Qué ver y qué hacer en Chester

La ciudad de Chester es la capital del condado de Cheshire y está situada al noroeste de la isla de Inglaterra. Además es una de las ciudades amuralladas mejor conservadas de Inglaterra, con lo que se convierte en una escapada con muchísimo encanto para poder combinar con una visita a Manchester o a Liverpool, la ciudad de los Beatles, de la que se encuentra a tan solo media hora en tren desde el centro.

Bañada por el río Dee, la ciudad de Chester tiene su origen en la antigua colonia romana de Deva Victrix, de la que todavía se conservan algunos restos. Su historia, sus murallas y la característica arquitectura del centro de la ciudad, la convierten en un destino turístico que no hay que perderse. Para que no os dejéis nada en vuestra visita a la ciudad aquí va una lista con lo que ver y que hacer en Chester.

The Rows

Es, sin duda, una de las atracciones turísticas más alabadas de la ciudad de Chester y pueden ser descritas como las galerías comerciales más antiguas de Inglaterra ya que fueron construidas entre el 1200 y el 1350. Se trata de una serie de galerías de origen medieval que comunican el primer piso de los edificios de las principales calles del centro de Chester. Se accede a ellas a través de varias escaleras y en su interior hay diversas tiendas y comercios, restaurantes, etc. Se conserva gran parte del trazado original que data de la Edad Media, cuando, sobre las ruinas en piedra y las bodegas romanas, que todavía se conservan en algunos casos, se levantaron las casas de madera en las que, agrupados por gremios, los comerciantes vendían al público sus productos. De hecho, han sido candidatas a engrosar la lista de monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad.

the-rows-chester.JPGcentro-chester.JPG

Eastgate Clock

Este monumento se levanta sobre la fue la puerta de entrada a la ciudad romana fortificada de Deva Victrix, aunque el presente arco data de 1768. El reloj no fue añadido hasta 1899 para celebrar el Jubileo de Diamante de la Reina Victoria. Es uno de los monumentos más significativos de la ciudad y puede recorrerse tanto por debajo, por Eastgate Street como por la parte superior, recorriendo las murallas que rodean la ciudad.

eastgate-clock-chester.JPG

Murallas de la ciudad

Una de las mejores cosas que hay que hacer sí o sí en Chester es recorrer las murallas de la ciudad. El recorrido puede iniciarse en cualquiera de los puntos de acceso que hay a lo largo de las murallas. Con unos 3 kilómetros, se puede hacer fácilmente en menos de una hora y aprovechar para disfrutar de las vistas de la ciudad desde arriba. Le leyenda cuenta que el rey Carlos I vio desde estas murallas la derrota de su ejército en Rowton Moor durante la Guerra Civil Inglesa.

murallas-chester.JPG

Anfiteatro romano

Los romanos se afincaron en Chester en torno al año 79 d.C. y de esa estancia han quedado algunos vestigios como el anfiteatro romano cuyo estado de conservación dista mucho de otros ejemplos conservados en Europa ya que en lugar de estar construido en piedra como de costumbre, el graderío estaba hecho de madera. Sin embargo, dice mucho de la antigua ciudad ya que es uno de los anfiteatros más grandes de los que se han conservado en Gran Bretaña y podía albergar hasta a 8000 espectadores.

anfiteatro-romano-chester.JPG

Jardín romano

Muy cerca del anfiteatro de Chester se encuentra el Jardín Romano donde se conservan diversos restos de la antigua ciudad romana de Deva Victrix, muchas de ellas procedentes de las termas, como el hipocausto o las columnas de la sala de ejercicios y algunos lienzos de la muralla original así como ejemplos de mosaico. El Jardín Romano se creó en 1949 para integrar todos los restos de la antigua ciudad romana, por lo que los vestigios que se encuentran aquí no están en su emplazamiento original, sin embargo es todo un museo de arqueología al aire libre.

jardin-romano-chester.JPG

Catedral

Construida entre los siglos XI y XVI, la catedral de Chester es una mezcla de estilos desde el normando primitivo hasta el gótico, pasando por el románico. Desde 1541 es de culto anglicano pero ya en época romana se ha documentado un templo en este lugar y, posteriormente, hubo un monasterio benedictino. La verdad es que el edificio, tanto en el exterior como en el interior es de gran belleza y merece mucho la pena acercarse a conocerlo.

