Curiosidades de Viena. 8 cosas que me sorprendieron muy mucho en Viena.

Acabo de volver de una escapada de unos pocos días a Viena, una de las ciudades europeas más clásicas, y una de las capitales imperiales de Europa por excelencia. Y sin embargo, cuando pensaba que nada llamaría mi atención más allá de sus increíbles monumentos y edificios, su pasado histórico y su gastronomía, he de reconocer que además de todo eso, Viena me ha sorprendido con los pequeños detalles que he encontrado escondidos entre sus calles.

En esta entrada no quiero sino mostrar algunas de las curiosidades de Viena que encontré tras mi paso por la ciudad, dejando de un lado su grandeza arquitectónica, rica historia y gastronomía. Detalles al menos, dignos de ser comentados.

-La gente respeta los semáforos

Si, aunque no pase nadie. Con el semáforo rojo no se cruza y la gente no lo hace. Ya puedes estar esperando dos o tres minutos con el semáforo en rojo y sin que circule ningún coche que los vieneses no cruzan la calle, algo impensable para un español como yo, donde cruzar en rojo cuando no viene nadie es una cosa de lo más habitual.

gente-cruzando-viena.JPG

-Los semáforos homosexuales de Viena

Y hablando de semáforos, los de Viena me parecen de los más curiosos que he visto, ya que muestran parejas tanto esperando con el semáforo en rojo, como cruzando de la mano. Lo más llamativo, es que desde la celebración del festival de Eurovisión en 2015, las parejas de los semáforos son parejas homosexuales. Molan mucho. Sin duda una de las mayores curiosidades de Viena.

semaforos-de-viena.JPG

-La venta de marihuana

Si, en Viena es legal el consumo de marihuana con fines médicos y su uso para la investigación. Consumirla en privado y llevar pequeñas cantidades también es legal, por lo que no es raro ver alguna que otra tienda donde venden y cultivan esta planta. Y creedme, que llama la atención pasear por Viena y de repente encontrarse una plantación de marihuana tras los cristales de un local, a la vista de todo el mundo, con sus lámparas, equipos de ventilación y máquinas de riego por goteo.

tienda-marihuana-viena.JPG

-La cantidad de gente que fuma… tabaco

En una época donde se da mucha importancia a los daños nocivos del tabaco y las campañas para dejar de fumar se ven por todos lados, es curioso llegar a una ciudad como Viena y ver que la gente fuma bastante por las calles. Cada pocos metros, en las aceras, hay papeleras con su propio cenicero incorporado. Eso si, colillas por el suelo, se ven muy pocas. La gente fuma, si, pero es limpia y las colillas no van al suelo.

papeleras-de-viena.JPG

También llama la atención la cantidad de máquinas de tabaco que uno se encuentra en las fachadas de algunos comercios, y en las que por cierto, para poder comprar, y controlar la venta de tabaco a menores de edad, los vieneses han de meter una tarjeta que acredita su mayoría de edad.

maquinas-tabaco-calles-viena.JPG

-Básculas por las calles de Viena

Las básculas por la calle es otra de las pequeñas curiosidades de Viena. Es algo que podría verse por muchas ciudades hace tiempo, pero hoy en día, es raro encontrárselas. Pues bien, en Viena todavía las mantienen y por 20 céntimos puedes pesarte en la calle, eso si, a la vista de cualquiera que pase por allí.

bascula-calles-viena.JPG

-Una cabina londinense en Viena

Pues si, si vas andando por Viena y ves una cabina roja típica londinense, no te has equivocado de ciudad, no. Sigues en Viena. Pero llama la atención encontrarse una cabina así por las calles de la ciudad, concretamente esta que pongo la encontramos justo al lado de la famosa casa Hundertwasserhauss, una de las cosas imprescindibles que ver en Viena.

cabina-roja-en-viena.JPG

-Almdudler, el refresco de los Alpes

Una de las cosas obligatoria que hay que probar en Austria, es el Almdudler, un refresco típico austriaco que además sólo se comercializa en Austria. El Almdudler es una especie de limonada que lleva hierbas típicas de los Alpes. Si viajáis a Viena (o a Austria en general), no dejéis de probarlo. Por cierto, lleva gas.

almdudler-refresco-austria.JPG

-El baño de estación con publicidad (y lo bien que se vende)

En la estación de metro de Karlsplatz, al lado de la Ópera de Viena, encontraréis otra de las curiosidades de Viena. Y es que hay un baño de estación que se vende como ninguno había visto. El baño no deja de ser un baño de estación, un poco decorado tirando hacia lo cutre, aunque lleva música. Y como no podía ser de otra forma, clásica.

baño-estacion-karlsplatz.JPG

Si os fijáis bien podréis ver como en su puerta tiene folletos donde se anuncia como el más bonito baño de estación de toda Viena, dejando en su publicidad auténticas joyas de afirmaciones, como por ejemplo que es su espejo te verás como una princesa, o que va a ser imposible decir que no a hacerte un selfie dentro del baño. Ver para creer. ¡Hablamos de un baño de estación de metro!

baño-estacion-metro-karlsplatz-viena.JPG

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.