Genk: Turismo por error

Después de un tiempo parado para recapacitar que hacer conmigo mismo, y que hacer con el blog, y para darme cuenta de que la universidad me abarca más tiempo del que me gustaría, pero también para darme cuenta de que por fín cumplo los planes que me propongo (puesto que llevo ya más de dos meses sin fumar, me he sacado por fín el carnet de conducir y llevo más de un mes bajando a jugar al tenis todas las semanas un par de veces) vuelvo a escribir en el blog.

He recordado cómo por unas malas explicaciones (que jamás nos dieron aunque dijesen lo contrario) lo que iba a ser nuestra excursión a Lieja, se convirtió en un viaje a Genk (Que no Gent), ciudad que sólo me sonaba porque una vez jugó contra el Real Madrid, pero absolutamente por nada más.

P1020657.JPG

  Nosotros viajábamos para Lieja, pero con el tren que cogimos, teníamos que hacer transbordo en no se qué pueblo, cosa que nosotros no sabíamos, y cosa que se le pasó de decirnos al señor de la gare central de Bruselas. Cosas de la vida…

Total que por A o por B allí que acabamos, y ya que estábamos allí decidimos pasar unas horas por allí a ver qué tal estaba la ciudad. Dimos una pequeña vuelta por allí, y la verdad o es que no supimos encontrarlo o es que la ciudad no tiene nada de nada. Bueno, centros comerciales a saco. Es lo único que hay. Quiero pensar que es lo primero…

Las calles del centro estaban llenas de carpas, cómo montando una especie de fiesta de la cerveza o así, música y gente, pero vale. Alrededor todo tiendas y centros comerciales, pero lo que son monumentos o parques o algo… pues nada de nada…

Aparte de los innumerables centros comerciales, me gustó el hecho de que haya música de fondo por las calles (Aunque cosa normal viendo el número de tiendas que hay), y el ambiente de algunas de sus calles peatonales, con un aire tranquilo, aunque repito, llenas de tiendas.

P1020671.JPG

P1020659.JPG

También sobresale una iglésia que tienen en mitad de la ciudad, y que es lo único un poco interesante a lo que le pude sacar una foto. 

Después de estar un rato por allí, nos dirigimos de nuevo a la estación y volvimos a nuestro camino, dirección Lieja.

Fue un viaje distinto, y al final, la equivocación de trenes nos sirvió para conocer una ciudad nueva, aunque muy por encima, pero algo es algo.

 

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.