Las Bárdenas Reales, el desierto de Navarra

A muy pocos kilómetros de Tudela se encuentra el paraje natural de las Bárdenas Reales, una zona árida y casi desértica que le ha hecho merecedora de ser conocida como el desierto de Navarra.

Su paisaje y relieve abrupto, más propio del Death Valley californiano que de un paisaje del centro de Navarra, está lleno de cabezos, planos y barrancos encajados, caracterizados por sus veranos calurosos y sus fríos inviernos en donde las lluvias casi brillan por su ausencia. La mejor época para visitar las Bárdenas Reales son los meses de primavera y otoño. Es interesante evitar visitarlas en verano, ya que la temperatura sube bastante, y en esta zona desértica no hay prácticamente ninguna sombra bajo la que refugiarse.

Las Bárdenas Reales están divididas en tres zonas: la Bárdena negra, el Plano y la Bárdena blanca, aunque ésta última está dividida a su vez en la Blanca alta y en la Blanca baja.

La principal ruta por las Bárdenas Reales es la que transcurre a través de las inmediaciones de la Bárdena blanca baja. En total se trata de un recorrido de unos 34 kilómetros que puede hacerse tanto a bordo de tu propio coche como pedaleando en alguna de las bicicletas que se alquilan por allí. Toda esta zona es la zona perteneciente a la depresión central de las Bárdenas Reales, y se trata de una zona de suelos blanquecinos y desnudos, de aspecto desértico.

Su formación es debido a la erosión producida por la acción del agua y de los vientos. El terreno, formado mayormente por arcillas, piedras calizas y piedras areniscas hace posible que la erosión producida por la lluvia (pocas veces pero en gran cantidad) actúe sobre el terreno con gran velocidad, lo que unido al viento que a veces sopa por la zona moldea el paisaje de las Bárdenas Reales dándole ese aspecto tan particular.

Aunque a lo largo del recorrido nos encontraremos algunos paisajes preciosos, la joya de la corona de este desierto de las Bárdenas Reales es sin duda el Cabezo de Castildetierra, imagen por excelencia de las Bárdenas Reales.

Al tratarse de una paisaje que se va deformando por la acción de la erosión, está siempre en continuo cambio aunque estos cambios no sean apreciados por el ojo humano. Pero hay que ser consciente que este paisaje un día morirá, y que llegará el día en que le pase algo así como lo que pasó con el Azure Window de Malta, pero por suerte para todos, para que eso pase, tendrán que pasar cientos o incluso miles de años.

La entrada a este desierto natural de las Bárdenas Reales es totalmente gratuita y libre. Recomiendo especialmente parar en el centro de interpretación que hay a la entrada del mismo, donde os darán un mapa de la zona y os recomendarán la ruta a realizar. 

Si realizáis el recorrido con vuestro propio coche, el recorrido principal que recomiendan no os llevará más de dos o tres horas, por lo que siempre podéis aprovechar el resto del día para conocer localidades cercanas a las Bárdenas Reales como por ejemplo la coqueta Tudela, un sitio perfecto para acabar un día de excursión por la zona de las Bárdenas Reales.

-Sigue todas las novedades del blog y no te pierdas nada siguiéndonos por nuestros canales de FacebookTwitterInstagram y Youtube. Así nos ayudas a crecer. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.