Oostende: Día de playa y frio

-¿Bélgica tiene playa? nos preguntamos un día cuando parecía que el sol se dejaba ver.         -Sí, en Oostende, era la respuesta que recibíamos siempre.

Así que un día a mediados del mes de Julio nos fuimos a la estación y cogimos el primer tren que vimos destino a Oostende, con la idea de pasar un día en la playa y de poder coger cangrejos. Vamos, lo que viene a ser un día de campo. Nos llevamos nuestros bañadores, pero también una chaqueta por si acaso, ya que ya conocíamos muy bien las temperaturas de este país.

Y efectivamente, nada más llegar a Oostende y salir de la estación, lo primero que tuvimos que hacer fue ponernos la chaqueta. El día fue como todos en Bélgica, nublado, y a pesar que de vez en cuando se veía algún pequeño rayo de sol, el viento que soplaba hacía imposible el baño, así que adiós a nuestro baño en tierras belgas y adiós a la caza de cangrejos y hola a las iglesia y plazas de Oostende.

Pedimos un mapa en la oficina de turismo, en la misma estación de Oostende, y nos decidimos a investigar la ciudad por nuestra cuenta. La ciudad es una ciudad muy normal, me gustó el puerto, con bastantes barcos privados muy bonitos, para hacer excursiones en mar abierto y poder pescar…..(Qué vida)

P1010454 - Copie.JPG

Callejeando un poco, pero no muy lejos de la estación, encontramos la Catedral de Oostende, la verdad bastante bonita, al menos por fuera, porque por dentro está bastante descuidada. La verdad que aproveché este momento para tomarme un pequeño caldo de verduras calentito que traía desde casa, así que imaginad que temperatura tan agrabable hacía.

Después de las fotos de rigor, proseguimos la marcha con intención de alcanzar la playa, y una vez alcanzada la verdad que la decepción fue máxima.

La verdad que la playa dejaba mucho que desear. Hay un paseo marítimo lleno de restaurantes y pequeñas tiendas, como en todos los sitios, pero la playa, estaba llena de puestos de alquiler de tumbonas. Y cuando digo llena es llena. Menudo agobio, y todo de alquiler de tumbonas, casi no dejaban ni arena para la gente que no quería tumbona. El mar estaba bastante sucio, hacía frío, no había sol……. en fín nada acompañaba. Ni siquiera había rocas donde poder cazar los cangrejos…..

Nos fuimos de la playa buscando un famoso jardín japonés que tienen allí, en el interior de un parque, y no muy lejos de la playa. La verdad que esto sí que vale y mucho la pena, por lo menos para mí. Dí que es fácil que me gustara puesto que me gustán bastante los jardines japoneses. La entrada es gratuita, y la verdad que está muy bien confeccionado y cuidado. Un gran lugar para encontrar un remanso de paz y tranquilidad.

P1010518.JPG

Y ya para finalizar lo que fue la excursión y como cosa curiosa, o más bien como frikada del día, os diré a todos los que habéis visto la película «UP», que si os dais algo de prisa en ir a Oostende podréis ver que aquí está la casa de la película de Up. Y cómo vale más una imagen que mil palabras, aquí tenéis la prueba de que UP era belga.

P1010512 - Copie.JPG

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Relatos de otros viajeros #postamigo                                                                                 El coleccionista de ciudades Oostende, la grande de la costa belga                                 ¿No sabes qué es el #postamigo? Pincha aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.