Lausana, ciudad olímpica y medieval

Lausana, la cuarta ciudad de Suiza, está situada a orillas del lago Leman, es la capital del cantón de Vaud, Y sede del Comité Olímpico Internacional. Por si todo esto fuera poco, Lausana es además una ciudad que mezcla el encanto de su pasado medieval con unas vistas increíbles de los Alpes Saboyanos, lo que la convierte en un lugar muy interesante que conocer.

Habitada ya desde tiempos de los romanos, durante la Edad Media se convirtió en un importante centro político, económico y religioso. Prueba de esta pujanza es su casco histórico medieval, cerrado a los coches, aunque, eso sí, con muchas cuestas, ya que la ciudad de Lausana está construida sobre tres colinas. Los más perezosos pueden beneficiarse de estar en la única ciudad Suiza que cuenta con línea de metro, algo que se agradece pues como decimos, a lo largo de la ciudad uno se encuentra con innumerables pendientes.

casco-viejo-lausana-suiza.JPG

El casco antiguo medieval se encuentra en la zona más alta pero, sin duda, merece la pena subir hasta su catedral, una de las más bonitas de Europa, construida en estilo gótico entre los siglos XII y XIII. Las cortinas del pórtico, sus esculturas y el sonido del órgano de fondo van poniendo ya en ambiente la majestuosidad del edificio. Nos habríamos tirado horas contemplando las esculturas de la entrada, una maravilla, y además, gratuita.

catedral-de-lausana.JPGesculturas-puerta-catedral-lausana.JPG

Cerca de ahí se encuentra el Castillo de St. Marie, construido a finales del siglo XIV con fines defensivos y para servir de residencia a los poderes eclesiásticos de la ciudad. Hoy en día no se puede visitar ya que alberga dependencias oficiales del gobierno de la ciudad, pero merece la pena acercarse y disfrutar de las vistas de Lausana desde lo alto de la colina.

castillo-st.marie-lausana.JPG

A los pies de la catedral encontramos las conocidas como las escaleras del mercado, una escalinata cubierta de madera que que nos trasladan inmediatamente a esa época en la que Lausana sería ciudad de ferias y de mercados y en la que curtidores y vendedores de todo tipo de productos se entremezclarían los días de mercado en las inmediaciones de la catedral.

escaleras-de-lausana.JPG

Si seguimos bajando nos encontraremos con la Place de la Riponne, donde se encuentra el Palais de Rumine, un edificio del siglo XIX que alberga en su interior hasta cinco museos: El Museo Cantonal del Bellas Artes, el Museo de Arqueología e Historia, el Museo Numismático, el Museo de Geología y el Museo Zoológico.

palais-de-rumine-lausana.JPG

Hay que pasear por todas estas calles medievales que se encuentran en los alrededores donde nos encontraremos con plazas, fuentes y numerosos rincones con encanto, como la plaza de la Palud, con su icónica fuente.

centro-de-lausana.JPGfuente-plaza-palud-lausana.JPG

A mitad de camino hacia el lago se encuentra la Iglesia de San Francisco, un edificio del siglo XIII, aunque hoy se encuentra muy remodelado. Junto a ella una de las zonas más comerciales de la ciudad abarrotada de tiendas y restaurantes, ideal para quienes quieran relajarse un rato yendo de compras. Enfrente de la plaza de San Francisco se encuentra el monumental edificio de Correos al que merece la pena acercarse ya que cuenta con una especie de terrazas desde las que hay unas bonitas vistas del lago.

iglesia-de-san-francisco-lausana.JPGvistas-de-lago-lausana.JPG

Una de las cosas que más nos impresionaron de Lausana fue llegar a la orilla del lago porque realmente parece que estás en otra ciudad. Con la cordillera de los Alpes al fondo es un rincón que emana tranquilidad en invita a quedarse un buen rato disfrutando de las vistas de los picos nevados.

lago-leman-lausana.JPG

Nosotros fuimos caminando por la orilla del lago Leman donde se ubican varios hoteles de alta gama como el Chateau d’Ouchy un lugar cargado de historia ya que en él se firmó en 1924 el Tratado de Lausana que estableció las fronteras de Turquía tras la Primera Guerra Mundial. Finalmente llegamos hasta otro de los lugares imprescindibles de Lausana, el Museo Olímpico, un museo que fue inaugurado en 1993 y que recorre toda la historia de los Juegos Olímpicos desde la época de la antigua Grecia hasta nuestros días. En los alrededores, distintas obras de arte en forma de esculturas o de instalaciones hacen referencia a las diferentes disciplinas olímpicas de los juegos modernos y de los de la antigüedad.

museo-olimpico-lausana.JPGjardines-museo-olimpico-lausana.JPG

Llegar a Lausana es muy fácil, desde Ginebra salen trenes cada 10 o 15 minutos que en apenas tres cuartos de hora nos dejan en nuestro destino, eso sí, no os asustéis con los altos precios de los trenes, acordes a los precios de Suiza. Ida y vuelta Ginebra-Lausana 40-45 minutos de trayecto, 2 personas en segunda clase, 88 euros, ahí es nada.

Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

2 respuestas a Lausana, ciudad olímpica y medieval

  1. Mari Carmen dijo:

    Madre mía qué precio tiene el tren! Aunque supongo que entra dentro de lo normal en este país. No imaginaba que estaba tan cerca de Ginebra. Si algún día consigo ir, lo tendré en cuenta.

    • xipo dijo:

      Lausana es una bonita excursión para hacer desde Ginebra. Eso si, como ves, en tren sale algo caro… al menos para los que no somos suizos.. jeje Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.