Qué ver y qué hacer en el Norte de Francia (Nord Pas de Calais)

He de reconocer que la zona del norte de Francia es uno de los lugares del que mejor recuerdo tengo. Quizá sea por sus playas, sus parajes naturales o por la animada vida cultural de alguna de sus ciudades, pero lo cierto es que el Norte de Francia es a bien seguro, uno de los rincones más alucinantes del país galo.

Y es que se trata de una zona que tiene de todo y para todos. Una zona en la que aquellos amantes de la historia encontrarán su pedacito, los amantes de la naturaleza disfrutarán con la multitud de rincones naturaleza que el área ofrece, los amantes de la cultura disfrutarán de los diferentes museos y de la vida cultural de las ciudades del norte de Francia.

En definitiva, que el norte de Francia tiene mucho para ver, y estoy seguro que no dejará indiferente a nadie. Por eso, si para tu viaje andas buscando qué ver y qué hacer en el Norte de Francia, aquí va un listado con algunas de las cosas que no deberías pasar por alto.

-Disfrutar del ambiente de las calles y de la oferta cultural de Lille.

Lille es una de las ciudades más grandes del norte de Francia y también de las más animadas. Las calles están siempre llenas de gente y el ambiente del centro de la ciudad es magnífico. Su oferta cultural no se queda atrás tampoco, pues además de diversos museos y espacios artísticos, como la Gare Saint Sauver, la ciudad cuenta con barrios con personalidad propia, como Les Moulins, el considerado barrio de artistas y en donde se encuentran los centros artísticos de La Maison Folie o Le Flow. Por eso visitar Lille es una de las cosas obligatorias cuando uno visita el norte de Francia.

centro-de-lille.JPG

-Conocer Villa Cavrois

Situada en la pequeña localidad de Croix, la casa familiar del empresario textil Paul Cavrois, se trata de uno de los edificios de arquitectura moderna más importantes de Francia. De ladrillo amarillento, Villa Cavrois fue declarada monumento histórico y hace poco tiempo que ha abierto sus puertas a las visitas. Digna de ver.

villa-cavrois.JPG

-Darse un baño de arte en la Piscine de Roubaix

Sencillamente alucinarás con este museo que en torno a una vieja piscina de época neoclásica, agrupa distintas obras de arte de todo tipo. Desde pintura a diferentes esculturas, piezas de diseño, elementos téxtiles, cerámicas o dibujos, en esta vieja piscina reconvertida en museo encontraremos diversas obras de arte repartidas por sus diferentes alas.

museo-piscina-roubaix.JPG

-Visitar Bergues, el pueblo donde transcurre la película “Bienvenidos al Norte”

La famosa comedia francesa de Dany Boon, “Bienvenidos al Norte” transcurre en este pequeño pueblo lleno de encanto del norte de Francia. Allí, un director de correos cae rendido ante el encanto de la población ch’ti. Buenísima película que si no habéis visto os recomiendo ver, así como visitar Bergues, el lugar donde transcurre la misma.

campanario-bergues-bienvenidos-al-norte.JPG

-Conocer la sede que el Museo Louvre tiene en Lens

Igual este dato no lo sabías pero resulta que el famoso museo del Louvre de París tiene una sede aquí en el norte de Francia, concretamente desde el año 2012 y en la ciudad de Lens. Se trata de un edificio muy moderno que poco o nada tiene que ver con el entorno que le rodea, una zona de viejas minas donde aún pueden verse algunos pozos mineros. El museo cuenta con varias exposiciones temporales, muchas con obras traídas del Louvre de París, de tal forma que todas las obras del Louvre de París pasan tarde o temprano por el Louvre de Lens.

museo-louvre-lens.JPG

-Disfrutar de la naturaleza en la Costa de Ópalo

Entre Dunkerque y la bahía de Somme se encuentra la Costa de Ópalo, uno de los rincones naturales más espectaculares del norte de Francia, con algo más  200 km de acantilados, dunas, campos de flores y pueblos con encanto.

La Costa de Ópalo ha sido escenario de algunas batallas durante las guerras mundiales, y desde lo alto de dos de sus cabos más conocidos (Blanc-Nez y Gris-Nez) es posible divisar la costa de Inglaterra en los días despejados.

costa-opalo-francia.JPG

-Conocer más sobre la importancia histórica del encaje en la zona de Calais

En 1816 los conocimientos y técnicas sobre el encaje llegaron hasta Calais provenientes de Inglaterra, asentándose en la zona y provocando un desarrollo de la ciudad en torno a este tejido. Tanto, que Calais fue incluso considerada como uno de los centros del encaje más importantes del mundo. Hoy, toda esta historia sigue viva y explicada en la ciudad internacional del encaje y la moda, una visita necesaria para conocer la importancia de este producto en toda la zona.

ciudad-internacional-encaje-moda-tjidos.JPG

-Visitar La Manufacture, el museo de la memoria y la creación textil

Siguiendo con la importancia que tuvo el encaje y la producción del sector textil en el norte de Francia para el desarrollo de las ciudades de la zona, os propongo visitar también La Manufacture, un museo sobre la historia de la producción y creación textil que se encuentra en Roubaix, y en donde podremos ver de primera mano, cómo funcionaban los telares que se utilizaban antiguamente.

hilos-viejo-telar.JPG

-Conocer la vieja cuenca minera

El norte de Francia ha sido históricamente muy importante en cuanto a la extracción de minerales. La cuenca minera del norte de Francia ha tenido siempre gran fama dentro del país. Han sido las más grandes de Francia con más de 120 Km de minas y han sido reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Hoy en día, la actividad minera en estos pozos ha cesado, pero aún es posible acercarse a ver alguno y conocer cómo vivían los trabajadores de estas minas, como por ejemplo el centro minero de Lewarde.

minas-norte-francia.JPG

-Perderse en sus pueblos con encanto

Como por ejemplo Béthune, una localidad preciosa a poco más de 30 km de Lille y que tiene una Grand Place de las más bonitas que he visto jamás, llena de edificios emblemáticos y coronada por el gran campanario del centro de la plaza, de 1388 y que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Y desde luego que no es para menos, pues el campanario es precioso, y las vistas, espectaculares…

bethune-francia.JPG

-Probar su gastronomía

Y por supuesto, tampoco hay que dejar de probar la gastronomía del norte de Francia, con sus quesos, y su carbonnade flamande como uno de sus platos estrella, un plato hecho a base de carne de buey, cebolla, pan de especias, patatas fritas y cerveza y que está riquísimo. Por supuesto que los mejillones con patatas, al igual que sus vecinos belgas, son otro de los platos importantes en su cocina. Y para acompañar todo esto, nada mejor que una de las muchas cervezas que hay por la zona.

carbonnade-flamande-francia.JPG

Desde luego que el norte de Francia tiene muchísimo que ofrecer y que seas el tipo de viajero que seas, estoy seguro que en el norte de Francia encontrarás ese rincón perfecto para hacer de tu escapada al norte de Francia un viaje inolvidable.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

2 respuestas a Qué ver y qué hacer en el Norte de Francia (Nord Pas de Calais)

  1. Luisa Garriga dijo:

    Me gustaría saber si puede recomendar rutas en carro por la Región del Norte de Francia.
    Gracias

    • xipo dijo:

      Hola! Pues recorrer Calais, Lille, la costa de Ópalo, Bergues, los pequeños pueblecitos con encanto como Bethune… todo eso para meterlo en una ruta de unos pocos días es perfecto. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>