La Basílica de la Santa Sangre de Brujas

Brujas es una ciudad con muchos rincones curiosos, pero sin duda, uno de los más curiosos que encontrarás durante tu paseo por esta bonita ciudad flamenca es sin duda la Basílica de la Santa Sangre, una iglesia en pleno corazón de Brujas que guarda en su interior una curiosa reliquia. Nada más y nada menos que la sangre de Cristo.

La Basílica de la Santa Sangre de Brujas está situada en pleno de la ciudad. Concretamente en una de las esquinas de la plaza del Burg, a escasos metros del ayuntamiento de Brujas, antigua primera residencia de los Condes de Flandes. Fue construida como iglesia privada durante los primeros años del siglo XII, y no fue hasta 1923 cuando fue constituida como basílica menor.

Con una llamativa ornamentación exterior en tonos oscuros y dorados en donde encontramos las figuras de Thierry de Alsacia y su hijo Felipe de Alsacia, y que ya de por si llama la atención, su interior está lleno de belleza. Destaca la capilla dedicada a la figura de San Basilio, en la parte baja de la iglesia, y una de las capillas mejor conservadas del románico del Flandes Occidental.

En la zona superior de la Basílica de la Santa Sangre es donde podremos venerar la reliquia de la Santa Sangre. Sin duda, ésta es la parte más importante y principal razón por la que la gente entra a la iglesia, pero no por eso debemos dejar de echar un vistazo al resto de la iglesia. En la parte superior, destaca sobre todo el altar mayor, lleno de murales de colores que representan escenas relacionadas con la reliquia de la Santa Sangre, aunque muy restaurado, y del que pocas partes originales quedan ya.

Para poder venerar la reliquia de la sangre de cristo, hay unos pequeños horarios que cumplir. La iglesia no está abierta a todas y es preciso informarse bien de los horarios de apertura. Normalmente, abre sus puertas de 9:30-12 y de 14:00-17:00. Durante esos horarios, se van sucediendo pequeñas ceremonias de unos cinco minutos de duración en donde la reliquia de la Sangre de Cristo es sacada del relicario y mostrada al público para su veneración. Acto seguido, se invita a subir de uno en uno al altar para poder vererarla de forma solemne y personal por todos los asistentes.

En cuanto a la reliquia, son muchas las leyendas que hay al respecto. La más popular, es que la reliquia llegó a Brujas durante la Segunda Cruzada en manos de Teodorico de Alsacia, quien volvió de Jerusalén con la Santa Sangre como regalo por los grandes servicios prestados, aunque estudios posteriores han concluido que la reliquia nunca estuvo en Brujas antes del año 1250, avalando la otra gran teoría acerca de la reliquia de la Santa sangre de Brujas, que defiende que la reliquia apareció cuando el ejército del conde de Flandes Balduino IX intervino en el saqueo de Constantinopla.

Sea como fuere el caso es que la reliquia de la Santa Sangre de Cristo desde su llegada a la ciudad ha tenido una gran importancia en la vida religiosa de Brujas. Tanta, que incluso el Papa Clemente V emitió una bula papal en 1310 en las que se concedían indulgencias para todos aquellos peregrinos que se acercasen hasta la Basílica de la santa sangre de Brujas para contemplar y venerar la Sangre de Cristo.

La iglesia de la Santa sangre de Brujas cuenta también con un pequeño museo donde poder contemplar distintas reliquias. La entrada para ver a este museo cuesta 2,50 euros y con los fondos recaudados se contribuye al mantenimiento de la basílica. La entrada para contemplar la reliquia es completamente gratuita.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.