Cucarachas en El Paso House

No suelo ser muy sibarita en cuanto a un alojamiento se refiere. Lo cierto es que con tenga un techo y una cama para dormir me es más que suficiente, pero lo ocurrido con las cucarachas en El Paso House, en la isla de La Palma, superó mis límites, logrando el dudoso mérito de convertirse en el primer alojamiento que dejo en toda mi vida. Y si, van unos cuantos tras muchos años viajando por el mundo.

Escribo esta entrada para que quede constancia de mi malestar con una situación casual que por suerte, no ocurre normalmente, y por supuesto invitar a todo aquel que lea esta entrada a que no reserve este alojamiento. Se me ocurren muchos otros alojamientos donde alojarse en La Palma, como éste de Tazacorte en el que estuve al principio de mi ruta por La Palma, o éste otro que alquilé para mis últimos días de viaje y como solución de urgencia tras lo acontecido en El Paso, y que son dos alojamientos perfectos en los cuales os invito a reservar.

Y eso que a decir verdad, a priori el apartamento de El Paso House no pintaba mal. Casa grande, en el centro del pueblo y totalmente equipado a un buen precio, justo lo que andábamos buscando. Pero la triste realidad es que la casa guardaba un terrible y sucio secreto en su interior: las cucarachas.

Si, la casa estaba infestada de cucarachas. Aún no entiendo como no me di cuenta la primera noche que estuvimos allí, supongo que en gran medida por el cansancio acumulado durante el día durante nuestra ruta por La Palma, y que hizo que simplemente llegáramos allí para echarnos a dormir. Pero eso cambió el segundo día, a nuestra vuelta tras haber recorrido la Caldera de Taburiente, cuando nos dimos cuenta de la triste realidad de El Paso House.

En cosa de cinco minutos matamos otras tantas cucarachas. Trepaban por la puerta del salón, por la encimera de la cocina, en el dormitorio, entre las maletas… En fin, eran demasiadas incluso para una persona como yo que incluso alguna vez ha llegado a comerlas por Asia. Eso, unido al hecho de encontrar varias trampas escondidas tras las puertas y bajo los muebles de las casas nos puso en lo peor, dándonos cuenta de que aquello no era algo casual sino un problema real, por lo que decidimos llamar a la persona que nos había alquilado el apartamento. O al menos, a la persona cuyo contacto teníamos, y es que como ella misma nos dijo en la conversación telefónica que tuvimos, el problema no era nuevo y lo sabían.

Con un simple «lo siento» acompañado de un «las trampas estarán viejas no os preocupéis que mañana ya pasaré a cambiarlas» que nos dijo por teléfono ya tuvimos claro que lo que debíamos era irnos de allí cuanto antes. No puede entenderse semejante respuesta a un «cliente». Una persona que ha depositado su dinero y confianza en un alojamiento que no es lo que se vende, y es que, para todo hay un límite. Para las cucarachas, también.

En conclusión, el tema de las cucarachas en El Paso House no es una cosa nueva ni casual. La chica con la que hablamos, y que parece ser era la de la limpieza según dijo, parecía importarle más que si hablábamos con la agencia le dijéramos que el apartamento estaba limpio a pesar de las cucarachas que otra cosa. Las cucarachas era un problema habitual y parecía no darle demasiada importancia, cuando lo que en realidad hacía falta allí era una buena desinfección y fumigar cada rincón de esa casa.

Resumiendo. Dejamos el alojamiento, buscamos otro sitio y hablamos con la agencia, quien nos devolvió el dinero sin mucho problema. Se ve que este cuento de El Paso House lo conocen bien. Así que dejo aquí este aviso a navegantes para quien lo quiera coger. Ni se os ocurra reservar alojamiento en El Paso House, la isla es preciosa y tiene muchos sitios donde hospedarse, como para elegir este. Avisados estáis.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.