Descubriendo Aranda de Duero y probando su lechazo

Tuve ocasión de asistir días atrás a un evento organizado por Aranda de Duero con la intención de dar a conocer la localidad y sus encantos. La cita tuvo lugar en Zaragoza, y como no podía ser de otra forma, se realizó en el Asador de Aranda, sin duda el mejor sitio de la ciudad para degustar la gastronomía típica arandina.

Conocía Aranda de Duero de oídas. La tenía reconocida como una de las localidades principales de la provincia de Burgos, e incluso algún amigo me había hablado maravillas de ella y de lo bonita que era, pero nunca (todavía a día de hoy tampoco) la había visitado.

Entonces comenzó la charla y descubrí un montón de curiosidades y razones por las cuales Aranda de Duero es una escapada perfecta para este año. La principal es que acoge la exposición de “Las edades del hombre” posiblemente la exposición de arte sacro más importante del país, la cual reúne distintas piezas de varias diócesis y que se puede ver en las iglesias de Santa María la Real (conocida popularmente como “la pequeña catedral”) y la de San Juan hasta el mes de Noviembre.

presentacion-aranda-de-duero.JPG

Pero no es la única. Y es que puedes aprovechar tu visita para disfrutar de los otros muchos encantos que Aranda de Duero tiene. Piénsalo un momento. Se trata de una ciudad con un gran legado histórico, ya que Aranda de Duero siempre ha sido un cruce de caminos de los comerciantes en su paso por distintas ciudades.

Dispone de un entorno verde envidiable en el que disfrutar de paseos en barca por el río Duero, hacer rutas a pie, en bicicleta o en caballo por sus orillas o disfrutar de sus playas fluviales. Además los amantes de la ornitología disfrutarán con las distintas aves que se encuentran en la zona.

Y luego está la gastronomía. Esto es Castilla y la gastronomía aquí se escribe en mayúsculas. Y doy buena fe de ello, pues he tenido la suerte de probarla. Desde luego destacaría dos productos por encima del resto. El primero, su morcilla dulce, que nada tiene que ver con la de Burgos. Esta se prepara añadiéndole especias tales como comino, pimienta negra y canela, y cociéndola dos veces. Una antes y otra después del embute.

morcilla-de-aranda-de-duero.JPG

Por otro lado y como no podía ser de otra manera, el lechazo asado en horno de leña, lo que es sin duda la joya de la gastronomía arandina. Precisamente es en este mes de Junio cuando se celebran las Jornadas Gastronómicas del Lechazo Asado en Aranda de Duero, un evento que cada año reúne a más foodies, y en el que varios asadores ofrecen menús especiales.

lechazo-asado.JPG

Por cierto, me llamó la atención que el lechazo no se sirve con patatas, sino con una ensalada típica hecha con lechuga de Medina.

lechazo-aranda-de-duero.JPG

Y luego están los vinos. No descubro nada si sigo que Ribera del Duero es sinónimo de buen vino. Pero es que en Aranda de Duero, cuenta con un patrimonio vinícola fabuloso. Y es que resulta que en el subsuelo de esta localidad encontramos varias galerías que a lo largo de más de siete kilómetros de pasadizos dan cobijo a cerca de 135 bodegas.

No son estos los únicos eventos importantes que tienen en lugar en Aranda de Duero. Muy conocida es su Semana santa, o los premios Envero donde más de mil catadores se acercan hasta Aranda para probar su vino. Pero sobre todo, el Sonorama es el que suena con más fuerza, y nunca mejor dicho, pues se trata del festival de música indi más conocido de España, todo un clásico del verano, que tiene lugar aquí todos los años en el mes de Agosto. Sin duda, una cita imperdible.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

4 respuestas a Descubriendo Aranda de Duero y probando su lechazo

  1. Miguel dijo:

    Estuve una vez en Aranda de Duero, pero era bastante pequeño y ahora mismo solo me quedan vagos recuerdos. Lo que si he estado recientemente por ciudades del Norte, y la verdad es que saben cuidar el paladar de sus visitantes. En Asturias, País Vasco, Salamanca etc…son muchas las ciudades de nuestra geografía donde se puede comer espectacular. De hecho en Zaragoza tampoco os podéis quejar. Recuerdo una calle de tapeo que me dejo un gran sabor de boca, nunca mejor dicho.

    • xipo dijo:

      Ya tienes una excusa para volver!! Yo tengo muchas ganas de acercarme hasta ella, tiene mucho por hacer y se come realmente bien!! En cuanto a Zaragoza, supongo que te refieres al tubo, una zona de bares de tapas perfecta para picar algo… Saludos

  2. ¡Sólo por probar esos platos el viaje merecería la pena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.