del Moncayo, situado a 1620 metros de altitud, y que se encuentra al abrigo de la peña negra conocida como «El Cucharón». El edificio del santuario es propiedad del cabildo de la catedral de Tarazona, y su virgen, es una talla del siglo XIII procedente de Cluny.

santuario-del-moncayo.JPGvirgen-del-moncayo.JPG

A partir del santuario, el camino da dos opciones. Seguir subiendo hacia arriba, unos metros más para coronar el Moncayo, meta de muchos de los que llegan hasta allí,  o bajar ligeramente unos metros para acercarse a conocer la ermita de San Gaudioso, una pequeña capilla en mitad de la montaña con bastante encanto. No se encuentra demasiado lejos, por lo que no se pierde mucho tiempo en acercarse a verla y volver nuevamente al sendero que sube hasta la cima.

san-gaudioso-moncayo.JPGfuente-san-gaudioso-moncayo.JPG

Nuestra ruta senderista por el parque natural del Moncayo puso fin en Agramonte. Allí visitamos  primeramente su centro de interpretación de la naturaleza para posteriormente, acercarnos hasta el sanatorio de tuberculosos que allí se encuentra. Este sanatorio está cerrado y abandonado desde hace muchos años, y aunque no es muy recomendable debido al estado del edificio, se puede andar por su interior. Por allí, todavía quedan algunas camas de enfermos, y según se dice, es uno de los lugares donde pasan habitualmente sucesos paranormales. De hecho, los del programa Cuarto Milenio estuvieron por allí y encontraron bastantes presencias.

sanatorio-tuberculosos-agramonte.JPG

De día no da tanta cosa, pero de noche acojona. Hace unos años nos retaron a pasar una noche allí y nuestra poca cabeza de entonces y las ganas de aventura hicieron el resto. De aquella noche salió un pequeño vídeo grabado al más puro estilo La bruja de Blair, que quizás saquemos a la luz algún día.

prohibido-el-paso-agramonte.JPG

Por cierto, que en la zona del parque natural del Moncayo, además de este lugar, encontraréis sitios tan interesantes como el Monasterio de Veruela, lugar donde Bécquer pasó parte de su vida, o el pueblo de Trasmoz, un sitio pequeño y tranquilo, pero en el que han pasado un montón de cosas curiosas.

bosque-de-pinos.JPG

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

2 respuestas a Excursión al parque natural del Moncayo

  1. Carmen dijo:

    Que bonita ruta, tomo nota para cuando vaya por tierras aragonesas. Lo que menos me gusta es lo del sanatorio, creo que lo vi en cuarto milenio en su día… se me ponen los pelos de punta.
    Un saludo
    Carmen http://deviajeyrutas.blogspot.com.es/

    • xipo dijo:

      La zona es chulísima, rodeada de naturaleza por todos lados. Por ello montaron allí un sanatorio de tuberculosos, porque el aire y oxigeno de la zona, llena de árboles, venía bien a los enfermos. Ahora el sanatorio está abandonado, y da lugar a mil leyendas de fantasmas, aunque pese a todo, tiene su encanto. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.