Visita a las cuevas de Zugarramurdi y al museo de las brujas

En mi ruta por el Valle de Baztan no podía faltar la visita a este mágico pueblo al norte de Navarra y muy cerquita de la frontera con Francia. Zugarramurdi saltó a la fama a nivel popular gracias a la película Las brujas de Zugarramurdi de Álex de la Iglesia en 2013, pero desde hace siglos, esta localidad Navarra es bien conocida por un pasado lleno de misterios, supersticiones y leyendas relacionadas con la brujería, akelarres y otros seres mitológicos.

Visita a las cuevas de Zugarramurdi y al museo de las brujas

Zugarramurdi es un bonito pueblo navarro, con sus caserones típicos de la zona muy característicos y que se encuentra en un enclave natural que merece mucho la pena recorrer. Está rodeado de frondosos bosques, paisajes muy verdes, con caballos y vacas pastando en los prados libremente, todo rodeado de un halo de misterios y leyendas populares.

El museo de las brujas

Las dos visitas obligatorias que no te puedes perder son el museo de las brujas y vistar las famosas cuevas de Zugarramurdi próximas al casco urbano de la localidad.

Mi  recomendación es primero acceder al museo de las brujas, pues te explican mediante exposiciones con objetos diversos, fotografías y un video en una sala de proyecciones,  la historia del pueblo, así como muchos datos  que te ayudarán a conocer a fondo los misterios y leyendas de la zona.

La visita al museo comienza con las creencias populares religiosas ligadas a la naturaleza y a seres de la mitología vasca. Cuenta como todos los seres nacemos de la diosa Mari y al morir regresamos a ella. También nos hablan del sol y la luna, sus hijas, relacionadas con el reino de la luz y el reino de la noche. Todos estos seres son de género femenino, se dice que son hermosas y que viven en comunión con la naturaleza habitando las cuevas. La gente del lugar que tenía estas creencias realizaba ofrendas y festividades en su honor lo que alimentó la idea de que se practicaba brujería, hechizos y otros sucesos paranormales. 

En las salas contiguas entra en juego la Inquisición Española, y es que en 1609 llega a oídos del Santo Oficio estas historias de brujas. Mandaron inquisidores a la zona y estos, creyendo que había una secta de brujos, castigaron, encarcelaron, y quemaron en la hoguera a varias personas, lo que se conoce como el Auto de Fe en Logroño. Meses más tarde y trás la histeria colectiva que se creó por este suceso, las personas comenzaron a acusarse unas a otras, lo que terminó con la vuelta de la inquisición  a Logroño con miles de confesiones y nombres de personas relacionados con la brujería. Comenzó pues el mayor proceso en contra de la brujería de la historia, con persecuciones, encarcelamientos, torturas y quemas en la hoguera de cientos de personas de todas las edades y géneros.

Durante la visita se pueden apreciar diversos objetos de tortura, carros donde llevaban a los acusados, asi como las ropas que les ponían o los trajes de los inquisidores.

Visita a las cuevas de Zugarramurdi

Tras salir del museo y siguiendo el camino llegas al complejo donde se encuentran las famosas cuevas de Zugarramurdi, a unos 500 metros del pueblo. La visita es muy agradable y dispones de senderos marcados. Puedes hacer la visita más corta, únicamente visitando las cuevas o si eliges el camino más largo es un bonito paseo en medio de la naturaleza, junto al rio Orabidea  y caminando entre los árboles.

La cueva principal y más conocida por la película es la llamada “Infernuko Erreka». Es un enorme túnel esculpido por el agua de 120 metros de largo y con una altura de hasta 26 metros que sigue siendo atravesado por el cauce del rio. Además también puedes visitar otras galerías que comunican con la cueva principal y otras cuevas de menor tamaño.

En estas cuevas era donde se creía que las brujas que se reunían, realizaban ofrendas y fiestas paganas conocidas como Akelarres. De hecho a la entrada del complejo se puede ver una lista con los 11 nombres de las supuestas brujas del pueblo enjuiciadas. En realidad, de estas mujeres, su principal papel era el de sanadoras, pues transmitían sus conocimientos de la naturaleza y del entorno de generación en generación.

Estando por la zona no te puedes perder otras de las visitas principales en tema de cuevas. La cueva de Urdax, una cueva cerrada impresionante llena de estalactitas y estalagmitas, que está muy próxima a Zugarramurdi. En Francia, junto a la frontera, está también la cueva de Sara, llena de historia de nuestros antepasados prehistóricos. Cada una de ellas es distinta pero llenas de encanto, leyendas y misterios, por lo que si te gustan las cuevas, disfrutarás mucho de esta zona.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.