Archivo de la etiqueta: Badajoz

Visitas interesantes y cosas que hacer en la provincia de Badajoz

Este año tengo claro que voy a pasar mis vacaciones en España. Quizás, por eso, Extremadura sea una de las regiones por las que decida pasar unos días. Recuerdo cuando estuve recorriendo la provincia de Badajoz, que volví de ese viaje encantado con la cantidad de cosas que había visitado. Hoy, repasando fotos, he dado con ellas, y es por ello por lo que he decidido escribir y contar algunas cosas que hacer en la provincia de Badajoz. Espero que las disfrutéis, y si vais por allí, no dejéis de visitarlas. Os gustará.

La Mina de la Jayona, monumento natural de Badajoz

Badajoz es una provincia realmente sorprendente. Es curioso la cantidad de lugares poco conocidos a priori que tiene para la gente de fuera y sin embargo maravillosos. Hace unos meses tuve la ocasión de hacer un viaje por allí recorriendo algunos de estos lugares, y desde luego, la mina de la Jayona, fue uno de mis favoritos, tanto por su belleza natural como por lo sorprendente del mismo.

Badajoz, cultura, patrimonio y dehesa

Fue a finales de Noviembre cuando tuve la oportunidad de descubrir durante unos días algunos de los tesoros de la provincia de Badajoz, y tener así por fin, un primer contacto con la hasta entonces para mi desconocida Extremadura, una tierra de la que había oído hablar maravillas pero que hasta el momento no había podido conocer. Mi bautismo con Extremadura empezó en Badajoz, realizando un viaje por algunos de sus puntos más importantes en cuanto a cultura y patrimonio, y conociendo y disfrutando en primera persona, de uno de los paisajes por excelencia de España, la famosa dehesa extremeña.

Visita a las cuevas de Fuentes de León (Badajoz)

Los amantes de las estalactitas, estalagmitas y formaciones rocosas inimaginables tienen una visita obligatoria en el pequeño municipio de Fuentes de León,  al sur de la provincia de Badajoz, con la visita a las cuevas de Fuentes de León, un conjunto de pequeñas galerías en las que sumergirse y sentirse por un momento como un pequeño aventurero entrando a los confines de la tierra.