catedral-chester.JPG

Grosvenor park

Grosvenor Park es uno de los espacios verdes más populares de Chester. Compuesto por varias avenidas por las que pasear entre las ardillas y muy cerca del Río Dee. El territorio fue donado a la ciudad por Richard Grosvenor, Marqués de Westminster quien también financió el diseño que corrió a cargo del renombrado paisajista y arquitecto Robert Kempt. El parque fue inaugurado en 1867 y en él se pueden visitar las ruinas de la Iglesia de San Juan Bautista.

grosvenor-park-chester.JPG

Iglesia de San Juan Bautista

La Iglesia de San Juan Bautista fue la primera catedral de la ciudad de Chester. Comenzó a construirse en el año 1075, aunque pocos años después la sede arzobispal se trasladó a Coventry, aunque St. John continuó siendo una importante colegiata. Costó más de 200 años terminar la construcción de la Iglesia. Cuando en el siglo XIV decidió ampliarse, los primitivos ábsides normandos fueron reemplazados por capillas, las cuales constituyen las actuales ruinas que quedan en el extremo de Grosvenor Park. La iglesia pasó a ser una Iglesia parroquial tras la reforma del siglo XVI, pero conserva gran parte de su arquitectura original y merece la pena visitarla.

iglesia-san-juan-bautista-chester.JPG

Castillo de Chester

El primer castillo de Chester fue construido por Guillermo el Conquistador en el año 1070. Posteriormente y durante todo el siglo XII el edificio fue construido en piedra y ampliado por los sucesivos nobles a cargo de la ciudad. Se convirtió en sede real para la conquista del norte de Gales e incluso sede del Parlamento en alguna ocasión. Gran parte del complejo fue derribado en el siglo XVIII aunque todavía se conserva la Torre Agrícola y en unas de las dependencias se conserva el Museo Militar de Cheshire.

castillo-chester.JPG

Chester Racecourse

El hipódromo de Chester se localiza muy cerca del castillo y junto al río Dee. El Chester Racecourse data de la primera mitad del siglo XVI y es el hipódromo más antiguo de Inglaterra. El complejo no pasa desapercibido, aunque, sin duda, lo mejor es aprovechar la oportunidad y vivir la experiencia de ver las carreras de caballos si existe la posibilidad.

hipodromo-chester.JPG

Calles de Chester

Pasear por las calles de Chester es la mejor manera de empaparse del ambiente y la historia de la ciudad. En en centro de sus calles principales, Eastgate, Bridge y Watergate, en las que disfrutar de su característica arquitectura, se encuentra The Cross el monumento en el que los mercaderes acostumbraban a apostarse para dar promoción a sus productos y cuyas referencias se remontan hasta el siglo XV.

calles-centro-chester.JPG

Iglesia de St. Peter

Junto a The Cross se localiza la iglesia de St. Peter. Aunque el edificio actual data de los siglos XIV, XV y XVI,  ya se documenta la existencia de una iglesia en este lugar a principios del siglo X. De culto anglicano, se trata de una iglesia pequeña y sencilla pero de gran belleza, por lo que merece la pena entrar a hacerle una visita.

iglesia-san-peter-chester.jpg

Ayuntamiento

De estilo neogótico, el edificio del Ayuntamiento de Chester se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, aunque en el espacio que ocupa ya se documenta la casa consistorial desde finales del siglo XVII. Pese a su poca antigüedad, el estilo del edificio armoniza perfectamente con la arquitectura del resto de la ciudad. Además en la plaza en la que se encuentra se suele montar el mercadillo de navidad y es lugar de diversos eventos culturales a lo largo del año, por lo que si¡empresa hay muy buen ambiente.

ayuntamiento-chester.JPG

Río Dee

En el pasado el río Dee atrajo a los romanos a establecer en sus orillas la ciudad. Hoy, es un lugar más que recomendado para dar un tranquilo paseo, alquilar un barco o coger un crucero de los que recorren el río. el canal de Shropshire Union sale del río para cerrar la ciudad por el norte y en el sur el Grosvenor Bridge y el Queen’s Park Bridge conectan el centro de la ciudad con las afueras que ya en el siglo XVI comenzaron a urbanizarse fuera de las murallas.

puente-chester.JPG

rio-dee-chester.JPG

Con todo esto, Chester es una escapada ideal y con mucho encanto, sobre todo en Navidad, además de ser la puerta para iniciar un viaje por el cercano y vecino país de Gales.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias. 

2 respuestas a Qué ver y qué hacer en Chester

  1. Aquí vamos camino de Chester en el tren y nos hemos encontrado con tu post. La verdad es que después de leerlo estamos deseando llegar!!! Pinta muy bien!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>